Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entrevista con Isabel Burdiel

'Ciclo Babelia' - Autora de 'Isabel II. Una biografía'

Entrevista con Isabel Burdiel

La historiadora Isabel Burdiel ha publicado Isabel II. Una biografía (1830-1904) (Taurus), un libro que permite una amplia reflexión sobre el papel de la Corona e introduce nuevos elementos para el debate político actual sobre ésta, en España y en Europa. Burdiel ha charlado con los lectores sobre este personaje y su carrera literaria.
Reseña del libro en Taurus

1Profesor Polichero19/01/2011 06:07:06

Enhorabuena Sra. Burdiel por el maginifico libro que ha escrito, estoy devorándolo, y a los profesores de historia nos ofrece datos muy interesantes para nuestras clases. No obstante, el personaje que me tiene fascinado es Donoso Cortés, es interesantísimo, vamos que pide un adaptación cinematográfica, ¿qué más nos puede decir de este personaje histórico? Muchas gracias

Gracias por su mensaje. A mí también me fascinó esa faceta de cortesano de Donoso Cortés, tan alejada de lo que yo conocía como teórico político, periodista, etc. Existe una biografía sobre él (en la que hay alguna documentación que yo también trabajo procedente de su archivo privado) que es la de Suarez. No estoy de acuerdo con su interpretación, muy hagiográfica, pero ofrece mucha información, aunque oculta otra. Lo mejor de Donoso: su inteligencia superior que contrasta tanto con la ramplona media intelectual del entorno. A su altura tan sólo estuvo, creo, Salustiano de Olózaga. El emfrentamiento entre ambos tiene una tensión epocal, simbólica, muy aguda. Sí, creo que ese reinado y esa corte merece una buen adaptación cinematográfica

2Eugenio19/01/2011 06:12:36

No he leido su libro (espero hacerlo en breve), pero quisiera saber los intereses económicos de Isabel II, si su patrimonio y el del Estado eran el mismo y si se sabe algo de lo que se llevó al exiliarse. Un saludo cordial.

La distinción entre privado y público era muy porosa en la época pero la madre de la reina, Mª Cristina de Borbón, sin duda sabía lo que hacía cuando instauró un llamado "bolsillo secreto" y consiguió, mediante diversos mecanismos -incluyendo los beneficios del lalmado Real Patrimonio, concesiones ferroviarias, contratas de suminsitros, barcos de exclavos, etc- labrarse una enorme fortuna. Quien realmente expolió al Estado de manera consistente fue más Mª Cristina que su hija, ésta última tuvo que reclamarle joyas y bienes de la testamentaría de su padre, etc. Todas esas relaciones entre negocios y pollíticas aparecen detalladas en los capítulos I. y I. especialmente, pero aperecen datos en todo el libro. Isabel II no "se llevó" a París un patrimonio desmesurado para los stándares de la época y los rumores; de hecho tuvo que ceder a su marido una parte importante del mismo para conseguir una separación sin revelaciones escandalosas. El Palacio de Castilla en parís fue refugio económico, y aún emocional, para toda la resaca borbónica de exilados de diversas ramas de la familia durante los años setenta, ochenta, noventa... Creo que, si le interesa el tema, debería echarle un vistazo a los capítulos que le digo.

3Pierre Bourdieu19/01/2011 06:20:36

Estimada profesora. Que lugar cree que deberian de ocupar los historiadores en Espanya? Cree que estan a la altura de las circunstancias en un contexto politico y social tan dificil? Muchas gracias y disculpe la ortografia.

¡Hombre, Bourdieu! encantada de verle con tan buen salud. Creo que la presencia social de los historiadores en España no puede, desde luego, compararse con la de los franceses o, incluso, los ingleses y los alemanes. En parte puede ser culpa nuestra por no entrar (con excepciones notables como, por ejemplo, la de Santos Juliá y otros; en Valencia, por ejemplo, Justo Serna) en los grandes debates pero en parte también de unos medios que no parecen respetar demasiado lo académico y optan más bien por afianzar esa figura tan chocante del "tertuliano" habitual. En lo que a nuestra responsabilidad se refiere, creo que deberíamos participar más de la conversación social a partir de lo que puede darnos de "autoridad" nuestra disciplina -en realidad sería nuestra forma de transferir conococimiento, que ahora se valora tanto en ciencias duras como requisito de calidad. A veces, incluso, entre los académicos se minusvalora esa función y se dice, con cierta condescendencia malévola, que fulanito o menganita es "muy mediático". Debemos tomarnos en serio la función social de la historia y compaginar, en la medida de lo posible, la investigación de base con la alta divulgación y el debate.

4Javier19/01/2011 06:22:24

Cuando alguien se acerca a la figura de Isabel II dicen que es imposible no acabar sintiendo simpatía, incluso cariño, por la reina. ¿Le ha sucedido esto?¿qué virtud destacaría de ella?

No he podido sentir esa simpatía a la que alude, aunque sí comprensión de las circunstancias de una vida especialmente complicada desde la niñez. De ella se dice que era generosa (en parte porque no tenía conciencia alguna del valor del dinero) y, desde luego, podía ser muy guasona, aunque en un estilo castizo que amí no me resulta especialmente atractivo. En todo caso, es un personaje fascinante, en su opacidad.

5Eduardo Montagut 19/01/2011 06:24:34

¿Qué influencia política real tuvo Francisco de Asís?

Francisco de Asís tuvo la influencia más negativa posible, intrigando siempre para minar la credibilidad de su mujer y orientándola hacia las soluciones más reaccionarias posibles. Por ejemplo, a pesar de su brevedad, el llamado "ministerio relámpago", fue muy desestabilizador para la credibilidad de la monarquía constitucional. Hay muchos más ejemplos en el libro, siento no poder extenderme más pero quedan muchas más preguntas...

6Stronling19/01/2011 06:27:03

¿Qué aporta este libro con repecto a su anterior biografía?

En esta nueva obra reviso bastante a fondo la primera parte ya publicada y elaboro ex-novo todo el proceso desde hasta el final de la vida de la reina. Creo que aporto una visión nueva sobre el papel de los progresistas en su breve paso por el poder (-), sobre lo que significó realmente la propuesta política de la Unión Liberal (que fue algo más que una re-edición del moderantimso), sobre las razones del "fracaso" de la monarquía moderada, sobre la evolución de la imagen de la reina a partir de los cincuenta, etc. Es una obra mucho más meditada y, desde luego, mucho más completa.

7olivia19/01/2011 06:28:40

¿qué les dirías a tus alumnos universitarios para que se enamoraran de Isabel II?

Les prohibiría que se enamoraán de ella y les pediría que intentasen comprender el mundo en que vivió, la cultura política de la Corte, de los partidis políticos dinásticos, el difícil aprendizaje de la política moderna por parte de todos los actores del momento. Un aprendizaje que fue difícil en toda Europa y que adoptó la form ade una tensión muy dura entre Corona y Parlamento que aquí requirió el destronamiento de la reina. Les pediría que pensasen por qué fue así y que elementos políticos y morales influyeron en ello.

8Eliana19/01/2011 06:30:23

Buenos días. Respecto al Reinado de Isabel II, ¿Cree que las cosas hubieran sido diferentes si en lugar de con Francisco de Asís, se hubiera casado con su cuñado, Enrique?¿Hasta qué punto hubiera podido éste "gobernar" a la Reina? Gracias

Un mínimo ambio en una estructura política y personal tan compleja como la de aquel momento podría haber sido fundamental. Pero no hay que caer en la historia-ficción. Sin hacerlo, creo que la orientación política del infante Enrique hubiese estamo más a tono con lo que se pedía entonces a la monarquía constitucional y su estructura personal quizás más acorde con los gustos de la reina, aunque era un hombre también muy pintoresco...

9Toni Obeso19/01/2011 06:32:41

¿No hay nada que destacar de los gobiernos moderados? Es que en su libro quedan como los malos de la película... Un saludo

Los moderados eran un partido de aluvión. de manera que hay sectores que tuvieron un peso postivo muy importante como el ala llamada "puritana" de Borrego, Pacheco, y otros. El problema es que la mayoría del partido osciló en exceso hacia soluciones no parlamentarias, convirtiéndose en un partido de corte, demasiado pendiente de la Corona y poco de la opinión pública. En todo caso, tuvieron una responsabilidad enorme en la construcción del Estado liberal pero también en sus limitaciones estructurales. Creo que hay que hilar fino en este sentido y eso es lo que he intentado a lo largo del libro.

10Un alumno agradecido19/01/2011 06:33:36

¿Qué te han traído los Reyes, Isabel? ¿Dejarás de fumar con la nueva ley? Gracias por tus clases, son las mejores.

Gracias por tus buenos deseos respecto a mis pulmones, que intento cuidar. Y gracias por tus comentarios respecto a mis clases. Yo las disfruto.

11espartero19/01/2011 06:35:46

Profesora Burdiel. Enhorabuena por su "Isabel II", una de las mejores obras sobre nuestro siglo XIX que han visto las últimas generaciones. Estaría Vd. de acuerdo con que Narváez fué, entre los llamados espadones, el que mantuvo una visión de Estado más sólida.

Gracias por su amable comentario. Después de diez años de trabajo, ¡se agradece tanto tener lectores!. Sí, Narváez tuvo un fuerte sentido de Estado y de responsabilidad institucional lo que, a menudo, le llevó a enfrentarse con la misma monarquía para salvarla. Quizás, sin embargo, el espadón con mayor sentido de Estado y con un diseño más claro, aunque pragmático fundamentalmente, fue O'Donnell. Espartero tenía buena voluntad y escasas luces, a mi juicio. Su actuación durante el Bienio Progresista fue letal para su propio partido.

12Milena19/01/2011 06:39:30

¡Qué faceta de la personalidad de la reina le ha resultado más entrañable y qué otra más antipática durante la profunda tarea de investigación que ha llevado a cabo sobre su figura? Muchas gracias y le agradezco la elaboración de una biografía tan necesaria

Era una mujer sin rencor pero también con un escasísimo sentido de la responsabilidad. Creía que todo le sería perdonado siempre; su sensibilidad era escasísima y su capacidad de reflexión aún más. Sin embargo, creo que era más inteligente, o al menos perspicaz, de lo que se ha creído hasta ahora. En realidad, es un personaje muy opaco, que se esconde tras estereotipadas bromas o muestras de cariño, alardes de rabia o de amor...todo ello constituye una especie de velo que oculta algo más, o quizás nada más....Para mí sigue siendo un personaje enigmático...

13Martín Esperanza19/01/2011 06:42:30

¿Cuál es su valoración de Espartero? ¿Y por qué ha caído en el olvido después de ser una de las figuras más importanes del XIX? Un saludo

Creo que Espartero tenía, sin duda, buena voluntad y una cierta concepción del estado o la política liberal, pero carecía por completo de capacidad política. A mi juicio fue un líder letal para el propio progresismo, como demostró su actuación en - y en -. Descabezó al partido de sus líderes más influyentes y capaces como López y sobre todo Olózaga. Para mí, como para muchos progresistas de entonces, fue una decepción en tanto que líder político. Aún así, es un personaje fascinante que merecería un buen estudio a fondo.

14Paco Fuster19/01/2011 06:45:08

Buenas tardes, Isabel. Como autora de una magnífica biografía que está teniendo una gran aceptación entre el llamado "gran público", quería saber si nos puede dar su valoración sobre lo que parece ser un creciente interés del público en el género de la biografía. ¿Es una moda pasajera y coyuntural o, por el contrario, son géneros que siempre han tenido un público fiel en nuestro país? Y si es así, ¿a qué se puede deber este interés?

Hola: Si además de hacer investigación de base (absolutamente necesaria) no llegamos al "gran público", fracasamos como historiadores. La biografía es una buena vía de análisis y de transmisión de conocimientos. Crero que, durante demasiado tiempo, ha sido un género minusvalorado dentro de la Academia pero siempre ha sido, también, un género muy demandado por los lectores cultos. La novedad ahora, quizás, es que los historiadores académicos nos estamos tomando en serio el potencial analítico de la biografía. Es una buena noticia, a mi juicio.

15Francisco 19/01/2011 06:46:54

Sra,Burdiel, no he leído su último libro sobre Isabel II, aunque lo haré en breve. Sí tuve el placer de leer el anterior, que me parece una auténtica lección de historia, por el rigor en el tratamiento de los personaje y la época, el manejo de las fuentes y, lo que creo es tanto o más importante, su posición como historiadora en el, llamémosle, teatro de operaciones. Entiendo que, sin ser ese su objetivo inicial, ha investido usted al personaje de una dignidad de la que carecía.

Muchísimas gracias, espero que el nuevo libro (que cubre toda la vida de la reina) le merezca también una buena opinión. Lo que he querido es investir al problema histórico que significa entender la monarquía isabelina de la importancia y la relevancia que tiene, que creo es mucha, incluso para la reflexión más actual.

16Rafael Gijón19/01/2011 06:47:50

¿Es verdad que Isabel II tenía problemas de estabilidad emocional?

Creo que era una mujer con altibajos tremendos, prdoducto de una educación absolutamente desquiciada que jamás la preparó para la auto-contención que requería su cargo.

17El Lobo19/01/2011 06:50:04

Hola Isabel: El personaje de Isabel II resulta antipático dentro de la historia de nuestro país, junto con el de su padre, aunque con momentos históricos diferentes. ¿Es cierto todo lo que se ha escrito sobre su comportamiento sexual e inmoral??.

Lo que sabemos es que tuvo una larga lista de amantes, lo cual era, por cierto, habitual entre la aristocracia de la época. Por supuesto entre los varones, pero también entre las mujeres. La diferencia, por supuesto, fue la utilización política que se hizo de su "irregular" vida privada.

18Elsa 19/01/2011 06:51:32

´Hola ¿Que imagen tenían los países extranjeros de Isabel II?

Me temo que no muy buena. Los escándalos de la Corte española, y la inestabilidad política del reinado, fueron vistos (a veces sin mirar demasiado a los propios problemas internos de sus países) como síntomans de atraso. Ya sabemos que la mirada europea sobre España, en aquellos años de viajeros románticos, fue siempre excesivamente (y a mi juicio desenfocadamente) "orientalista".

19Bosco19/01/2011 06:52:51

¿Pudo la vida personal de Isabel II,jugar un papel clave en el desencadenante de la Revolución de 1868?

Sin duda, se utilizó como un síntoma de la independencia e inmoralidad de ua monarquía incapaz de ajustarse a los criterios de respetabilidad que defendían los liberales. De ahí, que el manifiesto de los revolucionarios de se conociese como el manifiesto de "españa con honra" por sus párrafos finales.

20Toni19/01/2011 06:54:15

Isabel estuy a punto de ir a comprar tu libro. La verdad es que por distintos medios me ha llegado de que es una nueva visión del personaje la que has compuesto. Es tu personaje favorito? o hay alguien te interese mas. Gracias y continua asi. bs

Ojalá le llegue a interesar el libro i también mis personajes favoritos: en el lado oscuro Donoso Cortés; en el lado llamésmole más "luminoso" o positivo, Salustiano de Olózaga. Mª cristina es también un personaje fascinante...En realidad todo aquel mundo de claroscuros lo es, en una manera quizás algo perversa...

21Juan Carlos 19/01/2011 06:55:08

Compré y leí con placer "Isabel II. No se puede reinar inocentemente" Espasa, Col. Espasa Fórum, 2004. En este caso, la biografía de la reina llegaba hasta 1854 aprox. Espero que el medio siglo siguiente, hasta la muerte de la reina, esté igualmente documentado, sobre todo la fase parisina me ha interesado siempre. Al parecer Isabel era considerada, casi, como "la reina" en ese país tan "republicano", recibiendo honores como en la visita del zar.

Así la despidiero, sí, como una reina exótica y en cierto sentido simpática...cuando ya no contaba nada políticamente era más fácil. Gracias por sus comentarios.

22Demófilo19/01/2011 06:56:25

¿Cuántos amantes, reconocidos y documentados, tuvo Isabel II? ¿Quién fue el padre de Alfonso XII?

El rumor dice que el padre de Alfonso XII fue Puigmoltó, pero lo importante (históricamente) es la utilización política que se hizo de los sucesivos amantes de la reina para desacreditarla, manipularla, restarle poder...Hay que recordar que todos los reyes anteriores y posteriores tuvieron amantes....pero quizás no es el tema más importante de este libro.

Mensaje de Despedida

Muchísimas gracias a todos y todas por los comentarios y las preguntas. He intentado responder a todas las que me ha pasado "El País" pero sé que se han quedado muchas más sin transmitir por falta de tiempo. Para una historiadora que le ha dedicado tanto tiempo a un tema, a veces árido pero fascinante, como éste, es una gran satisfacción saber que "hay alguien ahí". Gracias de verdad. Isabel Burdiel