Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

TVE reinventa '59 segundos'

'El debate de La 1' toma el relevo del formato creado por Globomedia

La periodista y presentadora María Casado en el plató de 'El debate de La 1'. Ampliar foto
La periodista y presentadora María Casado en el plató de 'El debate de La 1'.

El micrófono de 59 segundos se ha plegado para siempre. Después de casi ocho años en antena, el programa de debate político de Televisión Española abandona su accesorio más característico. A partir de ahora, los contertulios no tendrán que mirar de reojo la cuenta atrás del segundero. Desaparece el reloj y la pantalla gigante del frontal del plató, cambia de decorado y también de nombre. La mutación viene obligada por la coyuntura económica. TVE ha decidido dejar de pagar a la productora Globomedia los royalties por el formato de 59 segundos.

El debate de La 1 (0.15) tendrá la misma duración y heredará la plantilla de colaboradores; pero será más barato. El recorte de 200 millones en el presupuesto de RTVE impone estas medidas de austeridad. Con estas transformaciones, más de forma que de fondo, la televisión pública se ahorrará unos 106.000 euros. Todo el proceso de producción del debate correrá a cargo de la cadena estatal, que ha construido un nuevo plató en los madrileños Estudios Buñuel. En sus inicios, con Mamen Mendizábal como presentadora, se grababa en el Paraninfo de la Universidad de Derecho de la Complutense, invadida cada semana por cables, focos y micrófonos.

Pero no será un cambio radical. Con un estilo sobrio y mesurado, la periodista María Casado será el puente que unirá el viejo debate con el nuevo. 59 segundos debutó en octubre de 2004 con la vocación de ser una ventana para "debatir libremente y sin insultos". "Nació con ese propósito y así va a seguir siendo", afirma Casado. "La bandera del programa es la pluralidad. Se escuchan todas las voces y todas las opiniones. En el plano político atendemos a la representatividad parlamentaria y con los analistas procuramos que sean de todas las tendencias: de derechas, de izquierda, de arriba y de abajo", dice la periodista.

Ayer, todo el equipo de El debate de La 1 realizaba los últimos ensayos para adaptarse al nuevo escenario. La ausencia de los micrófonos que se pliegan cuando el comentarista ha consumido los 59 segundos de tiempo obligará a la conducta a redoblar sus esfuerzos para mantener un debate equilibrado y dinámico y evitar que se deslice hacia el guirigay. "Para que sea interesante, un debate tiene que ser ágil", comenta Casado, que anuncia que su intención es que se la escuche poco. En su papel de árbitro aspira solo (nada menos) a mantener el orden entre contertulios, políticos y expertos. "No es un monólogo. Es bueno que se peleen. Pero sin disparar los decibelios".

Para el día del estreno, la tertulia girará, como no podía ser de otra manera, en torno a los recortes. "Todos hemos tenido que hacer un máster en economía", asegura la moderadora. El portavoz del Grupo Popular en el Congresos de los Diputados, Alfonso Alonso, es el invitado de esta noche. Se incorporan como analistas el exministro de Defensa Eduardo Serra y el vicepresidente de la Fundación Alternativas, Nicolás Sartorius.

Paz Alarcón, subdirectora de 59 segundos, estará al frente de la esta nueva etapa, que fomentará el debate cruzado entre partidos, impulsará la confrontación de ideas, opiniones y propuestas y contará con más expertos independientes, según TVE. Estos objetivos se aplicarán también a las ediciones catalana y canaria.