Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Entre todos’ desata las quejas más duras a la Defensora del espectador

Los detractores del programa que conduce Toñi Moreno en TVE lo tachan de amarillista y morboso.

Elena Sánchez defiende que es polémico porque trata temas sensibles

‘Entre todos’ desata las quejas más duras a la Defensora del espectador

La Oficina de la Defensora del Espectador, el Oyente y el Internauta de RTVE, capitaneada por Elena Sánchez Caballero, cree que Entre todos, el espacio vespertino que conduce Toñi Moreno en TVE-1, es un formato que por su forma y su contenido no “puede ser sino polémico, pues en todos los casos hace referencia a situaciones personales muy difíciles”. Así lo ha publicado en su último informe trimestral (julio, agosto y septiembre) en el que también pide que se “extreme el cuidado en el tratamiento de cuestiones consideradas especialmente sensibles”, como se establece en el Manual de Estilo de RTVE.

El programa ha generado en este trimestre 53 comunicaciones, gran parte de ellas negativas y algunas positivas. Los detractores lamentan la imagen que se está dando en el extranjero de nuestro país, le acusan de amarillista y morboso y denuncian que se está haciendo un espectáculo de la desgracia ajena. En resumen, todo vale para acaparar la atención de la audiencia. Los partidarios, por su parte, alegan que es el programa más humano y solidario que jamás han visto en la televisión.

En el primer grupo se posiciona la presidenta del Consejo General de Trabajo Social que en una queja enviada en septiembre pedía la suspensión del programa y denunciaba que el formato “contradice su Código Deontológico y promueve la sustitución de los derechos sociales por la caridad, sin respetar la dignidad de las personas”. Alejandro Flórez, director del área de televisión, sostiene que en ningún momento atenta contra la dignidad de las personas y que el programa está abierto a escuchar a todos los grupos o colectivos sociales que se puedan ver “atacados”. Los responsables de Entre todos continúan sosteniendo que la labor del espacio consiste en poner “en contacto a las personas que necesitan apoyo con las que están dispuestas a ayudar”.

Las quejas sobre la programación de TVE han aumentado un 13%

En este tercer trimestre de 2013 se han recibido en la Oficina de la Defensora un total de 4.505 comunicaciones. De este total, 2.788 han sido relativas a la retransmisión de la corrida de toros desde Mérida, pero estas han sido consideradas “extraordinarias” por referirse a un contenido que todavía no había sido emitido y, por tanto, y como estable el Estatuto de RTVE, no sujetas a trámite. En total, se han gestionado 1.613 comunicaciones, de las que 1.189 pertenecen a TVE (un 13% más que en los meses de abril, mayo, junio), 57 a RNE y 146 a irtve. Cabe destacar también las 184 quejas que ha recibido por la desaparición de las telenovelas de la sobremesa de TVE-1 y, concretamente, de Gran Reserva, el origen (171 reclamaciones). Gemma Sánchez Pareja, directora de Programación de la cadena, comenta que este cambio responde a la “necesidad de renovar la programación de tarde”, donde tradicionalmente se emitían series tanto de producción nacional como extranjeras. Dentro de este cambio de orientación se englobó la llegada de Entre todos, “un programa de servicio público” que, además, les permitía “rentabilizar recursos técnicos y humanos de la corporación”, añadió.

Por último, los espectadores también han mostrado su disconformidad con la emisión simultánea de los telediarios en TVE-1, 24 Horas y TVE HD a partir del pasado mes de septiembre. La Defensora ha recibido 39 notificaciones donde se hacía referencia a la posibilidad que representaba la redifusión de los telediarios en el canal 24 Horas para los que llegan más tarde a casa. Para el director del canal 24 Horas la razón no es otra que “primar la información siempre en directo”. Para justificar este cambio pone como ejemplo la noche del golpe de estado en Egipto: “En la redifusión del Telediario estábamos contando que aún no se había producido cuando realmente ya se había llevado a cabo”.

Tampoco escapan de las quejas de los televidentes la cobertura del accidente ferroviario de Santiago de Compostela (se ofrecieron en un primer momento imágenes del choque de trenes de Chinchilla de 2003), la imagen de los jubilados en los informativos (con la equívoca idea, según uno de los denunciantes, de que estas personas no hacen más que pasarlo bien a costa de la pensión que nutren quienes trabajan actualmente) o la escasa presencia del deporte femenino y minoritario en la información deportiva de los informativos.