Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otra mirada al archivo de TVE

Con el humor como bandera, ‘Viaje al centro de la tele’ recorre la historia de la televisión

Algunos de los protagonistas del capítulo de esta noche. Ampliar foto
Algunos de los protagonistas del capítulo de esta noche.

El archivo de TVE engancha. O eso parece demostrar la cantidad de mensajes que, en los últimos meses, han generado en las redes sociales programas como Ochéntame otra vez, que La 1 emitía después de Cuéntame cómo pasó, o Cachitos de hierro y cromo, en La 2. Y si el archivo de la cadena pública engancha, estos programas son la droga perfecta para los adictos a recordar que todo tiempo pasado fue mejor… o no.

Esa mirada al pasado que ofrece el archivo de TVE puede obtenerse desde tantas perspectivas como uno se pueda imaginar. Eso es lo que aprovecha Viaje al centro de la tele, el programa que, tras debutar el verano pasado, ha regresado a las noches de los viernes en La 1 (22.15). Un repaso peculiar a la historia de la televisión que busca la cara más fresca del material almacenado en el archivo de TVE. “Cachitos es un programa riguroso que analiza muy bien la historia de la música. Ochéntame es otro gran programa que se centra más en personajes. Nosotros le quitamos el toque serio al archivo y destacamos el humor. Buscamos los momentos más hilarantes”, explica su director, Pedro Santos.

Cinco redactores han tenido que visualizar más de 1.000 cintas para cada capítulo

El programa de producción propia de TVE regresó el pasado viernes, cuando atrapó a 1.265.000 espectadores, siendo la tercera opción de la noche, por detrás de Sálvame Deluxe (Telecinco) y la película El fugitivo (Antena 3). Entre las novedades de la nueva entrega se encuentra la voz de Santiago Segura como narrador. “Es como un Carlitos Alcántara gamberro. Con él, el programa cobra una nueva dimensión. Lo borda con sus voces. Y ha aportado mucho de su propia cosecha. La peor de sus improvisaciones es mejor que el mejor de nuestros guiones”, alaba Pedro Santos. “Hemos intentado meternos en la cabeza de Santiago Segura, pero con sus aportaciones potencia lo que hemos escrito”, añade Santos sobre el cineasta, admirador confeso del archivo de TVE y que no dudó en apuntarse al proyecto.

Otra de las novedades es la mayor duración de los capítulos, 50 minutos en lugar de los 30 del verano pasado. Una mayor extensión que también implica un esfuerzo mayor para no perder el interés de los espectadores. “En 50 minutos ves la historia de 90 personajes. El guión tiene más humor, potenciado por gags recurrentes y por nuevos efectos”, explica el director del programa. Para llegar a obtener esos 50 minutos de imágenes, un equipo de cinco redactores ha tenido que visualizar más de 1.000 cintas del archivo para cada capítulo, lo que supone unos tres meses de trabajo de redacción, al que se suma la labor del equipo de documentación y de montaje. “Los montadores se pasan tres semanas en una especie de Gran Hermano dentro de la cabina para que cada episodio quede como queda”, dice Santos sobre un trabajo que en Viaje al centro de la tele es fundamental. “Potencian el gamberrismo de nuestros guiones”, añade.

El grafismo y la cabecera han sido realizadas por Forges

Esa labor de búsqueda a veces da lugar a descubrimientos sorprendentes, como las imágenes de la visita del cantante Michael Jackson a la fábrica de Lladró que la propia firma cedió para el programa del pasado viernes. “Nos gusta fijarnos en los detalles y sacar punta a esas cosas en las que a veces no reparas”. Esa atención a los pequeños detalles diferencia a Viaje al centro de la tele de otros programas que tiran de archivo. “Volver la mirada sobre estas imágenes es como ver la realidad por un caleidoscopio. A veces, la gente tiene ganas de borrar la actualidad de la cinta de su memoria, aunque sea por un rato, y ver otra realidad, otra sociedad. Además, ayuda a entender lo que somos ahora”. El toque humorístico que caracteriza al programa (y que resalta el grafismo y la cabecera realizada por Forges) hace que pueda gustar a público de todas las edades. “Los jóvenes que no hayan vivido estos momentos verán lo frikis que éramos los mayores, los estilismos imposibles que llevábamos, cómo bailábamos… Y los mayores se reirán recordando aquellos tiempos”.

En las próximas emisiones de Viaje al centro de la tele, el programa se centrará en las canciones infantiles que marcaron —y siguen marcando— nuestra infancia (esta noche), los artistas latinos que triunfaron, los temas musicales que han sido número uno o los programas televisivos que pueblan la parrilla en verano. Y todo desde una mirada diferente con un axioma que destaca Pedro Santos: “Hacer humor con la gente, no de la gente”.