Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tarragona recibe el edificio del Banco de España

El inmueble se usará como equipamiento cultural

La candidatura de Tarragona para ser capital cultural europea en 2016 ha tomado el primer impulso esta mañana tras la cesión del edificio del Banco de España al Ayuntamiento de la ciudad. El inmueble, inutilizado durante años por trámites burocráticos que se han alargado sin explicación aparente, es clave para paliar el déficit en equipamientos culturales de la ciudad. "Es un edificio absolutamente clave para la ciudad", ha señalado el alcalde tarraconense, el socialista Josep Fèlix Ballesteros. El edil ha adelantado que el futuro inmediato del Banco de España pasa por convertirse en un Centro de Recepción de Turistas y de Interpretación de la Tarraco Romana a partir del próximo año, y también se estudia la posibilidad de trasladar el Patronato Municipal de Turismo, ubicado actualmente en la antigua sede del consistorio. La rehabilitación del inmueble costará un millón de euros y las obras durarán al menos un año. "Con este proyecto ganamos tiempo", señaló Ballesteros en alusión a la cita de 2016. La ciudad arrastra un déficit en infraestructuras de actividad cultural de 45 millones de euros, según un informe elaborado por el Ayuntamiento.

El edificio del Banco de España, de corte neoclásico y ubicado en el corazón de la ciudad, fue construido en 1929. Sus instalaciones suponen un soplo de aire para la deficiente red cultural de la ciudad con casi 3.000 metros cuadrados distribuidos en cuatro plantas. El Banco de España inició sus operaciones en Tarragona el 1 de marzo de 1878 en otro edificio y finalizó su actividad en 2003. Desde entonces se han sucedido las negociaciones entre Estado y Ayuntamiento para la cesión del inmueble que "han tardado demasiado en concretarse", ha admitido Ballesteros.

El acuerdo final contempla que el Ayuntamiento realice la permuta con el Banco de España de un solar municipal de mil metros cuadrados donde se instalarán los servicios de extranjería de la administración central. El Banco ha abierto hoy las puertas por primera vez en siete años para acoger el acto de cesión de las instalaciones. A la cita han acudido un centenar de representantes del turismo y el comercio de la ciudad para celebrar una cesión largamente anhelada. "Este será un punto de inflexión para Tarragona", confió Ballesteros.