Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La chica de rosa, según Chanel

  • En el segundo día de desfiles de alta costura de París, Chanel ha abandonado su ubicación predilecta, el Grand Palais. Se ha refugiado en el mismo espacio íntimo en el que mostró hace dos años una de las mejores colecciones de Karl Lagerfeld. El elogio del blanco y el papel que definió la primaveraverano de 2009 ha dejado paso a vestidos que harían las delicias de Molly Ringwald en La chica de rosa. El pabellón Cambon-Capucines está frente a los míticos salones de Coco en rue Cambon. Un escenario que fue replicado al detalle. Desde la característica escalera (que solo se descubrió al final), hasta un marco de espejo que aparece en una fotografía de los años 30 pasando por los biombos de Coromandel que cubrían el espacio.
    1En el segundo día de desfiles de alta costura de París, Chanel ha abandonado su ubicación predilecta, el Grand Palais. Se ha refugiado en el mismo espacio íntimo en el que mostró hace dos años una de las mejores colecciones de Karl Lagerfeld. El elogio del blanco y el papel que definió la primavera/verano de 2009 ha dejado paso a vestidos que harían las delicias de Molly Ringwald en La chica de rosa. El pabellón Cambon-Capucines está frente a los míticos salones de Coco en rue Cambon. Un escenario que fue replicado al detalle. Desde la característica escalera (que solo se descubrió al final), hasta un marco de espejo que aparece en una fotografía de los años 30 pasando por los biombos de Coromandel que cubrían el espacio. TEXTO: EUGENIA DE LA TORRIENTE / FOTO: AP| 25-01-2011
  • Los trajes de tweed se acortan notablemente y se llevan sobre pantalones. En algunos casos, de lentejuelas. En otros, de tejido vaquero. La osadía de Karl Lagerfeld es notable. El denim nació como el más resistente y tosco tejido de trabajo. ¿Puede reencarnarse en piezas de alta costura sin que se venga abajo el sistema? "No hay que temer a la evolución y el cambio", decía tras el desfile el septuagenario diseñador alemán. "Esta es la forma en que nuestras clientas visten hoy. Ya no son viejas burguesas, sino mujeres jóvenes y activas".
    2Los trajes de tweed se acortan notablemente y se llevan sobre pantalones. En algunos casos, de lentejuelas. En otros, de tejido vaquero. La osadía de Karl Lagerfeld es notable. El denim nació como el más resistente y tosco tejido de trabajo. ¿Puede reencarnarse en piezas de alta costura sin que se venga abajo el sistema? "No hay que temer a la evolución y el cambio", decía tras el desfile el septuagenario diseñador alemán. "Esta es la forma en que nuestras clientas visten hoy. Ya no son viejas burguesas, sino mujeres jóvenes y activas". TEXTO: EUGENIA DE LA TORRIENTE / FOTO: AFP | 25-01-2011
  • "La inspiración son las bailarinas, pero sin el lado estirado y tenso del ballet", afirmaba Karl Lagerfeld. Una idea que se nota en faldas que remiten a tutús y en la preferencia por los tonos suaves y empolvados. Advertencia, esta es una colección altamente azucarada y no apta para diabéticos. La clase de baile también condiciona los complementos, especialmente, los zapatos. Los tacones se sustituyen por zapatillas de raso muy planas atadas al tobillo con cintas semitransparentes.
    3"La inspiración son las bailarinas, pero sin el lado estirado y tenso del ballet", afirmaba Karl Lagerfeld. Una idea que se nota en faldas que remiten a tutús y en la preferencia por los tonos suaves y empolvados. Advertencia, esta es una colección altamente azucarada y no apta para diabéticos. La clase de baile también condiciona los complementos, especialmente, los zapatos. Los tacones se sustituyen por zapatillas de raso muy planas atadas al tobillo con cintas semitransparentes. TEXTO: EUGENIA DE LA TORRIENTE / FOTO: AFP | 25-01-2011
  • Las abundantes transparencias de la colección guardan un tesoro: las piezas no están sujetas por tejido alguno. Son miles de cuentas unidas las que forman la estructura de la pieza y dejan sobre la piel un halo de cierto candor e inocencia. Se vieron monos, abrigos, capas y hasta trajes casi completamente invisibles. Aquí y allá rematados por un lazo rosa, pero siempre realizados con miles de cristales, sin materia a la que asirse.
    4Las abundantes transparencias de la colección guardan un tesoro: las piezas no están sujetas por tejido alguno. Son miles de cuentas unidas las que forman la estructura de la pieza y dejan sobre la piel un halo de cierto candor e inocencia. Se vieron monos, abrigos, capas y hasta trajes casi completamente invisibles. Aquí y allá rematados por un lazo rosa, pero siempre realizados con miles de cristales, sin materia a la que asirse. TEXTO: EUGENIA DE LA TORRIENTE / FOTO: AFP | 25-01-2011
  • "Diseñé esta colección pensando en Blake Lively", confesaba Lagerfeld. La rubia protagonista de la serie  Gossip Girl  es la imagen de una línea de bolsos de Chanel. "¿Una nueva musa? Puede ser. Hay que cambiar de inspiraciones y chicas como ella o Anja Rubik (en la imagen) tienen forma muy fresca, liviana y actual de entender la moda". Lively fue una de las invitadas del desfile junto a un ejército de fieles de ayer y de hoy. De Jerry Hall a Vanessa Paradis, pasando por Diane Kruger, Kirsten Dunst o Anna Mouglalis. Baptiste Giabiconi, el modelo favorito de Lagerfeld (que siempre suele hacer alguna aparición en la pasarela), se sentó esta vez en primera fila.
    5"Diseñé esta colección pensando en Blake Lively", confesaba Lagerfeld. La rubia protagonista de la serie Gossip Girl es la imagen de una línea de bolsos de Chanel. "¿Una nueva musa? Puede ser. Hay que cambiar de inspiraciones y chicas como ella o Anja Rubik (en la imagen) tienen forma muy fresca, liviana y actual de entender la moda". Lively fue una de las invitadas del desfile junto a un ejército de fieles de ayer y de hoy. De Jerry Hall a Vanessa Paradis, pasando por Diane Kruger, Kirsten Dunst o Anna Mouglalis. Baptiste Giabiconi, el modelo favorito de Lagerfeld (que siempre suele hacer alguna aparición en la pasarela), se sentó esta vez en primera fila. TEXTO: EUGENIA DE LA TORRIENTE / FOTO: AFP | 25-01-2011
  • Las habituales formas cuadradas de las chaquetas de Chanel se dulcifican con lanas de tonos grises o rosas surcadas por hilos brillantes y se complementan con cinturones a la cadera con hebillas de cristales. Incluso, convertidas en capas, se empapan del afán de ligereza al realizarse en gasas y tules bordados. Una cinta negra atada al moño recorría la mandíbula y enmarcaba el rostro de todas las modelos.
    6Las habituales formas cuadradas de las chaquetas de Chanel se dulcifican con lanas de tonos grises o rosas surcadas por hilos brillantes y se complementan con cinturones a la cadera con hebillas de cristales. Incluso, convertidas en capas, se empapan del afán de ligereza al realizarse en gasas y tules bordados. Una cinta negra atada al moño recorría la mandíbula y enmarcaba el rostro de todas las modelos. TEXTO: EUGENIA DE LA TORRIENTE / FOTO: REUTERS | 25-01-2011
  • Aunque su colección sea un elogio de la juventud, Karl Lagerfeld no descuida nada. Ni a nadie. La modelo Kristen McMenamy -de 46 años- fue la encargada de cerrar el desfile. Una novia que, de blanco, solo tiene el pelo. El traje era, como no, rosa. Una vaporosa falda y un cuerpo geométrico bordado cuya espalda se extiende en una larga cola. Su colega Stella Tennant, de 40 años, fue la encargada de abrir la presentación. "Esta colección le sienta tan bien a las mujeres de cuarenta como a las de veinte. Y no solo necesitamos adolescentes, ¿eh?", terminaba socarrón el diseñador.
    7Aunque su colección sea un elogio de la juventud, Karl Lagerfeld no descuida nada. Ni a nadie. La modelo Kristen McMenamy -de 46 años- fue la encargada de cerrar el desfile. Una novia que, de blanco, solo tiene el pelo. El traje era, como no, rosa. Una vaporosa falda y un cuerpo geométrico bordado cuya espalda se extiende en una larga cola. Su colega Stella Tennant, de 40 años, fue la encargada de abrir la presentación. "Esta colección le sienta tan bien a las mujeres de cuarenta como a las de veinte. Y no solo necesitamos adolescentes, ¿eh?", terminaba socarrón el diseñador. TEXTO: EUGENIA DE LA TORRIENTE / FOTO: GETTY IMAGES | 25-01-2011