Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'True Detective' o cuando HBO marca la diferencia

'True Detective' o cuando HBO marca la diferencia

¿Demasiado pronto para asegurar que estamos ante una gran serie? ¿Con solo dos capítulos vistos podemos dar por sentado que lo que vendrá mantendrá el nivel? En este caso y en estas circunstancias, nos atrevemos a decir que sí. HBO nos vendía True Detective como uno de sus grandes estrenos del año (que en España podemos ver solo un día después de su emisión en Estados Unidos en Canal + Series), una historia protagonizada por Woody Harrelson y Matthew McConaughey de la que cada avance que nos llegaba nos ponía los dientes un poco más largos. Y no era para menos. Te absorbe desde el minuto uno y no te suelta. Quizá porque ahora mismo hay pocas cosas parecidas en televisión. Una baza que juega a su favor.

Los fantásticos títulos de crédito (firmados por el mismo estudio responsable de las cabeceras de Juego de tronos o Carnivale) nos trasladan a una gris Louisiana con la canción de The Handsome Family Far from any road. En ese mismo instante ya estamos dentro de la atmósfera lúgubre que envuelve a toda la serie, una historia de detectives en la que el caso que se investiga es solo una excusa para asomarse al alma de los dos protagonistas. A un alma llena de fantasmas y de sombras del pasado con los que han tenido que acostumbrarse a vivir.

En 2012, la policía de Louisiana interroga por separado a los detectives Rust Cohle y Martin Hart sobre un caso en el que trabajaron juntos en 1995. La narración de lo sucedido entonces se va intercalando con preguntas sobre la personalidad de los dos detectives. Porque la oscuridad y la maldad no está solo en el otro lado. "Claro que soy peligroso, soy policía. Podría hacer cosas terribles a la gente con total impunidad". Esta frase la suelta el personaje de McConaughey poco antes de demostrar los métodos más que cuestionables que tiene para lograr pistas.

Rust y Martin no se llevan bien. A diferencia de otras parejas de policías en la pequeña pantalla con personalidades opuestas pero que terminan por hacerse amigos, Rust y Martin no disimulan que no se soportan y que llevan años sin hablarse. Sus vidas son muy diferentes. Pero a veces, lo que se muestra no es más que una fachada. Dos personajes que tienen asumido (uno de ellos más que el otro) quiénes y cómo son y que conviven con los monstruos que les rodean y que llevan dentro.

Y mientras, el caso, que parte de un asesinato ritual (al estilo Hannibal). Un caso que avanza con ritmo pausado, el mismo que tiene la serie, sin prisas por llegar hasta el final. Lo interesante aquí es el camino. Y los personajes, interpretados por dos actores en estado de gracia (atención a un impresionante Matthew McConaughey: está encadenando premios por Dallas Buyers Club en el cine y podría hacer lo mismo en televisión por la serie que hoy nos ocupa).

Truedetective1

True Detective es una serie poco convencional, y lo es también detrás de las cámaras. El novelista Nic Pizzolatto, un hombre que hasta ahora solo había hecho para televisión varios episodios de The Killing, es el showrunner y responsable único del guion de los ocho capítulos de esta primera temporada. Cary Fukunaga (Jane Eyre) dirige todos los episodios de una primera entrega que será autoconclusiva: si la serie tiene más temporadas, cambiará el reparto y la historia completamente. Un concepto más cercano al de miniserie y similar a lo que está haciendo American Horror Story.

Si True Detective termina por convertirse en una de las series del año todavía está por ver. De momento, busca marcar la diferencia y arriesgar, algo que a veces se echa de menos en la televisión. Y sí, lo que de momento nos han dado huele y sabe a gran serie.