Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Nuestra experiencia ayudó a iniciar muchos recintos feriales”

Ignacio Cabral es el consejero delegado de Marva, empresa colaboradora de Ifema que ha realizado una treintena de proyectos para Fitur

Ignacio Cabral, consejero delegado de Marva, empresa colaboradora de Ifema que ha realizado una treintena de proyectos para Fitur.
Ignacio Cabral, consejero delegado de Marva, empresa colaboradora de Ifema que ha realizado una treintena de proyectos para Fitur.

Ifema, el principal operador ferial de España, acaba de soplar las velas de su 40 cumpleaños. Cuando nació esta institución, Marva, una empresa dedicada a diseñar y montar estands, llevaba un cuarto de siglo operando. Trabajaba en ferias internacionales y en varias ciudades españolas, ya que la capital carecía de actividad de este tipo por un decreto aprobado en 1943. El actual consejero delegado, Ignacio Cabral (Madrid, 61 años), es hijo de la persona que fundó la compañía en 1954. El nombre fue un guiño a su mujer. Durante sus 65 años de vida ha resuelto más de 80.000 proyectos en 53 países. Convertida en el referente nacional del sector, está presente en siete ciudades españolas y emplea a 250 trabajadores, que aumentan según las necesidades. Marva es una de las empresas colaboradoras de Ifema, que estos días celebra Fitur, la feria internacional del turismo. El grupo ha realizado una treintena de sus expositores.

¿A qué os dedicáis?

Ofrecemos servicios integrales para diseñar, producir, montar y gestionar proyectos de promoción comercial y organización de eventos. Quizás lo más llamativo sea Fitur, pero estamos en muchas otras ferias, congresos y cumbres.

¿Y antes de Ifema?

Ya estábamos nosotros (risas). Participábamos en eventos independientes y en proyectos relacionados con el comercio y el turismo dentro y fuera de España. Nuestra experiencia ayudó a iniciar muchos recintos feriales españoles.

¿Cómo eran esas ferias internacionales?

Había de todo. He vivido algunos momentos de pánico. Recuerdo la primera guerra de Irak, en los años ochenta. Una bomba cayó a menos de 100 metros de donde montábamos. Había que terminar el trabajo porque, si no lo hacíamos, no cobrábamos. Aquello habría supuesto nuestra ruina. Luego salí del país en coche como pude. En esa época no había móviles ni tarjetas de crédito.

¿Qué es lo más gratificante de su profesión?

Responder satisfactoriamente a lo que nos solicitan los clientes y comprobar cómo empresas de otros países imitan nuestro trabajo.

Fue cocinero antes que fraile.

Mi padre creó la empresa y la familia siempre ha participado en mayor o menor medida. Somos siete hermanos. Joaquín y yo hemos adquirido mayor responsabilidad, pero Begoña y Lourdes también han participado activamente. De pequeño, los fines de semana teníamos que poner algunos clavos si queríamos nuestra paga.

¿Cómo se convierte una idea en realidad?

Hay un diseño previo. Analizamos concienzudamente las propuestas de nuestros clientes para que respondan a sus necesidades.

¿Cómo ha evolucionado el sector?

Ha habido un cambio radical en materiales, profesionales, conceptos y tiempos. Las nuevas tecnologías nos llevan a la inmediatez reduciendo costes, incrementado la calidad y utilizando materias primas de forma responsable.

¿Cómo se puede lograr la sostenibilidad?

Nosotros ya apostamos por ella desde hace años. Hemos implantado en nuestros centros de producción un protocolo de actuación que se basa en una iluminación de bajo consumo, la eliminación de residuos a través de una central de biomasa que genera energía para la calefacción y utilizamos materiales biodegradables.

¿Qué os diferencia de otras empresas?

Contamos con nuestros propios centros de producción. Eso nos posibilita ofrecer un servicio de 360 grados con recursos y personal propio en casi todos los campos.

¿De cuánto tiempo disponéis para montar?

Depende de la envergadura de la feria, pero menos del que nos gustaría. En general, varios días; siempre se va contrarreloj. En la Mobile World Congress disponemos de más de 25 días. Pero la tarea que precisa más tiempo es la de creación.

¿Habéis incumplido alguna vez?

Hemos ido muy justos a veces, pero siempre hemos cumplido los plazos.

¿Cómo surgió la posibilidad de la cumbre del clima?

Somos empresa oficial de Ifema. Cuando eligieron Madrid como sede de la COP25 supimos que haríamos alguna cosa. La dirección de la feria nos expuso el reto y nosotros aceptamos.

¿Recibisteis algún reconocimiento?

Sí, un responsable de Naciones Unidas nos escribió para felicitarnos. Estamos muy orgullosos.

¿Cuál es el evento más difícil de organizar?

Todos los eventos precisan un trabajo y nosotros no descansamos hasta alcanzar el objetivo.

¿Fitur es el buque insignia?

Es una de las ferias más relevantes, pero por nuestra implantación nacional, cada día asumimos más retos de gran envergadura. Y de forma simultánea.

¿Qué importancia tiene la creatividad?

La creatividad es el inicio de todo. Los proyectos deben ser imaginativos, pero también viables.

¿Hacia dónde camina el sector?

Eso es difícil de saber. Las nuevas tecnologías van a permitir la interrelación entre eventos con objetivos similares en diferentes espacios y tiempos, lo que hará más rentable la participación de las empresas porque permitirá que accedan más profesionales y consumidores.

Los números de Fitur

La Feria Internacional del Turismo e Ifema van de la mano. Del 22 al 26 de enero se celebra su 40 edición. Durante estas cuatro décadas, Fitur ha conocido un notable crecimiento. Si en 1981 participaron 1.500 empresas de 37 países y acudieron 3.000 visitantes, el año pasado la cifra de empresas alcanzó las 10.500 de 165 países y registró más de 253.000 participantes. En ese tiempo, España se han convertido en el segundo destino mundial. En 2019, enlazará su séptimo récord de visitantes, con más de 83 millones de llegadas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >