Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

“Es maravilloso el enorme poder de difusión de la televisión”

Lluís Homar rueda 'Imperium', continuación de 'Hispania', teleserie que esta noche emite el primero de sus tres últimos capítulos

El actor Lluís Homar en su personaje de la serie 'Hispania'
El actor Lluís Homar en su personaje de la serie 'Hispania'

Cine, teatro y televisión. Lluís Homar (Barcelona, 1957) es actualmente uno de los actores más respetados tanto por sus compañeros de profesión como por el gran público. Después de trabajar en el cine con directores como Almodóvar, Mario Camus, Pilar Miró o Kike Maillo (director de EVA, papel por el que obtuvo el Goya al mejor actor de reparto) y dedicar gran parte de su vida al teatro, se ha convertido en uno de los rostros habituales de la televisión tras su participación en series como 23-F: el día más difícil del Rey o Hispania, que esta noche (Antena 3, 22.30) inicia la emisión de sus tres últimos capítulos.

Más vídeos en Antena3

Pregunta. ¿Cómo van a ser estas últimas entregas de Hispania?

Respuesta. Cerramos el ciclo siendo fieles a la historia, con la muerte de Viriato y la célebre frase de “Roma no paga traidores”, aunque desde la serie se da una particular versión de cómo pudieron suceder estos acontecimientos. Creo que en este sentido va a ser una grata sorpresa para los espectadores.

P. ¿Qué balance final hace de la serie?

R. Hemos rodado 20 capítulos. Los primeros nueve fueron vistos por más de cuatro millones y medio, muchísimo. Luego no pudimos mantener ese nivel pero obtuvo buenos resultados de audiencia. Ha sido una interesante apuesta por las series históricas que ha conectado estupendamente con el público, sobre todo el masculino, gracias a esa mezcla de acción y de estudio de nuestro pasado. Me ha encantado participar en una serie que me ha obligado a trabajar con una intensidad remarcable.

P. Van a tener una gran competencia en este horario, franja que ha desatado varias batallas entre Antena 3 y Telecinco.

R. Sí. Es arriesgado pero supongo que Antena 3 lo habrá tenido en cuenta. Ojalá se reparta bien la audiencia del lunes.

P. Una vez finalizada la parte hispana, le toca ahora al mundo romano con Imperium.

R. No sabíamos que iba a llegar esta continuación, de hecho mi personaje solo participaba en los nueve primeros capítulos. Imperium arranca cuando los romanos volvemos a casa tras la campaña en Hispania. Yo llego a Roma como un héroe y a partir de ese momento empiezan nuevas aventuras que cambian el signo de todo eso que parecía iba a ser estupendo. Si yo era antes el malo de la película, ahora vamos a ser unos cuantos, con una potente confrontación entre mi personaje y el de Pepe Sancho. Estamos terminando de grabar los primeros seis episodios para que se puedan ver al principio de la nueva temporada televisiva, en septiembre.

P. Uno de los escenarios elegidos para la grabación han sido los míticos estudios Cinecittà, en Roma.

R. Efectivamente. Yo ya he estado allí, en los mismos decorados donde se grabó la serie Roma de la HBO y la verdad es que fue como si estuviésemos en Eurodisney. Un subidón maravilloso que le añadirá valor a nuestra serie. Además, creo que hemos crecido en todo los niveles, interpretativo, de ambientación y en las tramas.

P. ¿Le ha costado mucho integrase en el medio televisivo, en su particular forma de trabajar?

R. A mí la televisión me ha dado muchas alegrías y espero que me las siga dando. Empecé haciendo tv movies para la televisión catalana y tengo un gran recuerdo de mi trabajo en la miniserie 23-F: el día más difícil del Rey. El poder que tiene la televisión es enorme y me siento muy satisfecho de participar en proyectos de calidad que tiene la oportunidad de ser vistos por millones de espectadores. Ahora hay proyectos de muchísimo nivel y es maravilloso el poder de difusión que tiene la tele.

P. ¿No le parece curioso que después de interpretar a personajes de fuerte carga emocional, personajes muy humanos para lo bueno y para lo malo, le den un Goya por meterse en la piel de una máquina en EVA?

R. Estas son las paradojas de la profesión. Ahora, visto con cierta distancia, el personaje que interpreto en EVA es muy entrañable. Fue un gran reto pero es uno de esos personajes que caen en gracia y eso a la hora de los premios también cuenta. Nunca había estado nominado y en esta ocasión me nominan y además me lo dan, perfecto.

P. ¿Cuándo le vamos a poder ver de nuevo en la gran pantalla?

R. Yo siempre he tenido una película por estrenar y en este momento, por desgracia y como reflejo de cómo está todo, solo tengo algunos proyectos que espero se cierren muy pronto.

P. Malos tiempos para el cine, ¿y para el teatro?

R. El teatro, afortunadamente, está viviendo un gran momento. Parece que en unos tiempos donde todo se digitaliza y hay que convivir con Internet y demás pantallas, hay una necesidad del contacto directo, hay mayor predisposición por parte del público. Además, estamos en un momento creativo altísimo a nivel de directores, actores y guionistas, tenemos que seguir haciendo teatro y cine, no podemos bajar la guardia. Es una situación global pero en el caso del cine el panorama es desolador.