Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Poemas urbanos e irónicos

Ángel Petisme busca inspiración en referencias cinéfilas y literarias o en las viñetas de El Roto

Poemas urbanos e irónicos

Pese a que lleva tres décadas en la música, uno tiene la certeza de que todavía es imprescindible presentar a Ángel Petisme, situarlo, porque desde el principio ha permanecido alejado de los circuitos convencionales y, por tanto, del gran público. Así que no está de más recordar que desde los años ochenta este zaragozano del 61 compagina poesía y música, que atesora más poemarios (algunos ganadores de prestigiosos premios) que discos y que su obra musical pertenece a la escuela de los cantautores eléctricos que tienen un pie en el rock, otro en el pop y el corazón permanentemente abierto a abrazar influencias.

Para su nuevo trabajo, El ministerio de la felicidad, ha dejado la producción en manos de Josu García (curtido en decenas de grabaciones, componente de La Tercera República y guitarrista de Loquillo) y ha contado con el apoyo de los músicos de Audiomatic, un equipo madrileño de ilustres músicos de sesión y directo. Así, le ha quedado a Petisme un álbum de rock contemporáneo y urbano pero de reminiscencias clásicas con el que levantar canciones que hablan de la paternidad (Mi gigante preferido), de los amigos que ya no están (Una vela en la oscuridad, para Félix Romeo), del sexo (La cajita del amor) y de estos días tenebrosos que estamos viviendo (Virgen de los Peligros).

Textos que, como suele ser habitual en su obra, vienen cargados de ironía, de referencias cinéfilas y literarias o, incluso, hallan inspiración en unas de esas afiladas viñetas de El Roto con las que nos desayunamos cada día (Además nos votaréis). Como el vino al que con tanta devoción canta Petisme (presente en tres canciones), este álbum tiene cuerpo y entidad, y seguro que el tiempo le sienta estupendamente.

Ángel Petisme. El ministerio de la felicidad. Tranvía Verde