Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baloncesto poco televisivo

Mediaset solo ofrece 15 de los 60 partidos de la fase de grupos del Mundial

Pau Gasol y Felipe Reyes, en el partido contra la selección de Egipto.
Pau Gasol y Felipe Reyes, en el partido contra la selección de Egipto. AFP

La cobertura televisiva del Mundial de Baloncesto a cargo de Mediaset, que compró los derechos de emisión en abierto (y poseedora también de los derechos del Eurobasket 2015), ha desatado críticas entre aficionados y jugadores. En la primera fase del campeonato, la compañía solo tiene previsto ofrecer 15 de los 60 partidos en juego. Mediaset esperaba, según fuentes del sector, que otro operador adquiriera los derechos en la modalidad de pago y difundiera así todo el torneo, como ocurrió con el Mundial de fútbol disputado en Brasil, que compartió con GolT. Pero, aunque ninguna plataforma se hizo con las imágenes, Mediaset no ha alterado el plan de programación.

Para ver el resto de partidos, los aficionados tienen que acudir a la web de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) donde, tras el pago de 7 euros, se puede seguir en directo todos los partidos del mundial. Sin embargo, ayer Mediaset informaba de que la FIBA había cedido al grupo la emisión en Internet, a través de la plataforma online Mitele.es, de otros seis partidos de la fase de grupos (el primero de ellos, entre Irán y Serbia, se disputó en la tarde de ayer).

El grupo ha ampliado la oferta con seis encuentros en Mitele.es

No es habitual que una cadena en abierto ofrezca al completo un campeonato de estas características (La Sexta compartió los partidos del anterior Mundial con Marca TV), pero Mediaset dispone de seis canales. De ellos, Cuatro y Energy son los que acogen el baloncesto. El resto mantienen inalteradas sus parrillas habituales, a menudo confeccionadas con redifusiones de series y de programas de entretenimiento. Algunos de los partidos a priori más interesantes, como es el caso de los que disputa Estados Unidos (en el mismo horario de los que juega España), se han ofrecido en diferido a horas intempestivas. El EE UU-Finlandia, por ejemplo, se programó en Cuatro dos horas después de que finalizara. Comenzó a las dos de la mañana y, pese a todo, fue seguido por 154.000 aficionados (3,5% de cuota de pantalla).

Mediaset dispone de seis canales.

Solo Cuatro y Energy acogen el Mundial de baloncesto

Las alarmas de los aficionados saltaron cuando se conoció la intención del grupo de emitir en diferido el último encuentro de la selección española en la fase de grupos. El motivo era la coincidencia con un encuentro amistoso de la selección nacional de fútbol que emitirá Telecinco el 4 de septiembre. Sin embargo, y tras las críticas de los aficionados, Mediaset reculó y emitirá ambos partidos en directo. Pero el aluvión de críticas llegó este fin de semana, con el Mundial ya en marcha y tras comprobar que, a pesar de haber arrancado la competición en la mañana del sábado, no se iba a poder seguir ningún encuentro hasta que España debutara sobre la cancha a las 22.00.

A las críticas de los aficionados se unieron mensajes de algunos jugadores de la selección. Ricky Rubio mostraba su perplejidad ante la situación con un tuit: “¿En serio ha empezado el mundial y no dan ningún partido por TV? Pues vaya, qué rollo para los amantes del baloncesto”. Pau Gasol se unía a la protesta a través de su cuenta de Twitter: “Es una lástima que no se puedan ver todos los partidos en directo de la Copa del Mundo que organizamos en casa”. Su mensaje, retuiteado más de 26.000 veces, ha contado con el apoyo de la red de microblogging de otros jugadores como Marc Gasol, Sergio Llull o Serge Ibaka.

El debut de España frente a Irán el sábado obtuvo una audiencia media de 1.578.000 espectadores (12,8% de share), lo que situó a Cuatro como líder en esa franja horaria. El encuentro de España del domingo captó la atención de 1.741.000 espectadores (11,1% de cuota de pantalla) en una noche que lideró La 1 con 2.576.000 espectadores (16,5%).