Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El más derrotista de los cantautores

Estrenamos en exclusiva 'La desgana', el nuevo 'clip' de Rafael Berrio, deudor tanto de Cohen como de la 'chanson'

Imagen promocional de Rafael Berrio.
Imagen promocional de Rafael Berrio.

Rafael Berrio es el más derrotista de los cantautores españoles, un enfant terrible afrancesado que lo mismo cita a Brassens, Leonard Cohen, que a Neruda, Iggy Pop o Mari Trini. Considerado como uno de los padres espirituales del donosti sound, su disco 1971, fue una de las sorpresas de hace tres temporadas.

"Por primera vez en muchos años me he dado prisa en sacar otro disco. Me propuse no holgazanear y ponerme a escribir más de seguido”, decía en enero el cantante. Y así fue, el cantante se dio prisa en publicar Diarios. A ese disco pertenece La desgana, segundo clip que presenta del disco y que estrenamos en exclusiva.

Dirigido por Thomas Canet (Christina Rosenvinge, Coque Malla, Cristina Lliso), La desgana está rodado en blanco y negro, con Berrio ataviado con un parecido innegable a Gainsbourg, y representa a la perfección lo que es el disco: comienza sobrio, pero por momentos es barroco. Y, de la misma manera que en Diarios, también cuenta con especial protagonismo Joserra Senperena, teclista, responsable de los arreglos y mano derecho del donostiarra.

Hace pocas semanas, Berrio afirmaba que con los versos, "tienes que estar todo el día, muchos días. Prefiero hacer otras cosas, como salir por la noche”. Como canta en la canción, Berrio "cree en la virtud de la desgana". Aunque al final del proceso, que a veces dice detestar, acabe siendo gratificante. "Es cierto que hay momentos de gran gozo, como cuando te viene una primera frase iluminadora y tratas de tirar de ella, desde todos los ángulos posibles".

Si vence a esa desgana de la que habla, Rafael Berrio adaptará sus canciones al directo, con un trío formado por fagot, trompa y contrabajo. Resultaría curioso.