Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando los tatuajes esconden las pistas

Llega a España la serie de acción e intriga ‘Blindspot’, protagonizada por Jaimie Alexander

Aunque no quiera confesarlo, Jaimie Alexander lleva la historia escrita en su cuerpo. Blindspot acaba de arrancar y, al igual que ocurre con su personaje, víctima de una pérdida total de memoria, la actriz estadounidense asegura que no sabe la que se le viene encima. “Prefiero que me sorprenda”, asegura a EL PAÍS. Quien sorprende es ella, con una memorable entrada en televisión, desnuda de pies a cabeza saliendo de una bolsa de viaje en el corazón del Times Square neoyorquino, con el cuerpo cubierto de tatuajes. Así comienza la serie que esta noche (21.15) arranca en el canal AXN. “No hay nada de malla”, explica. “Son siete horas y media de maquillaje por todo el cuerpo”, asegura de este vestuario que es la clave central de la serie.

En Blindspot el guion está en el cuerpo de Alexander, en ese tatuaje que dará las pistas del pasado del personaje y guiará el futuro de la trama de esta serie. Un tatuaje que, al igual que el guion, presenta muchas lecturas según las pistas a seguir.

“Donde ves uno tienes como otros tres tatuajes debajo. Según la perspectiva o los fragmentos que unas. Un puzle increíble que conecta todos los cabos ahora y luego, porque si tenemos la suerte de durar cuatro, siete temporadas te aseguro que podrás echar marcha atrás y encontrar las claves que llevaron allí”, detalla.

Cuando los tatuajes esconden las pistas

La actriz es especialmente conocida en el cine como la guerrera Lady Sif de la saga Thor. Según explica, las cosas son ahora muy diferentes. “Como Lady Sif siempre gano peso, musculatura, porque ese tipo de combate me exige llevar espada y escudo. Eso cambia con mi nuevo personaje, diestra en el combate cuerpo a cuerpo. No puedo tumbar a nadie como lo hace ella pero sus habilidades son más cercanas a las mías”, describe una actriz que ya en el colegio formaba parte del equipo de lucha.

Alta y rápida de movimientos, su complexión física la hace idónea para el papel. Son características que le vienen de siempre, criada entre cuatro hermanos varones y acostumbrada a pisar fuerte. También asegura que para su trabajo en Blindspot se ha fijado en las mejores. Quizá no tanto en Linda Hamilton (Sarah Connor en Terminator), dado que no quería que un cuerpo excesivamente musculoso definiera a su personaje, pero sí en otras mujeres fuertes como Sigourney Weaver, Tatiana Maslany (protagonista de Orphan Black) o Kerry Washington, al frente de Scandal y, para Alexander, una de esas actrices que lo tienen todo. Por no hablar de su doble de acción, Kai Fino, a quien conoce desde hace 10 años y que, como afirma Alexander, se lleva todos los golpes. “No sé cómo aguanta porque cuando me marca la escena siempre le cae alguno. ¡Claro, que es australiana!”, se responde con humor.

Vestida para esta entrevista de Narciso Rodríguez, su diseñador preferido, los únicos tatuajes que hoy viste son los propios. Siete de ellos repartidos por todo su cuerpo que, para la serie, el equipo de maquillaje esconde convenientemente debajo de los de su personaje. “Hasta en eso nos parecemos ella y yo, porque si no fuera actriz me tatuaría unas mangas”, confiesa esta aficionada a la tinta en el cuerpo. De ahí que esté tan ilusionada por la moda que ha generado su personaje, uno de los disfraces más presentes en la pasada edición de la Comic Con de San Diego donde eran muchas las jóvenes simulando un tatuaje de pies a cabeza como el suyo en la serie. “Es el sueño de todo actor, contar con un personaje tan bien recibido”, resume.

Calcomanías en todo el cuerpo

En Blindspot no es tinta todo lo que reluce. Los tatuajes que cubren el cuerpo de la protagonista están trazados en papel y luego transferidos húmedos a su cuerpo, casi como las calcomanías infantiles, solo que en este caso con un adhesivo médico que impide su movimiento. Además están protegidos por una vaselina.

Aún así su longevidad no es eterna. Los tatuajes vienen a durar unos tres días hasta que la pelusa que se les va pegando hacen que la piel de la actriz se parezca más a la de un zombi. “Momento en el que me vuelvo a conectar a los Beatles o a la radio y antes de que me de cuenta ya me han tatuado el cuerpo de nuevo”, resume optimista del proceso de transformación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información