Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

'The new normal' llega con polémica

Una cadena de Utah, afiliada de la NBC, se niega a emitir la nueva comedia de Ryan Murphy

Está protagonizada por una pareja de gais que recurre a un vientre de alquiler

Los protagonistas de 'The new normal'
Los protagonistas de 'The new normal'

La temporada de otoño en Estados Unidos no ha arrancado y ya tiene una de sus primeras polémica. La protagonista es The new normal, una comedia creada por Ryan Murphy (Glee, American Horror Story) que estrenará  NBC el próximo 11 de septiembre. La cadena KSL-TV de Utah, afiliada de la network estadounidense, ha anunciado que no programará la sitcom al considerar que es "inapropiada" para emitir en un horario familiar.

Los protagonistas de The new normal son dos gais que deciden recurrir a un vientre de alquiler para tener hijos. La cadena KSL-TV sostiene que la comedia, protagonizada por Andrew Rannells y Justin Bartha, usa "un lenguaje rudo y ofensivo, escenas demasiado explícitas y personajes ofensivos". En un comunicado, los responsables de la cadena de Utah afirman que han tomado esta decisión después de haber visto el primer capítulo.

Las reacciones a esta decisión no se han hecho esperar. Una de las primeras ha sido la de Ellen Barkin, que en la serie da vida a la madre de la joven engendrará la bebé. La actriz utilizó su perfil de Twitter para afirmar que a la cadena de Utah "le debería dar vergüenza" haber tomado esta decisión. En contra también se ha manifestado la Asociación por los Derechos de las Lesbianas y Homosexuales (GLAAD, sus siglas en inglés) que ha acusado a la cadena de estar "desfasada" y ha recordado que hay otras series que se emiten en horario de máxima audiencia, como Glee o Modern Family, que tienen a personajes gais en sus repartos.

La censura por parte de una cadena afiliada no es un tema nuevo en la televisión estadounidense. Esta misma cadena de Utah, controlada por la Iglesia mormona, ya se negó el  el año pasado a emitir The Playboy Club y varias asociaciones conservadoras presionaron a algunos anunciantes para que no insertaran publicidad durante la emisión. La serie se estrenó en NBC pero las bajas audiencias provocaron su cancelación tras solo tres capítulos en antena.