Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

10 años de 'Lost', 10 momentos

10 años de 'Lost', 10 momentos

El 22 de septiembre de 2004 arrancaba la serie con la que nació otra forma de ver series, la que lo cambió (casi) todo. Hace diez años empezaba Perdidos, Lost en su versión original, y con ella, la serie que obsesionaría a sus seguidores. Creó un mundo propio que se extendió más allá de la pequeña pantalla a través de Internet. Lost dio el pistoletazo de salida al consumo mundial casi simultáneo de series. Fue entonces cuando las cadenas se dieron cuenta de que, o se ponían las pilas, o se iban a quedar atrás: los espectadores querían comentar lo que ocurría en esa misteriosa isla al mismo tiempo que lo hacía el resto del mundo.

Y mientras cambiaba los hábitos de consumo, Lost nos regaló momentos impagables a lo largo de sus seis temporadas: momentos emocionantes, inquietantes, desconcertantes... Para celebrar su décimo cumpleaños recordamos algunos de esos instantes que nos tuvieron pegados a la pantalla durante seis temporadas. En los comentarios podéis añadir vuestros momentos favoritos para completar la lista.

- El principio de todo

Un ojo se abre. Junto con esa persona, vamos descubriendo dónde está y qué ha pasado. Más tarde sabremos que se trata de Jack Shepard, quien se autoerigirá en líder del grupo de supervivientes del vuelo 815 de Oceanic, estrellado en una isla del Pacífico. Un comienzo que tendrá su reflejo en el final de la serie en uno de los cierres más polémicos que se recuerdan. Mejor, nos quedamos con el principio de todo:

- Un oso polar en una isla del Pacífico

La isla a la que llegaron los supervivientes no podía contener más misterios. Desde poderes curativos hasta fuerzas electromagnéticas o la capacidad de hacer a sus habitantes viajar en el tiempo, pasando por un misterioso humo negro asesino o la presencia de un oso polar. Y todavía guardaba más misterios. ¿Cómo no iba a engancharnos una isla así?

- Dentro de la escotilla

Otro de los misterios de la isla: la escotilla. Los finales y comienzos de temporada de Lost eran antológicos (de hecho, muchos de los momentos que recordamos aquí son principios y finales). La primera temporada terminaba con la apertura de la inquietante escotilla. Y la segunda entrega empezaba a ritmo de Make you're own kind of music y con un personaje desconocido para nosotros hasta ahora: el escocés Desmond, encargado de introducir una combinación de cifras cada 108 minutos para evitar males mayores. Desmond terminaría convirtiéndose en uno de los personajes clave de la serie y uno de los favoritos de los fans.

- Los otros

En lo que parecía al principio una isla desierta cada vez va apareciendo más gente. En otro de los comienzos de temporada de la serie (en concreto, la tercera), vemos la aparentemente idílica vida de "los otros" y cómo su día a día se vio alterado por el accidente de avión. Esta vez, la música de fondo es Downtown. El vídeo de abajo no tiene el sonido de la serie, solo las imágenes. La secuencia tal como fue puedes recordarla pinchando aquí (no está disponible para insertar).

- "Not Penny's Boat"

Si en las series actuales no puedes encariñarte con los personajes por si de repente mueren, en Perdidos esto era más que habitual. Uno de los momentos más recordados es el de la muerte de Charlie a modo de sacrificio por el grupo y con mensaje de última hora incluido: no es el barco de Penny.

- "Tenemos que volver"

Los flashbacks fueron contando el pasado de los personajes, su recorrido hasta llegar a la situación en la que les encontramos en la isla e incluso cruces entre ellos cuando todavía eran unos desconocidos. Pero de repente nos encontramos con que la serie también empezaba a contarnos el futuro. El grito desesperado de Jack a Kate pidiendo volver a la isla al final de la tercera temporada todavía pone los pelos de punta. "We have to go back, Kate". Tenemos que volver.

- Penny y Desmond

Más allá del triángulo (o cuadrado, incluso) amoroso que formaron Jack, Kate y Sawyer (y Juliet), la gran historia de amor de Perdidos fue la de Desmond y Penny. Y uno de los capítulos más redondos de la serie, y uno de los favoritos de sus fans, es The Constant, en el que la pareja consigue contactar por teléfono.

- Una isla que se mueve

¿Qué no pasará en esta isla? Resulta que, girando una rueda, podía hasta moverse. A estas alturas los espectadores ya se esperaban cualquier cosa, pero siempre era divertido comprobar que todavía se podían añadir más misterios a la historia. Además, aprovechamos para recordar a ese gran villano que fue Ben Linus (interpretado por Michael Emerson).

- Jacob y el humo negro

El misterioso Jacob y el no menos misterioso humo negro (en forma de hombre), el bien y el mal... o algo así. Esta conversación en el comienzo del final de la quinta temporada empieza a ofrecer algo de luz sobre lo que ocurre en la isla.

- La muerte de Juliet

En esta lista no hemos incluido ningún momento de la sexta temporada, pero es que los grandes hitos tuvieron lugar antes. Como este, al final de la quinta entrega. Otra de las muertes más sentidas de la serie y que daría pie a uno de los mejores reencuentros que se vivieron en el capítulo final.

Comentarios

Esta serie me encantaba, pero por la fuerte demanda se tuvo que alargar demasiado, creo que debió quedarse en una quinta temporada, ya que la sexta me dejó con muy mal sabor de boca, y no se resolvieron las dudas o preguntas que teníamos los fans de la serie, es más, creo que muchas cosas no deberían ni siquiera intentar explicarlas, es mejor quedarse con la duda, y no con ese final que no gusto ni a la tercera parte de los espectadores, al menos el perro se salvó. o eso parece.
Natalia, este post es clavado a la sección de series de "el Mon a RAC1" (emisora de radio catalana) del miércoles pasado, con los mismo puntos y todo.
A mi me decepcionó un poco el final pero, sin dramatismos. Lo que no entiendo es con el afán mercantilista que hay hay dia, no se rodaran 3 o mas finales, se sacaran el año siguiente en una edicion de coleccionista y asi la mayoria de la gente se quedaria contenta.
Una auténtica tomadura de pelo al espectador resultó ser esta serie. El final fue de vergüenza ajena. Plantear enigmas es muy fácil si luego no se resuelven. Maldigo haber perdido horas de mi vida con este engaño.
Hay gente que no disfruta el camino, todo tiene que tener un propósito, un fin, una explicación. Las horas que nos dió esta serie de emoción, intensidad, sorpresas y diversión no están pagadas aunque te decepcionara el final.
Que dramáticos se ponen algún@s con el final de la serie...ni que se les fuera la vida por eso...
A la gente que le decepcionó tanto realmente tuvo que gustarle mucho hasta ese momento la serie. Como dice frikis, hay gente que no sabe disfrutar el camino; yo más bien creo que se quedan con el final y no son conscientes de lo mucho que han disfrutado con el camino, pero precisamente esa rabia final indica que lo han hecho, y mucho. A mí personalmente me gustó el final (aunque despues de verlo necesité leer algunos blogs para acabar de entenderlo todo), pero incluso en el caso de que no me hubiera gustado el final, la serie me habría gustado mucho. Me pasó con Dexter, la serie me encantó, el final para mi fue desastroso.
Que te pongan la miel en los labios y luego den palos de ciego sin saber los guionistas muy bien lo que hacen, no es un camino agradablemente recorrido. Es una tomadura de pelo y un sin sentido absoluto que en muchas ocasiones se contradecía.
me encanto en un principio, pero paso...se pasaron o yo cambie no se...http://porlajeta.es/mundo-curioso/2-mundo-curioso/2542-camas-y-juguetes-de-gato.html
Un poco ñoña, pero...bah! para una tardes de lluvia.
Rodrigo, un camino se recorre si se quiere, en cuanto se vea el mas minimo atisbo de que no te gusta lo que se ve, se va por otro y no hay problema alguno de tomaduras de pelo por el destino al que se llega.
Estoy con uno, grabar varios finales y que cada uno elija el que mas le plazca.
Propongo que los descontentos aporten posibles finales mejores.
Absolutamente imprescindible el momento de Locke maldiciendo y aporreando la puerta de la escotilla, y esa luz que se enciende de pronto...https://www.youtube.com/watch?v=-N7KOGnATgM
"Perdidos" es un ejemplo de cómo crear una serie de gran potencial y echarla a perder en la entrega final mostrando que todo era un cúmulo de macguffins. No obstante es apasionante seguirla, y que luego cada uno imagine otro desenlace...
Leo que habláis del camino recorrido. Esa el la clave de la decepción: más allá del camino recorrido hacia ella, es darse cuenta de que te ponían la zanahoria delante del hocico a sabiendas de que no nabía nada detrás. Y lo sabían... y nosotros... NO. Y lo sabían....
Yo la vi en DVD, y cuando llegué al final decidí no ver el último capítulo, sabiendo que a casi todo el mundo le había decepcionado bastante. Así que me tragué seis temporadas para no saber cómo acaba... y no me arrepiento de nada: como dice Aleks, los momentos que he vivido viéndola son irrepetibles. ¿Que era una improvisación y una tomadura de pelo? Puede ser, sobre todo las últimas dos o tres temporadas, pero lo bien que me lo pasé viéndola no me lo quita nadie. Viendo ahora estas escenas siento mucha envidia de aquellos tiempos.
Hay un Manga con una historia parecida a esta serie pero con mejor final. Cage of Eden, os lo recomiendo
¡Hala! ¡Todo el mundo echando pestes del final! Lo cierto es que la mayoría de preguntas que va planteando Lost se resuelven a lo largo de la serie, excepto lo que respecta a la naturaleza de la isla (o lo que hay bajo ella), y esa incógnita es dejada pretendidamente por los autores, como por cierto resulta bastante habitual en la ficción y especialmente en la ciencia-ficción, donde los planteamientos suelen ser meros mcguffins para hablar de otras cosas (por poner un par de ejemplos cercanos, ¿verdad que The Walking Dead mejoró mucho cuando tras la primera temporada el origen o la cura de la plaga zombie dejaron de importar? ¿Y verdad que a estas alturas de la corrida a nadie le importa un pito quien mató a Lord Arryn en Juego de Tronos?). Por cierto, no hablar despectivamente de los mcguffins: si se utilizan conscientemente resultan un elemento narrativo más, y puede ser realmente brillante. Para mí la virtud de Perdidos, aparte de revolucionar el modo de ver series (y de eso son más responsables los espectadores de la serie que sus creadores, aunque ellos supieron estar al quite y potenciarlo), es que es una serie cuyo leit-motif primordial es la estructura de guión, así como cómo jugar con ella y sacarle el máximo partido. Y dan lecciones maravillosas a lo largo de la serie: desde episodios sueltos (como The Constant, memorable filigrana que es todo guión, o como el injustamente olvidado Greatest Hits, en los que los flashbacks abandonan su cometido de comparar a su protagonista en presente y pasado) a las decisiones que dan la vuelta a la serie como un calcetín (como el final de la tercera, en la que los flashbacks se transforman en flashforwards en un maravilloso ejemplo de engaño y deshonestidad creativa).Su único defecto fue abusar de la misma estructura respecto a la naturaleza de la isla y sus misterios más fundacionales repetidas veces: mostramos misterios, nadie sabe lo que pasa en la isla y entonces aparece Desmond metido en su búnker, y todos pensamos que sabe cosas, pero a medida que pasan los episodios nos damos cuenta de que no sabe nada y entonces aparece Ben, y todos pensamos que sabe cosas de la isla, pero a medida que pasan los episodios nos damos cuenta de que no sabe nada, pero entonces aparece Jacob, y todos pensamos que lo sabe todo sobre la isla, pero resulta que al final tampoco sabe nada... La reiteración de esta pauta es el único gran error de la serie, y causante del mal sabor de boca que el final dejó en la mayoría de espectadores.Y, siendo honestos, este disgusto no debería sorprender a nadie: el fantástico es un género reñido (mal que nos pese) con el público de masas. Cuantos más elementos fantásticos y más dependa una serie de dichos componentes, más posibilidades tiene de perder tirón en los ratings. Y Perdidos es, eminentemente, una serie de género que enganchó a mucha gente guardándose los elementos más propios del género en la manga y sacándolos a la luz poco a poco (pero sin engañar a nadie, que ya desde el episodio uno pasaban cosas muy raras que indicaban por donde iban los tiros). Si lo miras desde esa perspectiva, y eres fan del fantástico, Perdidos al final es una gozada. Con iglesia final y todo (porque, amiguetes, hay que tener bemoles para dar un final "All Together Now" a una serie donde se han ido cargando personajes desde el principio hasta el final). Y a mí me vale con eso. Que es mucho, por cierto.
Yo solo perdí el tiempo de la primera temporada, luego supe que sería una pérdida de tiempo seguir viendo las pajas mentales de unos cuantos guionistas fumaos y seguí con mi vida xD
Y viendo algunos de los vídeos no he podido evitar pensar en que es una de las series con la mejor banda sonora posible, en la que la música es casi siempre un protagonista más. En pocas otras series he visto que se hilvane la música como un elemento emocional orgánico de tal manera que tiene la misma presencia que un personaje, desafiando la máxima de que "si la música es lo que te emociona es que la escena está mal planteada". La otra serie donde haya visto que la música es tan vital es el Doctor Who de Russell T. Davies. No quiero decir que otras series no tengan mejor BSO, pero sí que estas dos la música tiene un protagonismo singular y especialísimo. Y por cierto, los chicos de ADLO ya despejaron la auténtica naturaleza de la serie hace años (tantos años que ADLO aún molaba): http://blog.adlo.es/2005/07/lost_la_partidita_1.html
El final es muy bueno, si no entendeis el final de perdidos mejor dedicaros a ver otra cosa no q sean series, dibujos q son faciles
El final es un truño como un piano de grande. Toda la serie abriendo tramas argumentales muy interesantes para que al final queden en nada. Poca vergüenza tienen Abrams y compañía.
LEE AQUÍ LA EXPLICACION DEFINITIVA DE LOST. Hay que haber visto todas las temporadas. Lo pillé en internet hace años y todo encaja!Una isla. Mágica, dicen. Guarda nada menos que la luz de la vida, la muerte, la reencarnación, el conocimiento, el tiempo. Mantiene la existencia tal como la conocemos. Podría decirse que incluso es el eje de la existencia, del universo. Está claro que algo tan importante necesita protección. El problema es que tienen que protegerla seres humanos. No hay dioses. Pero los humanos son imperfectos por naturaleza. Ignorantes, tramposos, asesinos, mentirosos, torpes, egoístas. Al final, se vuelven locos si tienen que estar solos en una Isla durante siglos, quizá milenios. ¿Quién puede culparles?La historia de Lost parte de un grave error. El error de una mujer, guardiana de la Isla, que en su egoísmo para librarse de su carga, mata a una madre y le roba sus dos bebés recién nacidos para que uno de ellos sea su sucesor. Pero no es capaz de formar una familia sana, no es capaz de educar correctamente a sus hijos "adoptivos". Muere asesinada por Hermano, el gemelo sin nombre. De esta forma, Madre consigue librarse de su puesto como guardiana pero a cambio, Jacob y Hermano acaban enfrentados para siempre, con el agravante de que no pueden matarse el uno al otro, pues así lo decidió su "Madre", convencida de que era la mejor forma de mantener unidos a ambos hermanos. Madre no sabía establecer lazos afectivos con otros humanos, sólo utilizar su magia, pues era lo único que conocía.Como venganza por el asesinato de Madre, Jacob lanza a su hermano al mismo pozo de luz que tiene que proteger. Dado que está prohibido que Hermano muera en sus manos, Jacob provoca una paradoja: Hermano muere físicamente y al mismo tiempo permanece vivo como una entidad que conocemos como Humo Negro (¿su espíritu quemado por la luz, un demonio, un trozo de sombra?). Hermano sufre lo que ya les había advertido Madre: un destino peor que la muerte. Este es el pecado de Jacob: crear un ser aparentemente inmortal, enloquecido, con sed de venganza y destrucción, atrapado en una Isla de la que quiere huir aunque eso suponga acabar con ella. Y para intentar repararlo, Jacob iniciará una catastrófica cadena de errores durante los siguientes 2000 años.Con tal de traer gente nueva a la Isla, provocará accidentes y naufragios, engañará a personas con falsas promesas para retenerlas en ese lugar... Gente de todas las culturas y religiones, que con el paso de los siglos aportan a la Isla un complejo amalgama de mitologías, rituales y simbolismos. Civilizaciones extinguidas de las que sólo quedan algunas ruinas y artefactos: el legado de sus intentos por comprender los secretos de la Isla, sus intentos de supervivencia, sus intentos de huir de allí. Con el paso de los siglos, Jacob llega a formar un grupo de personas (los Otros) para hacer frente al Humo Negro. Todo en vano, pues al final, siempre, una y otra vez, los habitantes de la Isla acaban matándose unos a otros, corrompidos o exterminados por el Humo Negro. Muchos intentan aprovecharse de las propiedades únicas de la Isla. La mayoría acaban ignorando las directrices de Jacob en su propio beneficio (a menudo, guiados por los engaños del Humo Negro, que ejerce de poder en la sombra, siempre tejiendo su venganza y su huida). Y la gente siempre atrae a más gente. Los misterios de esa Isla remota atraen como un imán a aventureros y a buscadores de tesoros, pero también a compañías como Iniciativa Dharma, quienes experimentan con lo que ellos llaman electromagnetismo, y lo aplican a la biología, a los viajes temporales, a la sociología, a la climatología, a las matemáticas, a la zoología... Jacob permite que toda esa gente llegue y se quede en la Isla, porque sabe que tarde o temprano, su hermano encontrará una forma de romper el bucle y matarle. Y para entonces, Jacob necesitará haber encontrado otro guardián que le sustituya. Siempre elige gente solitaria, con vidas mediocres. Gente que huye de algo y que quizá encontrará en la Isla su salvación. Gente como él. Porque alguien con una vida plena fuera de la Isla, no querría quedarse a protegerla. Es, por supuesto, una actitud egoísta. Jacob sólo quiere reparar su error, aún a costa de cientos, miles de muertes y desgracias. Es irónico, porque su misión era mantener la Isla aislada, pero su obsesión hace que la Isla siempre esté habitada, que siempre haya gente que la localice y la ponga en peligro. Sin embargo, Jacob confía en que habrá alguien que consiga redimirle, demostrarle que tiene razón, que los humanos también pueden ser buenos y sacrificarse por el bien común. Alguien que se convierta en el buen guardián que él jamás pudo (o no supo) ser.Un día cualquiera, el avión Oceanic 815 con destino Los Ángeles cae sobre la Isla. Quizá por culpa de un cúmulo de casualidades, quizá por esa fuerza que llamamos Destino. De entre los supervivientes del vuelo, Jacob había elegido con anterioridad a varios candidatos, como llevaba haciendo desde hace siglos. Un cúmulo de casualidades provocan que Desmond esté destinado a no pulsar el botón del Cisne a tiempo, y el avión caiga. Otro accidente rutinario en la larga trayectoria de la Isla.Lost es la historia de estos supervivientes. Es la historia de su vida anterior fuera de la Isla, donde sus equivocaciones, miedos y frustraciones les han llevado a huir de todo, incluso de ellos mismos. Suben a ese avión para escapar. Y así se convierten involuntariamente en otras piezas en el tablero de la Isla. Las circunstancias y la lucha ancestral de dos hermanos les han llevado hasta allí. Pero eso sólo es la excusa para conocer a estos personajes, indagar en qué les llevó hasta aquel avión. Flashback a flashback, vamos comprendiendo los motivos de su huida; al ahondar en los secretos más íntimos de su pasado, descubrimos también porqué actúan como actúan en la Isla.Y ante todo, Lost es la historia de la redención de estos supervivientes. Porque su estancia en la Isla les transforma a todos. Las aventuras, las experiencias. La gente que conocen. Sus sacrificios, sus decisiones. Paso a paso, sin darse cuenta, van librándose de todo aquello que les torturaba. Se enfrentan a sus miedos. Ya no quieren huir: ni de su pasado, ni de la Isla, ni de sí mismos. Consiguen estar orgullosos de ser quienes son. Hacer algo importante en su vida, por poco que sea. Se redimen. Todos, juntos o individualmente, aportan su granito de arena para romper el ciclo vicioso que crearon Madre y Jacob hace tantos siglos.Forjan su propio destino (a veces literalmente, aunque no lo sepan: viajan al pasado para provocar el Incidente que, con el tiempo, haría caer el avión en el que viajaban). Cada muerte, cada sacrificio es una baldosa más en el largo camino que nos acerca al objetivo. Finalmente, los supervivientes acaban con el Humo Negro, mantienen la Isla a flote y como colofón encuentran al candidato perfecto para protegerla: Hurley, generoso, amable y bonachón. Alguien que, al contrario que Jacob, le pide ayuda a su antiguo enemigo, Ben, para proteger juntos la Isla. Con la buena fe de uno y la experiencia del otro, sabes que se abre una nueva etapa para la Isla. Se acabaron las reglas absurdas, los sacrificios inútiles y egoístas. Redimiéndose, los supervivientes consiguen reparar el pecado de Jacob. A pesar de todo, Jacob tenía razón. La Isla está a salvo, la Humanidad también.Lost, finalmente, es la historia de cómo estos personajes mueren en paz, cada uno en su momento, cuando les llega la hora. Aceptan sus errores, cierran viejas heridas, sueñan con aquello que podría haber sido y no fue, comprenden que han vivido la única vida posible, y que así tenía que ser. Se examinan por última vez en el espejo del tiempo. Sólo cuando comprenden y aceptan cuánto les cambió la vida la Isla, para bien y para mal, cuánto les marcaron las personas que allí conocieron, sólo entonces están preparados para avanzar. Reencontrarse. Dar juntos el último paso. No les quedan rencores ni remordimientos. ¿Es el purgatorio? ¿Es el último viaje en la barca de Caronte? ¿Es la vida entera pasando ante sus ojos momentos antes del final inevitable? ¿Son fantasmas a punto de traspasar el portal al otro mundo? ¿Se reencarnarán en una vida mejor? Cada religión, cada persona tiene sus propias creencias acerca de cómo son los segundos previos a la muerte, y de qué es la propia muerte (ahí está ese detalle brillante de una Iglesia con iconografías de las principales religiones: cristianismo, judaísmo, budismo, taoísmo, islam, hinduismo).Lost nos ha hablado de fe y ciencia, del bien y el mal, de mitologías extrañas y de inexplicables misterios, de la humanidad, de la vida, de la muerte, de relaciones personales, de ciencia ficción, de casualidad y Destino. Pero siempre desde la óptica de sus personajes. Por eso, al final lo realmente importante es que los personajes de Lost se despiden de la vida (la suya y la nuestra) acompañados por la gente que más ha significado para ellos: los demás supervivientes. Sus compañeros de viaje. Gente con la que, fuera de la Isla, cuando huían y se creían solos en el universo, ya estaban relacionados de alguna u otra forma, pero a la que no conocieron realmente hasta encontrarse juntos, por casualidad y por Destino, allí. Y, precisamente porque aprendieron y evolucionaron juntos, juntos aceptan la muerte y acogen con una sonrisa lo que sea que les espere después. Hemos llorado, sufrido, disfrutado y reído con ellos, pero toca despedirse. Ya no son fugitivos, ya no están solos.Porque al final del día, en realidad no buscamos grandes respuestas sino pequeños consuelos. Por encima de todo lo que nos ocurra en la vida, muy por encima de todos nuestros problemas, vivencias, preguntas sin resolver, dudas, logros, pequeñas aventuras, disgustos, satisfacciones... en el fondo lo que todos queremos, lo que todos necesitamos es no morir solos, morir en paz, sentir que la vida ha merecido la pena.Y mirad cómo sonríen todos, abrazados a su constante, mientras la luz les rodea. Mirad cómo sonríe Jack, acompañado por el fiel Vincent, al ver un avión sobrevolando sin problemas la Isla que él acaba de salvar. Ha merecido la pena. No hay lugar a dudas.Adiós, Lost.
Lost: el mayor engaño de la historia de las series.
«Propongo que los descontentos aporten posibles finales mejores. Publicado por: Jack | 22/09/2014 12:46:37»No sé si mejor, pero personalmente hubiese añadido un par de capítulos a la quinta explicando algo de Jacob y el hermano y algún misterio más (con coherencia, para la explicación de los números que dieron, mejor el misterio) y la hubiese acabado ahí. Pantallazo en blanco que rompe con todas las temporadas a modo de final. Sí, abierto, porque de hecho me daba igual el efecto de la bomba: si deshacían el entuerto volaban tranquilamente a LAX y si no cambiaba nada pues a pasarse el resto de los días a base de mangos; pero cada uno podía haber decidido si funcionaba o no. Los finales abiertos molestan mucho, pero dada la serie le hubiese quedado mejor que un final pseudo religioso a una serie de ciencia ficción. En mi opinión, claro. PD: basta ya de acusar a todo el que critica el final de no entenderlo, ya cansa.
Lost recuerda "La invención de Morel" pero la novela es mejor...
Excelente explicación MAV, que demuestra lo grande que es y que no se dejaron tantas incógnitas.
Es verdad que no hay que ponerse tan dramaticos con el final de la serie, pero si se analiza todas las temporadas y viendo el desarrolo de cada uno, el final a mi personalmente me ha dejado puffff, ni fu ni fa, no se creo que podria a ver tenido otro final, esa es mi opinion.
Lost fue tan influenciada por "La invención de Morel", de Bioy Casares, que en la novela el protagonista se plantea si lo que pasa en la isla es lo que fue el final de Lost, que estaban en una especie de intermedio de el más allá. Sin embargo la novela tiene otro final. En uno de los capitulos de Lost se ve a uno de los actoresleyendo "La invención de Morel". Si les gustó Lost no pueden dejar de leer "La invención de Morel" (1940).
El comentario de MAV contiene muchas cosas con las que estoy de acuerdo y otras tantas que no. Al fin y al cabo son interpretaciones (la mia tambien!). Sin embargo, omite un claro referente. El juego de Senet que es el que se encuentran Jacob y Hermano(Adam) en la playa. Es un juego simulando La Vida y el juego termina cuando consigues llegar con todas tus piezas al final y que pasen al "otro mundo". Curiosamente, el final de la serie es esto mismo. Como bien han dicho por ahi, el secreto es disfrutar del camino. Si te prometo que vamos a conducir hasta El Dorado y por el camino pasamos por Atlantis y Lemuria pero el destino te decepciona...de quien es la culpa?
Ustedes no se contentan con absolutamente nada. Lost fue una gran serie para mí, una de las mejores si no la mejor de todos los tiempos por lo siguiente:-La música te queda tatareando, incluso las escenas están llenas de una creatividad atrevida que funciona, emociona y hasta llena de acción.-Lo más increíble de LOST es que es la única serie que he visto en mi vida que no me ha decepcionado en ninguna temporada y si bien hubo algunos percances, comparado a las demás series que he visto, esta le lleva años luz a todas. Demasiada originalidad, tensión y creatividad en una serie de fantasía. Primero están los misterios que nadie resuelve, después la difícil capacidad de predecir lo que pasará en ella. Cada temporada es totalmente distinta a la anterior y no por eso deja de ser interesantísima por sí misma. Creo que esta serie es demasiado original y creativa, incluso puede llegar a estimular la creatividad de otros guionistas, pues de verdad es un lujo verla. Ahora los que criticais a la serie, les pregunto, ¿ustedes podrían haber hecho tal obra maestra? Es muy fácil verle los detalles y defectos, que sí tiene y hay partes que no me gustan, pero no se pasen. La serie ha tenido capítulos inolvidables, escenas imperdibles, misterios que a más de uno lo han dejado pensando, si criticas la serie demasiado lo más probable es que no te haya gustado o no te haya ayudado. No tiene algo que ser perfecto para ser catártico y ser una expresión de arte, en fin, que no te guste una obra de arte o de cine no es razón para que pienses que es mala, eso, ya es tu problema. Si la criticas tienes que tener alguna razón convincente, a mí francamente me gustó mucho esta serie por si riqueza totalmente barroca, pero actual. -La verdad podría pasarme horas comentando lo mucho que me gusta, pero creo que prefiero no hacerlo. Después de todo, la misma serie por sí misma me parece tan buena que hablar de ella sería obviar demasiados detalles