Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Owen Barfield contra la literalidad

'Salvar las apariencias' es el primer libro que se publica en castellano del escritor británico. Un pensador raro y original que fue amigo de Tolkien y C. S. Lewis

Owen Barfield contra la literalidad

Este es el primer libro que se traduce en España de Owen Barfield (1898-1997), pensador raro y original. Inglés de nacimiento, estudioso del lenguaje, se relacionó con autores de la talla de J. R. R. Tolkien, Charles Williams y C. S. Lewis, que lo admiraron y compartieron con él su adicción a la sabiduría. Salvar las apariencias (1965) pasó desapercibido en Europa, pero ganó fama en Estados Unidos, donde creó escuela y aun hoy destaca entre los títulos emblemáticos de la espiritualidad.

El interés por la metáfora y lo simbólico junto a la sorpresa ante la pérdida de riqueza espiritual en el mundo actual guiaron las reflexiones de Barfield sobre la realidad en la que vivimos; entre otras cosas, se preguntó si ha evolucionado la conciencia humana desde la antigüedad y si los fenómenos que hoy percibimos en el mundo son idénticos a los que percibieron los antiguos en épocas pasadas. ¿Es nuestra conciencia de los fenómenos naturales igual que la grecorromana clásica o la de los israelíes veterotestamentarios? Siguiendo a Kant y Berkeley, Barfield argumentó que nuestro mundo "es representación". Los fenómenos que percibimos son, en gran parte, "fenómenos mentales" puesto que el sujeto "pone mucho de él mismo" en su percepción. El arcoíris que el caminante ve en lontananza está formado por partículas de gotas de lluvia, luz solar y por su propia visión; ¿cómo sabe el observador que no es una alucinación? "Porque también otros lo ven; la representación es colectiva", responde Barfield. ¿Y un árbol? ¿Es también una representación? Podemos tocarlo y sentirlo, pero ¿basta esto para afirmar con propiedad que es algo objetivo, aislado de nuestra percepción? El libro comienza planteando estas cuestiones de apasionante gnoseología para ir rizando el rizo al introducir términos filosóficos nuevos tales como "participación" e "ídolo".

Lo que preocupaba a Barfield era la progresiva mecanización y cosificación del mundo moderno, al que veía vacío de sentido, literal; sostenía que dicha visión favorece el nacimiento de "ídolos" huecos, sin trascendencia, que nos esclavizan, empobreciendo nuestras vidas. Escasa de imaginación participativa en su relación con su medio natural, la conciencia actual es diferente, pero ¿es más evolucionada? Se admite que la revolución científica puso las cosas en su sitio al implantar la visión de la ciencia como la única mirada moderna y autorizada de lo real. Barfield cuestionó semejante credo en este estudio esotérico, valiente y lúcido. •

Salvar las apariencias. Un estudio sobre la idolatría. Owen Barfield. Traducción de Joaquín Chamorro Mielke. Atalanta. Vilaür (Girona), 2015. 256 páginas. 25 euros

Más información