Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Mindfulness’ y marcha nórdica contra el dolor de espalda de las enfermeras

Un estudio del Hospital del Mar constata que una intervención multidisciplinar reduce hasta un 60% los problemas osteomusculares entre el personal

Personal sanitario en un quirófano del hospital del Mar
Personal sanitario en un quirófano del hospital del Mar

El Hospital del Mar ha empezado a poner coto al problema de salud más recurrente entre su personal de enfermería: los dolores osteomusculares. Investigadores del centro han puesto en marcha un estudio científico para intentar reducir los problemas de espalda entre los sanitarios. A través de una intervención multidisciplinar con mejoras en la infraestructura, técnicas de mindfulnes —ejercicios de meditación— y marcha nórdica, han logrado reducir estos problemas de salud hasta un 60%.

Los dolores osteomusculares son la principal piedra en el zapato del personal de enfermería de cualquier hospital. El peso que cargan en su trabajo, los carros de curas que tiran, todo pasa factura a su espalda. Estos problemas de salud se convierten en uno de los principales motivos de baja laboral. “Es el caballo de batalla de siempre”, apunta la doctora Consol Serra, jefa del servicio de Salud Laboral del hospital del Mar e investigadora principal del estudio.

Para combatir estas dolencias, los investigadores han puesto en marcha un proyecto en la que han reclutado a 250 auxiliares y enfermeras del Mar y el Parc Taulí de Sabadell de los servicios más castigados por estas dolencias, como las unidades de hospitalización, quirófano y unidades de cuidados intensivos (UCI). La idea era hacer una intervención sobre un grupo de trabajadores y mantener otra parte de los sanitarios como grupo de control para ver las diferencias.

Para empezar, los investigadores incorporaron técnicas de ergonomía participativa: los trabajadores explicaban cuáles eran las dificultades ergonómicas que se encontraban y aportaban potenciales soluciones para estos problemas. “Las camas eran un factor importante, o el tamaño de las habitaciones. Algunos cuartos son un poco reducidos, así que mejoramos el mobiliario para que tuviesen más movilidad”, explica Serra. A raíz de las respuestas de los sanitarios, el centro incorporó respaldos a los taburetes de la UCI y de los quirófanos, reubicó los estantes más altos y cambió zuecos e uniformes, entre otras medidas.

Lumbalgias y dolor cervical, lo más común

Los problemas osteomusculares son viejos conocidos del personal sanitario. Estas dolencias afectan al 83% del colectivo en España y es la causa de la mitad de las incapacidades temporales en Europa.

“Los trastornos musculoesqueléticos más comunes que detectamos son las lumbalgias, el dolor en la parte dorsal de la espalda, en los hombres y en las cervicales”, explica Consol Serra, ja de Salud Laboral del Hospital del Mar. La UCI, los quirófanos y las plantas de hospitalización son los servicios más castigados.

Atención personalizada


Dentro de la intervención, los investigadores incorporaron también un gestor de casos para hacer una atención personalizada, con entrevistas exhaustivas a los participantes para evaluar sus necesidad y hacer un seguimiento motivacional de cada caso. “El gestor de casos es una persona con empatía, que tiene técnicas para motivas a las personas para que solucionen sus problemas”, apunta Serra. Los dolores osteomusculares son multifactoriales y, además de los problemas de ergonomía, detrás de estas dolencias puede haber otros elementos como el estrés o la ansiedad.
Los investigadores también incidieron en la prevención de la salud, reforzando actividades saludables y ofreciendo información para mejorar los hábitos de vida. Por ejemplo, los participantes pudieron acceder a sesiones de mindfulness o a un curso de 12 semanas de marcha nórdica —caminar con el impulso de unos bastones parecidos al esquí—.

Los resultados del estudio, publicado en la revista científica Plos One, constataron la validez de este enfoque multidisciplinar para atender el dolor osteomuscular de lso sanitarios. “En las unidades donde intervinimos mejoró un 60% el dolor respecto al grupo de control”, concluye Serra. Los investigadores preparan ahora nuevas publicaciones para analizar todo el proceso y hacer una evaluación económica. La responsable de Salud Laboral ha confirmado que el número de bajas laborales por patología osteomuscular no registró cambios tras la intervención.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información