_
_
_
_

¿Qué ha pasado con Alicia?

‘Bajo sospecha’, una serie centrada en la desaparición de una niña, arranca en Antena 3

Desde la izquierda, Blanca Romero, Yon González, José Ángel Egido y Gloria Muñoz.
Desde la izquierda, Blanca Romero, Yon González, José Ángel Egido y Gloria Muñoz.

Un pueblo pequeño. Alicia, una niña desaparecida. Y una pareja de policías que intentan descubrir quién la ha raptado. Esa es la premisa de la nueva serie de Antena 3, Bajo sospecha, que se estrena esta noche (22.30). “Si funciona, dará un giro a la ficción española”, sostiene uno de sus creadores, Ramón Campos, de Bambú Producciones. Y él cree que sí funcionará.

“Hemos conseguido que los espectadores valoren más nuestra televisión que la americana. Ahora nuestra labor es que no se aburran”, señaló ayer Campos en la rueda de prensa en la que se presentó la serie. A su entender, la nueva producción no resulta igual a Desaparecida, emitida en 2007 en La 1 y de la que fue productor ejecutivo. En esta ocasión, los investigadores están obligados a ocultar su identidad y su profesión.

“No sacan las pistolas ni hay persecuciones... Es todo más psicológico”, indica Teresa Fernández-Valdés, quien junto a Campos también es responsable de éxitos televisivos como Velvet, Hispania o Gran Hotel. “No es una serie trepidante; lo que te atrapa es la atmósfera”, añade.

El actor Yon González (Gran Hotel) interpreta a uno de los agentes. Debe fingir que está enamorado de Laura, a quien da vida Blanca Romero (Física o química), y seguir las órdenes del comisario Casas (Lluís Homar). “Es una serie con mucho ritmo, mucha intriga, y creo que puede funcionar bien el martes. Es el mejor día de la semana para una serie”, apunta González.

Todos parecen muy convencidos de la calidad del producto que han creado: “Pasará lo que tenga que pasar, pero nosotros curramos un montón. No tenía nada más que dar física ni intelectualmente. Hice todo lo que podía”, enfatiza Romero.

“No nos hemos inspirado en ningún caso real”, asegura su creador

Una de las intérpretes que ha quedado más afectada por su papel es Alicia Borrachero, quien encarna a Carmen Castro, la madre de la menor desaparecida. Alaba la capacidad de los guionistas para tocar asuntos delicados con coraje, sin rodeos, a pesar de que esa honestidad es la que ha hecho de su papel uno de los más duros de su carrera. “Este drama le ha pasado y le sigue pasando a mucha gente”, dice con el pesar de alguien que se ha metido en la piel de una madre desesperada.

“Me gustaría que la gente me creyera cuando digo que no nos hemos inspirado en ningún caso real, pero en la televisión siempre te buscan un referente”. Ramón Campos no se cansa de hacer hincapié en este punto, porque no quiere que ninguna familia piense que su dolor se está emitiendo por televisión. Pero sí cuenta que entiende el interés del público por estas historias: “Cuando estábamos escribiendo los guiones surgió el caso Asunta. Cada mañana salía un nuevo detalle en los periódicos y estábamos más pendientes de lo que se publicaba sobre eso que a nuestra historia. En esa época nos sorprendían los giros que daba la realidad. Eso es lo que le llama a la gente: que al final le puede pasar a cualquiera”, añade el productor.

Si consiguen levantar una segunda temporada, asegura que el caso sería diferente: “Querríamos algo más urbano. Moveríamos a los investigadores a una ciudad. Y que investiguen otro tipo de crimen, no más desapariciones”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_