Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Punset se ponen emocionales

Padre e hija reformulan ‘Redes’ para incorporar la salud del alma y la mente

Eduard Punset y su hija, Elsa Punset, flanquean a Enric Bada, director de ciencia y medio ambiente de la Obra Social La Caixa.
Eduard Punset y su hija, Elsa Punset, flanquean a Enric Bada, director de ciencia y medio ambiente de la Obra Social La Caixa.

“Hemos tardado casi 18 años en cambiar el programa, en política no esperan tanto tiempo”. Así se refería Eduard Punset a lo que significa la remodelación de Redes, icónico espacio de divulgación científica de La 2 de TVE que vuelve a la carga este noche (21.30) con su decimoséptima temporada. En el Cosmocaixa, marco realmente adecuado para presentar el programa, Eduard Punset aprovechó para agradecer a TVE que hace casi dos décadas confiara en el nombre del programa, “porque hoy se demuestra que estamos todos conectados, supieron creer”. También hay que sumar el patrocinio de la ONCE. El programa seguirá como siempre, con la entrevista de Eduard Punset a un científico referencial del ámbito al que se dedique el programa. La principal novedad es la participación de su hija, la escritora Elsa Punset, con un breve espacio de ocho minutos en el que intentará “bajar las grandes ideas a la calle”. El perfil de la escritora es el de divulgador de la gestión emocional o inteligencia emocional.

Sobre este particular se refirieron padre e hija al subrayar que el siglo XXI será el siglo de las enfermedades mentales y que “hace falta empezar con la prevención”. Para Elsa Punset, autora de libros como Una mochila para el universo (Destino), lo importante “es entender lo que le pasa a uno para poder luchar contra ello, es la única manera”.

La conocida divulgadora —que ya tiene experiencia televisiva habiendo participado en El hormiguero de Pablo Motos— tiene un lema que tiene pinta de hacerse popular: “No es magia, es ciencia, inteligencia emocional”, repite. La entrada de Elsa Punset provocará que en Redes en lugar de tres reportajes haya finalmente dos, y más breves.

“No es magia, es inteligencia emocional”, indica Elsa Punset

El primer capítulo de la temporada tratará sobre cómo nos influyen los videojuegos, que habitualmente cuentan con mala prensa. La neurocientífica Daphne Bavelier explicará a Eduard Punset sus hallazgos en torno a este tipo de videojuegos y sus posibles aplicaciones en campos como la educación o la rehabilitación de pacientes.

A lo largo de esta temporada 2012-2013 está programado que Eduard Punset se entreviste también con el físico Frank Close, que tratará de arrojar luz sobre uno de los grandes enigmas del universo: el vacío y la nada. También entrevistará a la investigadora londinense Tali Sharot sobre el optimismo innato de la especie humana que ha contribuido a nuestro éxito como tal. En otro capítulo, la primatóloga chilena Isabel Behncke retratará otro modelo de sociedad, la de los bonobos: donde los conflictos se resuelven con amor y relaciones sexuales. Suena bien.

El propósito de la incorporación de Elsa Punset es ayudar a los espectadores a que comprendan mejor el mundo que les rodea y, también, sus emociones internas. La filósofa ahondará en cuestiones tales como la distinción de las emociones básicas, la consolidación de las emociones sociales en los primeros años de vida o cómo usar la plasticidad de nuestro cerebro para cambiar y ser mejores habitantes de este planeta. La también directora del Laboratorio de Aprendizaje Social y Emocional admitió que “es muy difícil mejorar Redes”, y abogó por hacer entender que “solo comprendiendo las propias emociones se entenderán las del otro”. Eduard Punset, con ese aire despistado que adopta antes de lanzar un dardo, apuntó que “vivimos la generalización de las prestaciones sociales y eso ha provocado un embotellamiento de estas prestaciones, como con la Sanidad, y hay que entender que una solución es la prevención”. Así, Redes es una suerte de remedio para el alma y la salud mental también.

Educada en Oxford, Elsa Punset echó mano del vasto compendio de máximas de William Shakespeare para subrayar: “Hay que ser dueño y no esclavo de la propia vida”. Y ese es uno de los nuevos objetivos de Redes, no solo querer entender el mundo que nos rodea desde la ciencia, sino además aprender a cabalgar sobre las inquietudes que nos aturden.