Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las exigencias sexuales de HBO a los figurantes de su nueva serie

Los actores tuvieron que firmar cláusulas sexuales muy explícitas

No es algo nuevo que los canales de televisión estadounidenses de cable tienen manga ancha para tratar temas como la violencia o el sexo, dos elementos que desde hace años son parte del ADN de la cadena HBO. De hecho, un vídeo viral jugaba con el popular eslogan de la cadena "It's not TV, it's HBO" ("No es televisión, es HBO"), cambiándolo por "It's not porn, it's HBO" ("No es porno, es HBO"). A pesar de que se entiende que en las series de los canales de pago se van a encontrar escenas más explícitas que en otras cadenas, los requisitos que se han pedido para los figurantes de la nueva producción de HBO han levantado la polémica en Hollywood.

57 extras que forman parte de la serie Westworld, adaptación de la película de Michael Crichton que protagonizarán Anthony Hopkins y Ed Harris y que el canal estrenará en 2016, han tenido que firmar una cláusula para una escena concreta en la que debían estar "totalmente desnudos y/o presenciar otros totalmente desnudos y participando en situaciones sexualmente gráficas". Además, deberían llevar un "parche de vello púbico, interpretar contacto entre genitales o simular sexo oral", además de posturas sexuales que, según el documento, podrían resultar "desagradables o incómodas" para el actor.

La participación en esta escena fue recompensada con un salario de 600 dólares, por encima de los 157 dólares habituales que suelen cobrar los extras, según explica Deadline.

Ante estas condiciones, el sindicato de actores SAG-AFTRA ha acusado a la cadena de exigir a los figurantes unos requisitos demasiado explícitos, mientras que la cadena alega que se trata de unos requisitos que ha incluido la agencia encargada del casting de figurantes y que no habían sido aprobados por la cadena. El sindicato también pidió supervisar que se respetaran los acuerdos de televisión durante ese rodaje, que tuvo lugar el 30 de septiembre. También recuerda que existe el derecho a filmar este tipo de escenas siempre que se realice con la menor cantidad de personas de producción necesarias, a puerta cerrada y sin tomarse fotografías, además de que los actores pueden desvinculares del consentimiento si lo creen oportuno.

Más información