Cuando varias personas que conviven tienen covid, ¿deben aislarse entre ellas?

El aislamiento debe ser individual, pero falta evidencia científica al respecto

Unos niños siguen una clase virtual desde casa, en Lima (Perú).
Unos niños siguen una clase virtual desde casa, en Lima (Perú).© Victor Idrogo / Iconica

Las recomendaciones son claras y siempre se habla de que el aislamiento ha de ser individual, pero faltan estudios basados en la evidencia que permitan contestar con rigor a esta pregunta. Lo ideal sería poder aislarse, ya que es probable que no todas las personas que convivan estén en el mismo punto del curso de la infección, y es posible que cada una de ellas tenga diferente cantidad de virus en un momento dado. Vamos a suponer que conviven dos personas con covid-19. La primera persona ha contagiado a la segunda y, por lo tanto, la primera tiene más virus que la segunda porque se ha infectado antes. Hasta que la última persona contagiada llegue a tener la misma cantidad de virus que el primer caso, y su sistema inmunológico haya comenzado a responder frente al virus a pleno rendimiento, pasará un tiempo. Hasta entonces, es importante no exponerse a la mayor carga viral que tiene la primera persona contagiada. Al aislarnos lo que conseguiríamos sería separar a aquellas personas que tienen más carga viral de las que tienen menos virus, sobre todo al principio de la infección hasta que se monte una buena respuesta inmune en ambas personas. Es decir, lo importante es que cada una de las personas contagiadas no vea acrecentada su carga viral por convivir con otros contagiados.

Además, tampoco podemos descartar que cada persona esté infectada con una variante diferente. Si un conviviente ha contagiado a los demás, entonces sí compartirán la misma variante. Pero si no ha sido así, y como en determinados momentos ha habido diferentes variantes del SARS-CoV-2 conviviendo entre nosotros, podría darse el caso de contagios con variantes distintas. Por eso también es importante que los infectados convivientes se aíslen unos de otros. Aunque hay pocos casos de coinfección con distintas variantes reportados por la complejidad que entraña la demostración formal en este tipo de estudios, en general las coinfecciones pueden agravar los síntomas, así que es mejor evitarlas. Siempre es preferible que tu cuerpo tenga la posibilidad de combatir primero a un virus y luego a otro, si son dos a la vez las cosas se pueden complicar.

Para aislarse lo más adecuado sería llevar mascarillas FFP2 y ventilar constantemente las habitaciones que se compartan. Si en la casa pueden usar un cuarto de baño cada uno, mejor. Por supuesto habría que evitar compartir platos, vasos, cubiertos, servilletas, etcétera. También es más seguro dormir en habitaciones diferentes. Evidentemente, estas consideraciones son especialmente importantes si alguno de los convivientes positivos es una persona vulnerable o no vacunada, en cuyo caso deberíamos hacer todo lo posible por mantenernos aislados para proteger a la persona vulnerable o con menos protección inmune. También habría que ser especialmente cuidadoso si alguna de las personas contagiadas muestra síntomas para no agravar su situación.

Pero hay casos en los que el aislamiento no es tan sencillo. Es clarísimo cuando las personas contagiadas tienen niños pequeños positivos también. En esa situación, hay que aceptar que el aislamiento no se va a poder cumplir de forma tan rigurosa como en el caso de los adultos, pero hay que recordar que los riesgos para los niños son menores y, por tanto, la única precaución que habría que observar sería de la de extender el periodo de aislamiento hasta que se cumpla el tiempo de cuarentena de la última persona que ha dado positivo. Tras el periodo indicado para esta última persona que ha dado positivo es bueno hacerse un test de antígenos para verificar que somos negativos y entonces retomar la actividad. Eso sí, siempre teniendo en cuenta que, si se siguen periodos de aislamiento cortos, el riesgo potencial de contagio permanece incluso en el caso de tener un test de antígenos negativo. En estos casos sería bueno restringir al máximo la interacción social y evitar, sobre todo, el contacto con personas vulnerables. Por último, remarcar que el aislamiento ha de ser estricto entre las personas con una prueba diagnóstica confirmada con covid y aquellas que solo hayan estado expuestas al virus, ya que es posible que estas últimas no lleguen a infectarse si no continúan exponiéndose al virus.

Nuria Izquierdo-Useros es doctora en biología, jefa del grupo de patógenos emergentes de IrsiCaixa.

Pregunta enviada vía email por María Isabel Marín

Coordinación y redacción: Victoria Toro

Nosotras respondemos es un consultorio científico semanal, patrocinado por la Fundación Dr. Antoni Esteve y el programa L’Oréal-Unesco ‘For Women in Science’, que contesta a las dudas de los lectores sobre ciencia y tecnología. Son científicas y tecnólogas, socias de AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas), las que responden a esas dudas. Envía tus preguntas a nosotrasrespondemos@gmail.com o por Twitter #nosotrasrespondemos.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS