Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez Pilar de Lara cesa por orden del Poder Judicial

La magistrada es obligada a abandonar Instruccion 1 de Lugo y todas sus causas sin esperar al recurso de su abogado ni a la publicación de su cese en el BOE

Pilar de Lara, en una reciente conferencia en la Facultad de Derecho de Santiago.
Pilar de Lara, en una reciente conferencia en la Facultad de Derecho de Santiago.

Al mismo tiempo que el Consejo General del Poder Judicial celebraba un pleno en los juzgados de Pontevedra y sin que el cese haya aparecido publicado en el Boletín Oficial del Estado, como marca el reglamento. La juez que ha dirigido los más sonados casos anticorrupción en Galicia en los últimos 12 años, Pilar de Lara Cifuentes, ha sido destituida este jueves al mediodía y separada de la instrucción de sus macrocausas contra políticos y empresarios por el CGPJ, que no ha aguardado a resolver el lunes que viene el último recurso de reposición presentado por su abogado. Agustín Azparren, el propio letrado de la juez en el expediente disciplinario por supuestos "retrasos injustificados" y "desatencion" abierto contra ella por el gobierno de los magistrados, ha confirmado el cese, sorprendido, y lo ha relacionado con esa cumbre del CGPJ en Pontevedra.

Pilar de Lara (Cartagena, 1969) ha firmado el cese y ha recogido sus enseres del juzgado en el que ha permanecido desde 2007, en una carrera judicial que comenzó hace 22 años. En los últimos tiempos, adelantándose al momento en que se hiciese efectiva la sanción de siete meses y un día sin empleo y sueldo (lo que acarrea la pérdida de destino), la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Lugo se ha dedicado a adelantar al máximo sus investigaciones contra la corrupción que involucran a conocidos políticos, empresarios, funcionarios, agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y dueños de burdeles.

Esta misma semana notificó voluminosos autos, como uno de 514 folios relativo a la Operación Pokémon, la causa que removió las entrañas del poder político en Galicia y otras comunidades autónomas desde hace ocho años. En este escrito de ayer, el último notificado por la juez instructora desde su juzgado de Lugo, De Lara hila con detalle la supuesta trama de caza de contratas públicas de ayuntamientos en el que está investigado desde hace más de ocho años el grupo de empresas Vendex. La juez se opone en el auto a que la macrocausa sea despiezada salvo en los presuntos hechos perseguidos en Barberà del Vallès y Sant Llorenç des Cardassar, que se inhibirán a los partidos judiciales de Cerdanyola y Manacor, respectivamente.

Ahora De Lara dejará de ejercer como juez hasta agosto, y poco antes deberá empezar a concursar en busca de un nuevo destino, aunque aún colea el recurso que su abogado ha presentado ante el Tribunal Supremo, una instancia que probablemente no falle, o a favor o en contra, hasta dentro de un año. Por lo pronto, aunque ella había solicitado la suspensión cautelar de la sanción por falta "muy grave" hasta que el Supremo dictase una resolución definitiva, este mismo organismo le negó tal posibilidad el viernes pasado.

Con la vista puesta en su futuro, según personas cercanas a la magistrada Cataluña es uno de los territorios en los que ella ha mostrado más interés para volver a ejercer como juez. La causa está en que es el lugar donde actualmente se encuentra más desarrollada una de sus facetas como instructora: el Derecho Animal, con máster propio en la Universidad Autónoma de Barcelona. El año pasado, después de conocerse el castigo impuesto por la cúpula judicial, la hasta ahora titular del juzgado de Instrucción 1 de Lugo, que dictó la primera orden de alejamiento de España de una pareja respecto de su perra, fue invitada a impartir conferencias sobre la materia en Barcelona, Madrid, Valencia, Sevilla y Mallorca.

De Lara es solicitada por grupos animalistas y abogados especializados en casos de maltrato animal, y en octubre fue galardonada con el premio Excalibur durante el II Congreso Andaluz sobre Derechos de los Animales. Excalibur era el nombre del can que el Gobierno central decidió sacrificar, sin más opción, en 2014 como sospechoso de estar contagiado del virus del ébola porque era el animal de compañía de la enfermera Teresa Romero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >