OPINIÓN
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Newsroom

La conciencia de tus propias virtudes es tan peligrosa como la inconsciencia de tus propios defectos. Puede que esto sirva incluso para Aaron Sorkin, escritor que se hizo un nombre con Algunos hombres buenos, donde Jack Nicholson y Tom Cruise resolvían su juicio militar con un exceso verbal. Esta noche en Canal + vuelve The Newsroom, la nueva serie de Sorkin para HBO. Si le pasaba en La red social,donde todos los personajes hablaban con bastante más articulación y chispa que sus apocadas versiones reales, imaginen lo que hace Sorkin con tipos inteligentes y afilados. Como tampoco teme ser explícito en exceso, en su mundo ideal la gente suelta discursos morales, personales y profesionales como otros se pasan la mano por la nuca en un rato de fatiga.

La nueva serie carga con esa pesada explotación de las virtudes de su creador, pero puede llegar a sobrevivirlas. Entre otras cosas, porque lo explícito de sus discursos en esta ocasión es carga de inteligencia, comentario profesional y ácida reflexión alrededor de un canal de noticias, ese lujo que España solo conserva gracias a la televisión pública. Jeff Daniels labró una carrera de tipo entrañable, tras la decisión de Woody Allen de sustituir con él a Michael Keaton, que había comenzado La Rosa Púrpura de El Cairo. Aunque sostuvo comedias extraordinarias como Algo salvaje de Jonathan Demme o Dos tontos muy tontos de los Farrelly, aquí interpreta a un periodista que querría parecerse menos a Jay Leno, y más a los antecesores míticos Edward Murrow o Walter Cronkite.

The Newsroom no fabricará tantas vocaciones de periodista como la mítica Lou Grant logró entre 1977 y 1982, entre otras cosas porque hoy el oficio parece saboteado, pero llena de buena letra el tiempo de televisión. Junto a Treme, puede ser la serie para adultos con ganas de oír hablar del tiempo actual y asuntos profesionales, sin que les obliguen a dar saltitos como un adolescente en una discoteca light. Se puede hacer en la tele americana de pago. Por incomparecencia del rival es saludable seguir este Ala Oeste de la CNN con interpretaciones destacadas de Daniels, Emily Mortimer y Sam Waterston, que incorpora al jefe su pasado de reportero en Los gritos del silencio.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS