Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Cabanyal de Valencia, entre los 10 barrios más ‘cool’ de Europa, según ‘The Guardian’

El periódico británico destaca el ambiente comopolita, su fusión con la cultura autóctona y cómo se salvó de la piqueta gracias a la lucha vecinal

Una de las calles del Cabanyal.
Una de las calles del Cabanyal.

El Cabanyal es uno de los barrios de moda de Valencia, a pesar de los problemas que sigue arrastrando. Esto demuestra el gran potencial de la antigua población pegada al mar cuya característica trama urbana el Ayuntamiento de Rita Barberá quería partir en dos con la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez. Ahora, el periódico británico The Guardian, una de las cabeceras de mayor audiencia e influencia en el mundo, acaba de publicar un reportaje elogioso del barrio que incluye entre los 10 más cool (guay, sería la traducción libre y coloquial más apropiada; fresco, la más literal) de Europa.

El artículo, titulado 10 of the coolest neighbourghoods in Europe, recomienda los distritos "menos turísticos" para "realmente meterse bajo la piel de las grandes ciudades europeas". El Cabanyal aparece junto a Järntorget/Långgatorna de Goteborg, el barrio universitario de Bruselas, Bonfin de Oporto, Neukölin de Berlín, Powiśle de Warsaw, Holešovice de Praga, Ostiense de Roma y Dorćol de Belgrado. Un denominador común en todos ellos es la presencia de nuevos comercios y espacios culturales regentados por gente joven o dirigidos a ellos.

La reseña del barrio valenciano la firma Nick Inman, quien explica que a principios de los 2000 "el consistorio de derechas del momento se la tenía jurada al Cabanyal" porque "quería construir una nueva avenida pija sobre las pintorescas calles y demoler 1.600 casas, muchas de ellas decoradas con originales cerámicas de art nouveau".  "Fue clasificado como una área de importancia cultural, pero el distrito estaba, no obstante, amenazado con expropiaciones forzosas y destrucción, hasta que las protestas de activistas locales finalmente bloquearon el plan en los tribunales", relata Inman.

"Pese a que hay un nuevo ambiente cosmopolita, la personalidad tradicional del barrio está siendo celebrada por los nuevos habitantes, y las nuevas tiendas y bares que están apareciendo suelen respetar y adaptarse a la arquitectura vernácula más que a reemplazarla", señala.

Remarca que es "pan comido" llegar en metro, y "agradable de explorar en bici". Entre los lugares que recomienda visitar, se encuentran las playas, los museos de la Semana Santa Marinera y el del Arroz, así como lugares como La Fábrica de Hielo, donde hay música en directo, o el Mercado del Cabanyal, un minimercado central, apunta. También destaca comercios como el Drac del Cabanyal, que "vende azulejos tradicionales y otras artesanías"; Hilos, Cuerdas y Redes, "una tienda tradicional que vende cuerdas náuticas y otros accesorios de navegación; o el gastrolibrería La Batisfera, "un hermoso lugar para buscar libros en español e inglés, y el bar tiene buenas opciones vegetarianas".

Como es habitual en este tipo de reportajes, el artículo resalta los puntos atractivos del barrio y el crecimiento de nuevos locales y comercios auspiciados por gente joven y obvia los puntos negros. La llamada zona cero de la prolongación, la que iba a ser arrasada por la piqueta, sigue con numerosas casas abandonadas, solares vacíos y problemas de convivencia por el trapicheo de droga. Es solo una parte de un barrio que respira vitalidad y un ambiente efervescente y cuyos vecinos piden soluciones ya a un Ayuntamiento gobernado por la izquierda (Compromís y PSPV-PSOE) que enterró definitivamente el plan de Barberá tras el rechazo de los tribunales, pero que funciona muchas veces con excesiva lentitud.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información