Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los superhéroes más humanos

Fox estrena la serie ‘Agents of S.H.I.E.L.D.’, basada en los cómics de Marvel

La dirige Joss Whedon, que se hizo un nombre a cargo de ‘Los vengadores’

Clark Gregg (sentado) en una escena de la serie Agents of S.H.I.E.L.D.
Clark Gregg (sentado) en una escena de la serie Agents of S.H.I.E.L.D.

Cuando un estudio como Marvel, detrás del imperio más conocido del cómic y capaz de trasladar su éxito al cine con taquillazos como Iron Man, Thor, o El increíble Hulk, se abre camino en el campo de la televisión, uno espera lo más. Unas expectativas tan grandes como los cerca de nueve millones de euros de presupuesto del primer episodio de Agents of S.H.I.E.L.D (que debuta en Fox el 11 de octubre a las 22.20). O esperanzas tan elogiosas como las que inspira el nombre de su director y cocreador, Joss Whedon, una de las figuras más admiradas de la televisión moderna además del realizador de Los vengadores. Pero como dicen siempre en el mundo de los superhéroes, con grandes apuestas llegan grandes responsabilidades.

Whedon lo sabe y no será él quien engañe a su audiencia. “Lo que me atrajo del proyecto son los que no tienen superpoderes. Nada de martillo mágico o de supersuero que te haga un héroe”, dice en clara alusión a Thor o Capitán América. “A mí me interesan las historias de los que se quedan en la sombra de los superhéroes. Y esos son los Agentes de S.H.I.E.L.D.”.

Esta no es quizá la descripción que quieren oír los seguidores de la serie más esperada del año, la que puso a todos en pie en la pasada Comic Con de San Diego. A ellos les gustaría ver a Iron Man, aunque fuese de estrella invitada, todas las semanas. Pero es lo que Whedon ha escrito junto con su hermano Jed y su cuñada, Maurissa Tancharoen, además de contar con la aquiescencia de Marvel. “Ellos me dijeron: ‘Haz lo que sabes hacer’, y es lo que he hecho. No se trata de tener carta verde. Se trata de escribir lo que sé contar. No pienso trasplantar los héroes del cine a la televisión porque la meta no es el medio, es la historia”, resume jovial.

Lo que Whedon sabe hacer en cine son Los vengadores, la tercera película más taquillera de la historia. Y en televisión sabe escribir series de culto como Buffy o Firefly. Series que se caracterizan por un diálogo ágil, divertido e inteligente; que favorecen historias de grupo sobre un único protagonista y que demuestran un gran amor por los personajes marginales o marginados. Historias autoconclusivas aunque avancen el arco común a todos los episodios y que crean fieles seguidores entre sus espectadores. Un esquema perfecto para Agents of S.H.I.E.L.D., historia centrada en una organización internacional de espionaje que trabaja en un mundo donde los superhéroes son una realidad localizando a aquellos que o no conocen todavía sus poderes o no saben cómo utilizarlos.

La idea sale de un cómic de la Marvel publicado en 1965, cuando las películas de James Bond ponían de moda el mundo del espionaje en cine y Los agentes de C.I.P.O.L. hacían lo mismo en televisión. Durante años se habló de su adaptación a la pantalla, pequeña o grande, un rumor que el cortometraje Item 47 incluido en el DVD de Los vengadores acercó a la realidad. Una perfecta sinergia que se mantiene fiel al espíritu de esta serie porque, además de contar unas historias de acción, espionaje y héroes más o menos superheroicos, el espectador también se preocupa por lo que les ocurre a sus protagonistas fuera del trabajo. Las tramas de Agents of S.H.I.E.L.D deben ser acordes con el universo Marvel, un mundo donde todos sus personajes y sus aventuras nunca contradigan lo ya escrito en los cómics o lo apuntado en las películas anteriores o venideras.

Joss Whedon. ampliar foto
Joss Whedon. reuters

Y más allá del toque Whedon y de la conquista mediática de Marvel es otro nombre, el de Clark Gregg, más conocido como el agente Phil Coulson en el universo Marvel, el que ha hecho posible esta serie. “Es como si me hubieran inyectado el mejor antídoto para la crisis de los 40”, bromea el actor, de 51 años, al frente del reparto múltiple de esta serie. Conocido por series como Las aventuras de Christine, Gregg disfruta de una segunda carrera gracias a su presencia en las películas de Marvel. Apenas dijo una frase en su primera aparición en Iron Man. Pero su figura se hizo popular como alguien capaz de humanizar lo que de otra forma hubiera sido un burócrata impertinente, alguien capaz de hacer sexy al hombre del traje gris y sin el que la serie hubiera sido imposible. “Es el avatar de la audiencia, el hombre normal en un mundo de superhéroes”, le define Whedon. El pequeño problema a la hora de hacerle protagonista de la serie fue que su personaje murió empalado al final de Los vengadores. “Yo tampoco entiendo cómo he vuelto, pero estoy agradecido. Porque todo lo emocionante que fue decir adiós lo es ahora ver la campaña en Twitter o en vallas publicitarias con mi foto y la leyenda de Coulson vive”, explica de uno de los muchos secretos que la serie irá desgranando a lo largo de su temporada.

Secretos inherentes al mundo de Marvel, dispuesto a mantener el interés de sus seguidores guardando celosamente lo que pasa en el set de Culver City, en Los Ángeles, donde se rueda una serie para cuyo piloto también voló a París. “Con tanto dispendio pensé que el segundo episodio tendríamos que rodarlo todo en un ascensor”, bromea Gregg. La audiencia debió de pensar lo mismo porque de los casi 12 millones de espectadores que hicieron historia viendo el piloto en EE UU, un tercio desapareció para el segundo episodio. Los hermanos Whedon no parecen preocupados, seguros de que la serie encontrará a su público, más allá de los frikis de la cultura popular, entre una audiencia familiar. “Quiero que vean Agents of S.H.I.E.L.D por sus historias y sus personajes. No por las películas de superhéroes. Esto no va a ser el superhéroe de la semana. Hablamos de gente interesada en otra gente. Y esos somos muchos”, resumió el Whedon senior, dispuesto a seguir adelante con el proyecto lo que sea necesario hasta que encuentre a su público.