Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTRENO

El aventurero Jesús Calleja afronta su desafío más extremo

El montañero leonés se interna en las entrañas de la Tierra, en la sima Krúbera-Voronya en Abjasia, la más profunda del planeta

El aventurero Jesús Calleja afronta su desafío más extremo

Los retos aventureros de Jesús Calleja se han convertido en habituales dentro de la parrilla televisiva de Cuatro. El montañero leonés ha protagonizado ya 63 expediciones, pero en esta ocasión su objetivo era batir un récord histórico: internarse en las entrañas de la Tierra, en la sima Krúbera-Voronya en Abjasia, la más profunda del planeta —a 2.080 metros—, y convertirse en el primer programa de televisión que grabase a esa profundidad. Un desafío complicado que tres días después de iniciar el descenso se convirtió, en palabras del propio Calleja, en una “verdadera lucha por la supervivencia”.

El aventurero Jesús Calleja afronta su desafío más extremo

'Abjasia, atrapados bajo tierra', programa especial de Desafío extremo que Cuatro emitirá esta noche (22.30), relata la dura experiencia que el equipo del programa vivió durante unas interminables jornadas al permanecer atrapados seis días a 1.637 metros de profundidad por culpa de una gota fría que descargó 50 litros por metro cuadrado y multiplicó por cuatro el caudal de agua filtrado al interior de la cueva.

Para esta aventura (en la que hicieron falta 3.000 metros de cuerda, 100 baterías para cámara y luces y 5.000 kilos de material) Jesús Calleja contó con su cámara habitual Emilio Valdés (que ya preveía que iba a ser “una de las grabaciones más complicadas” de su vida “por culpa del agua, la humedad, las rocas y el barro”), y con un veterano equipo de espeleólogos capitaneado por Sergio García-Dils, un “auténtico Indiana Jones” según Calleja. Fuera de la sima coordinándolo todo estaba Kike Calleja.

A pesar de no poder culminar el objetivo, bajar a esos 2.080 metros, sí se consiguió encontrar formas de vida y documentar la expedición. Para García-Dils el resultado ha sido “sobresaliente” ya que “hace más de tres años que no se había documentado ninguna especie animal a esa profundidad y hemos encontrado una colonia de insectos, diplópodos (especie de milpiés) y depredadores”.