Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ricky Gervais repite fórmula

El cómico británico parodia en ‘Life’s too short’ la vida del actor Warwick Davis

Stephen Merchant, Warwick Davis y Ricky Gervais en una imagen promocional de la serie
Stephen Merchant, Warwick Davis y Ricky Gervais en una imagen promocional de la serie

Los personajes desagradables, incómodos o perdedores sin remedio son la marca del cómico británico Ricky Gervais, como demostró en las series The office y Extras. En el rodaje de esta última, Gervais conoció a Warwick Davis, el actor de un metro siete centímetros que alcanzó la fama en los años 80 con la película de aventuras Willow y el El retorno del Jedi. Ambos, junto al también cómico Stephen Merchant, han creado Life's too short, una comedia coproducida por la BBC y la HBO, con el inconfundible sello Gervais, que Paramount Comedy (dial 23 de Canal +) estrena el lunes a las 23.00.

En The Office, Gervais era un jefe con poca gracia y comentarios muy fuera de tono. En Extras, interpretaba a un actor poco afortunado con el don de decir lo incorrecto en el momento más inoportuno. En Life’s too short, Gervais y Merchant vuelven a escribir, dirigir y producir, pero le dejan el protagonismo absoluto a Warwick Davis (Epsom, 1970), que hace una parodia de sí mismo: un actor enano, que tuvo su momento de gloria y que lleva una agencia para actores bajitos a los que no respeta como debería. “Es un personaje que no tiene que ver con el Warwick con el que estás hablando”, dice el actor en conversación telefónica desde su casa en Londres. “Comparte mi carrera, pero su vida personal, su matrimonio, sus problemas con los impuestos, son ficción”.

Davis reconoce que temía que el público pensara que él era tan patético como su personaje: “Tras su emisión en Inglaterra, la gente entendió perfectamente que era una interpretación. Pero es interesante, porque si consigues convencer a alguien que el personaje es real, como actor significa que el trabajo está bien hecho”. En la vida real, Davis, que ha participado en dos de las sagas más importantes del cine, Star Wars y Harry Potter, dirige una agencia que representa a 120 actores que miden menos de un metro o que están por encima de los dos metros. “A ellos les trato bien y les doy los mejores trabajos. Se puede decir que el actor más alto de Reino Unido tiene el agente más bajito”, dice. El gran sentido del humor de Davis animó a Gervais y Merchant a darle al actor su propia serie. “Son muy buenos escritores y me emocionaron sus guiones y el lugar hacia donde dirigen el personaje”, comenta Davis.

“Es lo más complicado que he hecho nunca. La comedia es la más difícil de todas las disciplinas. Un gesto, el giro que das en la forma en la que dices una frase, puede marcar la diferencia entre ser gracioso o no” explica el actor. “Y la parte física, sobre la que también hemos hecho hincapié fue duro en el rodaje, pero Ricky y Steve lo han hecho divertido y que se disfrute”.

Gervais y la polémica

Pero la fama de Gervais actúa en doble sentido, para bien y para mal. El cómico se ganó la enemistad de parte de Hollywood por sus ácidos comentarios en los Globos de Oro de 2011 y su humor irreverente no es siempre bien comprendido. Life’s too short, estrenada en noviembre en Reino Unido, tuvo reseñas no muy entusiastas, que criticaban la repetición del estilo de The office y Extras. “Los periodistas en este país a veces tienden a lo personal, y en especial con Ricky”, explica el actor en defensa de su serie, que continúa: “Con los que no se puede discutir es con los espectadores. ¡Es increíble, recibo bienvenidas de héroe allá a donde voy!”.

En la serie Gervais y Davis juegan con el hecho de que nadie recuerda la película que hizo famoso al segundo, Willow (1988), que coprotagonizaba junto a Val Kilmer y fue producida por George Lucas. Toda una generación que pasó su niñez en los ochenta recuerda una serie de películas y series de televisión que les marcaron: De El retorno del Jedi a Indiana Jones pasando por El secreto de la pirámide, Cuenta conmigo, Los Goonies o Willow. Davis se muestra encantado de oír hablar de lo que considera su trabajo más querido: “Me emociona que la gente todavía lo recuerde. Todos los días conozco a gente que ama esa película, y está muy bien, porque uno de los puntos de Life’s too short es que nadie conoce Willow”.

Davis reconoce que le sugirió hace unos años a George Lucas retomar la historia: “Le dije: no sé si sabes que hay un montón de amor por la película en todo el mundo. A la gente le encantaría ver nuevas aventuras. Se podría hacer igual una serie de televisión”. La respuesta del cineasta, cuenta Davis, fue con media sonrisa en la boca: “Me dijo: eso estaría bien, pero tendríamos que buscar un nuevo reparto, porque ya eres demasiado mayor”. “La fantasía es un género que está volviendo, con Harry Potter y ese tipo de películas. La gente quiere escapar cuando va al cine y Willow funcionó muy bien en los ochenta. Hoy en día con los efectos especiales y demás, se podría hacer una secuela increíble. Quién sabe. Yo me apunto. Vayamos a por George Lucas”.

Gervais y Merchant, inmersos en la promoción de la segunda parte de su último producto, Un idiota de viaje, ya han dicho que les gustaría hacer otra temporada de Life’s too short. “Lo hemos hablado, pero si va a ocurrir y cuándo, no lo sé”. Davis espera que esta vuelta a la fama le abra nuevas puertas: “Es un poco frustrante ver papeles que me hubiese gustado interpretar y que al ser un actor pequeño no puedes hacer. Espero que empiecen a verme diferente, como un tipo normal. Pero he tenido una carrera increíble, no me arrepiento de nada”. De momento, busca financiación para terminar ShortFellas, una película de robos protagonizada por actores de su agencia. Actores a los que, al contrario que en la serie, trata lo mejor posible.

 

Más información