Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Memoria íntima en formato horizontal

En 'La casa', de Paco Roca, tres hermanos adultos y sus cónyuges se reúnen en el chalet familiar tras la muerte de su padre

Memoria íntima en formato horizontal

La horizontalidad de su formato define y configura La casa, el nuevo cómic de Paco Roca. Sean cuales sean los motivos del dibujante para elegir este tipo de retícula gráfica, lo cierto es que resulta un elemento que refuerza las connotaciones de un libro de por sí sensorial; un libro poblado de paisajes al aire libre, arquitecturas y objetos que evocan recuerdos y vivencias. Paco Roca es uno de los historietistas más populares de nuestro país, y para su regreso al formato extendido de la novela gráfica ha elegido un tipo de ficción moldeada por su memoria personal.

En La casa, tres hermanos adultos y sus cónyuges se reúnen en el chalet familiar tras la muerte de su padre. Los tres han decidido vender la propiedad, pero los recuerdos profundos que les produce se interponen en la decisión. La belleza de esta novela gráfica de argumento mínimo está en cómo pone en imágenes lugares geográficos y espacios reconocibles que son también memoria sentimental: el campo mediterráneo, la pérgola, el huerto... Esa casa tan particular y genérica es también metáfora de nuestra cultura de clan familiar todavía vigente y, sobre todo, del afán de las generaciones nacidas en los cuarenta y cincuenta por reconectarse a un pasado rural a través de las segundas residencias que construyeron piedra a piedra con sus propias manos.

Si hay una cualidad presente en La casa es la madurez; una madurez temática, pero también formal. Esas experiencias personales que han cristalizado con fluidez en una historia autónoma y verosímil tienen equivalencia en una narración gráfica de gran sabiduría y sencillez. Tras sus dos novelas gráficas previas, que tenían como elemento fundamental una memoria colectiva modulada como respeto a su profesión (El invierno del dibujante) y reivindicación de los más altos valores de nuestro país (Los surcos del azar), La casa nos muestra a un Paco Roca nuevo, sobrio, íntimo y muy poderoso como autor de cómics. El paso del tiempo, el respeto a nuestros mayores y la superación del duelo están presentes en un libro horizontal y soleado, como el campo que todavía nos queda tan cerca.

La casa. Paco Roca. Astiberri. Bilbao, 2015. 136 páginas. 16 euros