Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EN PORTADA / NOVELA NEGRA

Michel Bussi: “Mis protagonistas son personas corrientes”

El francés defiende que sus personajes son "antihéroes capaces de mentir y traicionar”

Michael Bussi.
Michael Bussi.

Michel Bussi (Louviers, Francia, 1965) logró situar su primera novela, Nymphéas noirs, muy premiada, como el thriller más vendido en Francia en 2011. Su segunda ficción, Un avión sin ella, fue publicada en España en 2013 por Planeta. Bussi comparte por correo electrónico sus reflexiones sobre el momento que vive la novela negra.

PREGUNTA. ¿Hay una nueva novela negra? ¿Un nuevo estilo, ha evolucionado lo negro?

RESPUESTA. Sí, sin ninguna duda, el género ha evolucionado mucho, sobre todo porque cada vez se publican más novelas policiacas en el mundo. Los géneros tradicionales, como la novela negra, la novela social, la novela de espionaje, el whodunit (el clásico rompecabezas detevtivesco) y el thriller, están cambiando. El lector quiere que lo sorprendan y, para lograrlo, la mayoría de los autores de novelas policiacas, como yo, mezclan los géneros.

P. ¿Cómo lo definiría?

R. Tiendo a pensar que en la novela negra y social, e incluso en el thriller, el héroe solía ser un detective o un policía. Una especie de lucha del bien contra el mal, de la verdad contra la mentira. Hoy en día, en las mejores novelas mundiales del género, como las de Harlan Coben, Gillian Flynn, S. J. Watson, la reciente La chica del tren, o en mis libros, los protagonistas son más bien personas corrientes, a menudo antihéroes capaces de mentir, traicionar, engañar o engañarse... Además, el héroe es muchas veces una heroína, o una antiheroína, una característica que me parece muy nueva y que deja un margen más importante a una historia original o inesperada, de gran contenido psicológico con el que los lectores pueden identificarse.

P. ¿Ha tenido la televisión impacto en la nueva novela negra?

R. Sí, el cine me ha influido mucho, pero como todos los medios de narrar una historia: novelas, cómic, cine. Cuando uno va a ver una película al cine, el objetivo es evadirse durante ese tiempo, olvidarse de todo, incluido que está viendo una película. Entra en la historia. Ese es claramente mi propósito cuando escribo, hacer entrar a los lectores en mi historia, incluso hacer que se olviden de que están leyendo un libro. Que no vuelvan a pensar en ello hasta que cierren el libro, igual que no se habla de la película hasta que hemos salido del cine.

P. ¿Es novela social?

R. Por mi parte, yo creo que no, hablar de la sociedad y sus problemas no es mi objetivo principal. El objetivo principal es narrar una historia, con su ritmo, su suspense, su dinámica, su coherencia, sus emociones. Después, por supuesto, esa historia, esos personajes y esas situaciones permiten evocar cuestiones sociales que me interesan, pero sólo las trato si sirven a la historia o se integran en ella. Para mí, las cuestiones sociales derivan de la historia que he imaginado, ¡jamás al revés!

P. ¿Cuáles son sus referencias?

R. Creo que tengo un estilo muy francés, y quienes lo destacan suelen ser los críticos literarios extranjeros. Eso quiere decir que en mi escritura hay una parte de poesía, de fantasía, aunque las historias sean muy realistas. Trato de tener una escritura eficaz, que sea agradable y fácil de leer y que, al mismo tiempo, contenga cierta musicalidad. También doy gran importancia a la atmósfera de la novela, para que el lector tenga verdaderamente la sensación de ser testigo mudo de la historia que está leyendo e incluso de estar en la mente de los protagonistas.

Más información