Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

40 años de información semanal

‘Informe semanal’ acumula más de 8.000 reportajes en cuatro décadas de vida

Es el programa decano de la televisión europea

Soldados chilenos durante el golpe de estado de Augusto Pinochet.
Soldados chilenos durante el golpe de estado de Augusto Pinochet.

El 31 de marzo de 1973 llegaba a las pantallas de TVE Informe semanal (por entonces con el título de Semanal Informativo). Más de 2.000 semanas y 8.000 reportajes después, el espacio celebra sus 40 años de existencia, ya como decano de los programas informativos en España. Así, esta noche Informe semanal (21.50) se engalana e incluye entrevistas a personajes de la cultura y la comunicación (incluyendo a algunos de sus directores emblemáticos, como Pedro Erquicia, Baltasar Magro y Ramón Colom) y repasa sus cuatro décadas en antena, en un resumen que contiene desde el golpe de estado de Pinochet hasta la elección del actual Papa.

“El programa de siempre y el programa de todos” es el lema del 40 aniversario de un espacio que nadie soñó que llegaría tan lejos. Al menos, no su primer director, Pedro Erquicia: “Ningún creador sabe de la longevidad de su criatura. La pasión y las ganas eran las bases que apuntalaban el edificio; desde luego, al vivir esta semana, uno piensa que su permanencia es encomiable”. Tanto tiempo después, Erquicia mantiene como mejor recuerdo de su paso por Informe semanal “el día a día de su nacimiento”.

Su crédito está vinculado a atender a las necesidades informativas del ciudadano

Alicia G. Montano

Y es que Informe semanal no sólo es un espacio casi inmortal, sino que su formato se ha mantenido inalterable. “No quiero parecer autocomplaciente, pero el programa ideó un formato que aún hoy es rentable y se ha mantenido en su idea primigenia”, afirma Erquicia. Algo en lo que incide Alicia G. Montano, a día de hoy la penúltima directora del programa: “Existen muchos estilos de reportaje, pero el que maneja Informe semanal es el canónico. No hay que creer que es un tótem, pero sí hay que prever que cualquier cambio puede crear desafección”. Jenaro Castro, actual director, abunda en ese sentido: “el esquema de reportajes en profundidad es el sello del que nace la marca Informe semanal. Un formato tan sólido no se puede tocar, solo modernizar”. Por ello, en esta fecha tan especial, el programa estrenará decorado, cabecera, sintonía, fondos y grafismo.

Pero ¿qué hace que los espectadores permanezcan siempre fieles? “Su crédito está vinculado a atender a las necesidades informativas del ciudadano. Tu dueño es el ciudadano y tu vínculo es con la sociedad”, asegura Montano; “Está por encima de personas y direcciones, es la marca de la información en España, un programa necesario y reclamado, que toca a todos los estratos de la sociedad”, asegura Castro.

Ser objeto de debate político perjudica al ejercicio profesional. En TVE hay que estar por encima de ello

Jenaro Castro

Son algunas de las claves de un programa sin el que no se entiende la televisión pública desde la transición, un espacio sostenido por la actualidad, que no nace “con el espíritu de buscar la actualidad semanal, sino la actualidad en sí misma”, según Erquicia; “Si has de correr, corre, la urgencia informativa ha de atenderse, aunque solo falten 24 horas para la emisión”, afirma Montano, que desvela la clave última los contenidos del programa: “¿De qué habla la gente? Pues eso es lo que hay que abordar”. Son los mimbres con los que se afianza un emblema de la televisión pública, siempre agitada por la controversia, algo que Erquicia lamenta: “Es fácil ser el juguete del pim pam pum político, atacar a la televisión pública es gratis y no conlleva desgaste”. Alicia Montano defiende radicalmente el concepto de una televisión pública “porque está vinculada a las mejores democracias. Pero no basta con que lo crean lo profesionales, han de creerlo quienes deciden las leyes que te van a regir y la manera en que vas a financiar. Por su parte Jenaro Castro cree que “como la televisión pública es de todos, todos quieren ser partícipes”, aunque “ser objeto de debate político perjudica al ejercicio profesional. En TVE hay que estar por encima de ello, prevalece la información y finalmente se impone porque es la que mantiene la mayor credibilidad”.