Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid quiere el Hermitage que cuestiona Barcelona

El Puerto de Barcelona asegura: "Estamos analizando los informes con calma”

Hermitage Madrid
Una de las fachadas ondulantes del proyecto de Toyo Ito para el Hermitage de Barcelona.

El Ayuntamiento de Madrid intentará que la capital acoja una sede del Museo Hermitage de San Petersburgo, después de que Barcelona desestimara el proyecto previsto para instalarlo en el puerto de la ciudad. Fuentes del Área de Cultura, Turismo y Deporte confirmaron que su titular, Andrea Levy, “iniciará próximamente un diálogo con los representantes del museo” para evaluar el posible “encaje”. Este movimiento se produce menos de 15 días después de que la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, lanzara un órdago fallido sobre el Mobile World Congress, que se celebra en Barcelona desde 2005.

“Madrid está abierta a todas las sensibilidades artísticas y no va a vetar a nadie que desee presentar su proyecto en la capital”, añadieron las mismas fuentes, que aprovecharon para arremeter contra la gestión de Ada Colau. Así, “lamentan” que Barcelona no vaya a ser sede del Hermitage, ya que “era un buen proyecto para los vecinos de un área degradada como La Barceloneta, tras varios años de gobierno de la actual alcaldesa”.

El Ayuntamiento de Barcelona rechazó el lunes la ubicación de dicha sede en la Bocana Norte del puerto después de que cuatro informes encargados a expertos apuntaran a que no cumple los requisitos de movilidad, urbanísticos, económicos ni culturales que necesita un centro museístico en Barcelona, aunque sí expresó su disposición a que el proyecto sea “reformulado” y a buscar ubicaciones distintas. El Ayuntamiento, no obstante, barajó varias alternativas, como la parte baja del Paral·lel, cercana al World Trade Center; el Parque de la Barceloneta, en los terrenos de la antigua Gas Natural; las Tres Chimeneas en Sant Adrià o el final de la Rambla Prim.

“Sorprende que se diga que el proyecto no encajaba en el litoral o en su concepto de ciudad”, dijeron las fuentes del Área de Cultura del Ayuntamiento madrileño.

Díaz Ayuso, la presidenta de la comunidad, manifestó que el Ayuntamiento contará con el respaldo del Ejecutivo autonómico en sus contactos y que, si el alcalde José Luis Martínez-Almeida decide apostar por ello, puede contar con el respaldo de la Comunidad de Madrid, pues todos los proyectos, tanto nacionales como internacionales, que puedan recalar en la región son “buenos”, sobre todo si traen “cultura y turismo”.

Fachada orientada al mar del proeyecto de Toyo Ito para el Hermitage de Barcelona.
Fachada orientada al mar del proeyecto de Toyo Ito para el Hermitage de Barcelona.

Desde el Puerto de Barcelona aseguraron este martes que recibieron los cuatro informes este lunes, poco antes de que se presentaran a la prensa y que “los estamos analizando con calma”. El Puerto de Barcelona no solo ha mostrado su disposición al proyecto de museo calificando esta parcela del puerto como cultural, sino que el pasado noviembre su presidenta, Mercè Conesa, defendió su viabilidad durante una visita en Japón durante la cual visitó a Toyo Ito, el arquitecto encargado del proyecto.

En esa visita no estaba sola, la acompañó el consejero de Territorio de la Generalitat, Damià Calvet. La primera administración catalana siempre ha defendido la idoneidad de la llegada del museo ruso a la capital barcelonesa. En octubre de 2012 fue durante un viaje de Artur Mas cuando el consejero de Cultura Ferran Mascarell firmó un convenio para que el museo ruso viajara hasta Cataluña.

A mitad de diciembre, la actual consejera Mariàngela Vilallonga aseguró que el gobierno de la Generalitat “continúa considerando interesante” la instalación del Hermitage “ya que este equipamiento reforzaría la capitalidad de la ciudad y complementaría la oferta existente” en unas respuestas parlamentarias presentadas por el grupo parlamentario de Catalunya en Comú del mes de noviembre. Vilallonga matizó: “No está previsto que el Govern se haga corresponsable del coste del Hermitage en el caso de que este no sea un equipamiento autosuficiente económicamente, atendiendo que se trata de una iniciativa empresarial y privada”. Pero si está dispuesto a dar “todo el acompañamiento técnico necesario para implementar el proyecto”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >