Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Giambattista Valli, el costurero italiano

El diseñador italiano muestra su colección para primavera/verano 2013 en la segunda jornada de esta cita con la moda en la capital francesa

  • Fue en julio de 2011 cuando Giambattista Valli presentó su primera colección de alta costura en París. A diferencia de lo que ocurría hace unos años, su salto desde el 'prêt-à-porter' estuvo motivado por una efectiva demanda de su mercado: mujeres ricas y famosas que querían de su costurero de cabecera un producto más exclusivo. Con su cuarta colección, la de primaveraverano 2013, el diseñador italiano ofreció una versión más oscura y menos cándida de su habitual romanticismo, al menos, al principio de su desfile.
    1Fue en julio de 2011 cuando Giambattista Valli presentó su primera colección de alta costura en París. A diferencia de lo que ocurría hace unos años, su salto desde el 'prêt-à-porter' estuvo motivado por una efectiva demanda de su mercado: mujeres ricas y famosas que querían de su costurero de cabecera un producto más exclusivo. Con su cuarta colección, la de primavera/verano 2013, el diseñador italiano ofreció una versión más oscura y menos cándida de su habitual romanticismo, al menos, al principio de su desfile. AFP
  • La carrera de Valli es una de esas que se cuentan tanto por la cerrada defensa de un estilo (que no entiende de vaivenes por temporadas) como por los nombres célebres que ha vestido: Carlota Casiraghi en la boda de su tío Alberto; Emma Stone en los Oscar, Diane Kruger… Anoche, en la embajada italiana, ofreció una nueva dosis de majestuosos trajes de noche a su habitual cartera de clientas. Con cinturones de cobre y controlados volúmenes proponían una versión actualizada de las siluetas de la era dorada de la alta costura.
    2La carrera de Valli es una de esas que se cuentan tanto por la cerrada defensa de un estilo (que no entiende de vaivenes por temporadas) como por los nombres célebres que ha vestido: Carlota Casiraghi en la boda de su tío Alberto; Emma Stone en los Oscar, Diane Kruger… Anoche, en la embajada italiana, ofreció una nueva dosis de majestuosos trajes de noche a su habitual cartera de clientas. Con cinturones de cobre y controlados volúmenes proponían una versión actualizada de las siluetas de la era dorada de la alta costura. AFP
  • El blanco y negro de la primera mitad de la colección favoreció al diseñador. Con motivos felinos derivados hacia la abstracción, entregó abrigos y vestidos estructurados que parecían sugerir que Valli estaba dispuesto a abandonar el terreno de la coquetería excesiva en el que a veces habita. Desde que se estableciera por su cuenta en 2005, Valli está considerado el Valentino de la nueva generación.
    3El blanco y negro de la primera mitad de la colección favoreció al diseñador. Con motivos felinos derivados hacia la abstracción, entregó abrigos y vestidos estructurados que parecían sugerir que Valli estaba dispuesto a abandonar el terreno de la coquetería excesiva en el que a veces habita. Desde que se estableciera por su cuenta en 2005, Valli está considerado el Valentino de la nueva generación. AP
  • Los tonos pastel tomaron el mando en la parte final del desfile y con ellos se terminó la contención de Valli. Los volúmenes esponjosos se desbocaron, las faldas crecieron y los bordados tomaron por completo los vestidos. Dos únicos trajes amarillos ponían el contrapunto ácido a la sucesión de dulce.
    4Los tonos pastel tomaron el mando en la parte final del desfile y con ellos se terminó la contención de Valli. Los volúmenes esponjosos se desbocaron, las faldas crecieron y los bordados tomaron por completo los vestidos. Dos únicos trajes amarillos ponían el contrapunto ácido a la sucesión de dulce. Zacharie Scheurer
  • Los trajes cortos profusamente decorados remiten a la alta moda italiana. Hubo un tiempo en que Roma competía con París en el mercado de la alta costura y es una herencia que Valli parece absorber en su trabajo. Nacido en Roma, fue el elegido por Emanuel Ungaro para sucederle tras su retirada en 2004. La fórmula no funcionó. Pero, como Valentino antes que él, trajo a Francia una estética lúdica y elegante que se asocia con la capital italiana, al menos en su encarnación como escenario de 'La dolce vita'.
    5Los trajes cortos profusamente decorados remiten a la alta moda italiana. Hubo un tiempo en que Roma competía con París en el mercado de la alta costura y es una herencia que Valli parece absorber en su trabajo. Nacido en Roma, fue el elegido por Emanuel Ungaro para sucederle tras su retirada en 2004. La fórmula no funcionó. Pero, como Valentino antes que él, trajo a Francia una estética lúdica y elegante que se asocia con la capital italiana, al menos en su encarnación como escenario de 'La dolce vita'. AP
  • En la alta costura a menudo hay que distinguir entre el interés de la creación en sí misma para los que la observan y el que tiene para el público al que se dirige. Este oficio debe seducir, en teoría, a mucha más gente de la que compra sus productos. No es el caso de Valli. Su secuencia final de vestidos está íntima y exclusivamente pensada para las citas –públicas y privadas– que sus clientas tienen en la agenda de los próximos meses.
    6En la alta costura a menudo hay que distinguir entre el interés de la creación en sí misma para los que la observan y el que tiene para el público al que se dirige. Este oficio debe seducir, en teoría, a mucha más gente de la que compra sus productos. No es el caso de Valli. Su secuencia final de vestidos está íntima y exclusivamente pensada para las citas –públicas y privadas– que sus clientas tienen en la agenda de los próximos meses. AP