Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sófocles, nuestro contemporáneo

El dramaturgo y director de origen libanés Wajdi Mouawad ofrecerá tres obras del trágico en el Grec

El autor y director teatral Wajdi Mouawad (1968), nacido en Líbano pero de nacionalidad canadiense y residente actualmente en Francia, donde fue la revelación del festival de Aviñón 2009, protagonizó ayer por la tarde en Kosmópolis una sesión dedicada a dramaturgia, algo muy pertinente cuando el CCCB inaugura su nuevo espacio Teatro CCCB. Mouawad, uno de los grandes nombres nuevos de la escena internacional se centró en el tema de la escritura y la transmisión del conocimiento a las nuevas generaciones, algo que le preocupa especialmente y que le ha llevado a crear un proyecto de cinco años en el que embarcará a adolescentes en un viaje "en que cada destino anual estará asociado a un verbo": Atenas, leer; Lyon, escribir; Auschwitz, contar; un país árabe, hablar, y el mar (una singladura), pensar.

Horas antes, presentó el espectáculo con el que participará en el festival Grec del 28 al 30 de junio en el anfiteatro. Se trata de un verdadero maratón Sófocles, un autor que le apasiona: "¡Sueño con haber escrito sus obras!", se exclamó, compuesta por tres de las tragedias del griego y agrupadas bajo el título genérico Des femmes (Las mujeres): Las Traquinias, Antígona y Electra. Esta trilogía, que se estrena en el Grec y que se ofrecerá de manera progresiva (el primer día una obra, el segundo dos y el tercero las tres seguidas (cada una dura 75 minutos) podrá verse luego en los festivales de Atenas-Epidauro y Aviñón en el marco de la red Kadmos.

Des femmes, según explicó ayer Mouawad es la primera parte de un proyecto "una aventura teatral" aún más ambicioso: la integral de las siete obras que se conservan de Sófocles. A la trilogía la seguirán en las próximas temporadas Des héros (Los héroes), con las tragedias Ajax y Edipo rey y Des mourants (Los moribundos) con Edipo en Colono y Filoctetes. "Sófocles siempre me ha acompañado", dijo ayer Mouawad. Señaló que en cada una de las siete tragedias "hay revelaciones terribles" que separan al ser humano de su equilibrio, lo que él llama "el encantamiento" y que tiene que ver con un sentimiento de unidad y armonía con la naturaleza y la vida.

El autor y director considera que la producción que se conserva de Sófocles, al que ha adaptado como si fuera nuestro contemporáneo, permite un recorrido por toda su vida viendo cómo se despliegan y desarrollan los temas que le interesaban al trágico. En las tres primeras que ha agrupado las mujeres son las "portadoras de tragedia" y en ellas se trata el amor, la justicia y la venganza, respectivamente. En Des héros se aborda la caída del héroe "los griegos ya vieron que los héroes de la Ilíada, los Aquiles y Héctor dejan paso al final a los Creonte y los Sarkozy", y en Des mourants, el deseo de una muerte hermosa o al menos honorable.

Preguntado por su opinión acerca de las revueltas actuales en el mundo árabe, dijo que las ve "ferozmente vivas" e "incluso heroicas", que se siente muy orgulloso de ellas e ilusionado: "Hasta he llegado a pensar que tendría que ir allí y sumarme, pero eso no es viable, es solo una quimera". Opina que por sí mismas "son ya una victoria". Al mismo tiempo, sin embargo, no puede dejar de ser pesimista: "Pienso que acabarán ahogadas, que no podrán fructificar; observo el cinismo político con que se comporta Occidente, y recuerdo que revolución no es sinónimo de libertad. También, que echar a un tirano no es lo mismo que justicia, y ahí de nuevo está Sófocles".