Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno alerta a las televisiones por los contenidos que ven los menores

La vicepresidenta reclama “responsabilidad” hacia los colectivos más vulnerables

Los operadores de televisión y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero firmaron a finales de 2004 un código para proteger a los menores de los contenidos nocivos. Era un pacto para erradicar la telebasura de las franjas en las que ante el televisor se concentra el público infantil. Ayer, la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, alertó ante los operadores privados de la emisión de contenidos que pueden afectar “negativamente” en los menores. Y dijo que cuando encienden la televisión, los colectivos más vulnerables (entre ellos los niños y jóvenes) no pueden quedar indefensos. Durante la inauguración de la jornada sobre el modelo audiovisual organizada por la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (Uteca), la vicepresidenta apeló a la “enorme responsabilidad” de las televisiones por su gran capacidad de influir en los menores y adolescentes.

Algunos operadores han visto en esta valoración un tirón de orejas del Gobierno a las televisiones por haber relajado la parrilla en los tramos de especial protección para los menores. Aunque, de momento, lo que verdaderamente preocupa a Uteca es qué va a pasar con los nueve canales de TDT que ha anulado el Tribunal Supremo y cómo se va a ejecutar el reparto del dividendo digital (la liberalización de las frecuencias que ahora ocupan las televisiones para cedérselas a los operadores de telecomunicaciones). La vicepresidenta se limitó a invocar el diálogo para hacer que se cumpla la resolución del Supremo.

Las privadas expresaron su inquietud por la tasa que están obligadas a abonar para financiar el cine, la hipotética vuelta de la publicidad a TVE y el abuso que de la figura del patrocinio cultural está haciendo la cadena estatal para conseguir programas a un precio más barato, incluso a coste cero. Por eso estiman que el modelo de las televisiones públicas debe cambiar para que cada euro de los impuestos “sea rentable a los ciudadanos”

.