Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fe del jedi

Miles de británicos se declaran fieles de la religión de los caballeros de 'Star Wars'. No hace falta llegar a tanto para disfrutar de un atracón de las seis películas

Alec Guinness, como el caballero jedi Obi Wan Kenobi en el Episodio IV de 'Star Wars' (1977)
Alec Guinness, como el caballero jedi Obi Wan Kenobi en el Episodio IV de 'Star Wars' (1977)

La religión jedi es la séptima en Inglaterra y Gales. No es broma. O sí lo es, pero es lo que declararon 176.632 ciudadanos en el último censo, de 2011. Los fieles de la fe que inspira a los caballeros de Star Wars son menos que los hindúes o los budistas, pero más que los cienciólogos y los adoradores del heavy metal (6.242). Un grupo de presos solicitó practicar el credo jedi entre rejas. Y la Iglesia Libre de Escocia advierte contra una ley que podría dar validez a las bodas del rito galáctico.

El fenómeno Star Wars es más que una cuidada campaña mercantil, aunque pueda agobiar la voracidad de Disney con los derechos. Ya está en marcha la maquinaria que nos inunda con tráileres y juguetitos mucho antes de que, el 18 de diciembre, se estrene en todo el mundo el Episodio VII de la saga. Seguirán cinco filmes más, dos para completar la tercera trilogía y tres de una trama aparte, que empezará en 2016 con Rogue One.

Movistar + dedica un canal entero este fin de semana —y toda una quincena en diciembre- a emitir, en maratón, las seis películas y documentales sobre ellas. Lo merecen, vista su huella en varias generaciones. Con todas sus imperfecciones, que son muchas, el universo que creó George Lucas mantiene la magia, la épica y el romanticismo en ese relato entre futurista y medieval en que conviven caballeros y princesas con extraterrestres pintorescos y robots-mayordomo con acento inglés.

Un atracón de Star Wars no es mal plan para un fin de semana. Eso sí, en el improbable caso de que no conozca la escena más famosa entre Luke Skywalker y Darth Vader, no debería seguir el orden que le proponen (primero la trilogía moderna y luego la antigua) o le chafarán el momento cumbre. Es mejor iniciarse con los clásicos setenteros, menos sofisticados pero con más encanto, y acabar con el oscuro Episodio III (2005), aunque deje un poso de angustia ese ascenso del mal. No necesitará volverse un friki para que la Fuerza le acompañe.