Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con el humor por bandera

Manel Fuentes y Arturo Valls estrenan hoy en Antena 3 ‘Los viernes al show’

Entrevistas y sorpresas al público son el plato fuerte del programa

Arturo Valls (a la izquierda) y Manel Fuentes conducen 'Los viernes al show'.
Arturo Valls (a la izquierda) y Manel Fuentes conducen 'Los viernes al show'.

Se declaran ya "pareja de hecho". Arturo Valls y Manel Fuentes se conocen desde hace casi 10 años, cuando conducían Caiga quien caiga, y acaban de coincidir en Tu cara me suena. "Siempre nos hemos llevado bien y, ahora que estamos juntos, espero que el amor dure mucho", bromea Fuentes. Con el humor por bandera, estos dos profesionales del espectáculo estrenan hoy Los viernes al show (Antena 3, 22.10).

El programa arranca con cuatro conocidos invitados: el cantante Melendi, el actor Mario Casas, el intérprete y director Santiago Segura y el extorero Jesulín de Ubrique. En ello se apoyarán los dos showmans para bromear, cantar, disfrazarse o bailar. Pero más allá de esto, Arturo Valls resalta las sorpresas para el espectador que acuda al plató —"Es el Sorpresa, sorpresa de Isabel Gemio, pero mucho más macarra"— y las entrevistas, que harán "con humor siempre, pero algo más pausado. Menos corazón y más información".

Santiago Segura, Mario Casas, Melendi y Jesulín de Ubrique, primeros invitados

Valls, que reniega de las sorpresas —las de cumpleaños incluidas—, admite que el hecho de que hagan entrevistas en el programa "inclinó la balanza a la hora de decir que sí". Entre sus invitados tendrán también a políticos, o eso prometen los productores, Globomedia y Atresmedia. "Tanto Manel como yo estamos encantados y nos manejamos en ese humor político ya desde la época del CQC. Ahora mismo, tener a Ana Mato [ministra de Sanidad] sería maravilloso para preguntarle si ya se ha informado un poco de lo que está pasando", indica Valls.

Entre bromas explican también la dinámica del formato que nace con vocación de realizarse en directo, aunque las primeras entregas serán grabadas unas horas antes del momento de la emisión. "Será un programa muy vivo, donde no vamos a superar los límites de la ley, ni de la Constitución", asegura Fuentes entre risas. Parte de que uno se puede reír de todo, aunque lo matiza: "Como dijo Woody Allen, el humor es al final tragedia y tiempo". Será por este tipo de afirmaciones por lo que Valls reconoce que lo que más le gusta de su compañero es la mesura a la hora de comunicar: "Yo a lo mejor tengo un punto más explosivo, más absurdo, más loco y él tiene esa templanza, quizás por sus años de radio y su seny catalán".

Entre explicación y explicación, se hacen guiños mutuos. Es el turno de Manel: "¿Qué me gusta de Arturo? Diré que casi todo. La posibilidad del humor está siempre presente. Hay una generosidad, una camaradería, que es muy difícil que se dé, sobre todo en el mundo de la televisión". Minutos más tarde, Valls responde: "Manel tiene un puntito cabrón que es muy divertido. Es un gran imitador. De repente, se pone a imitar al realizador o al regidor y ahí es cuando te mueres de risa".

La pareja televisiva se enfrentará por el día y el horario al programa de entretenimiento Sálvame Deluxe, que en sus últimas entregas ha logrado la atención de más de un millón y medio de espectadores, pero no tiene miedo de quedarse los lunes al sol: “Nos han hablado de paciencia y de continuidad”, afirma Valls.

Y vuelven a centrarse en su relación. “Tenemos ese rollo de los amigos en la adolescencia; nos mandamos muchos mensajes, los dos cruzamos los dedos y pensamos cuánto va a durar esto”, reconoce Fuentes. “La llama sigue encendida, pero puede pasar que ese ruidito que al principio te hacía gracia acabe dándote rabia. Bueno, la verdad es que yo no soy muy maniático y él tampoco”, zanja Valls.