Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN i

Una propuesta para no volver al pasado

No hablamos de nuestro programa electoral, sino de acordar políticas con impacto presupuestario mínimo, asentadas sobre grandes consensos sociales y municipales

Las portavoces de Más Madrid, Rita Maestre (a la izquierda) y Marta Higueras
Las portavoces de Más Madrid, Rita Maestre (a la izquierda) y Marta Higueras

No es habitual que la primera fuerza política de la ciudad ofrezca facilitar la aprobación del Presupuesto para 2020, diseñado por dos partidos con los que compartimos poco políticamente. Dos fuerzas que se han apoyado en la ultraderecha para llegar al poder y que hicieron una oposición de tierra quemada en el mandato anterior. Sin embargo, eso es exactamente lo que Más Madrid ha hecho, proponer su apoyo a las cuentas municipales para que su aprobación no dependa de la extrema derecha, planteando unas medidas de mínimos que hemos transmitido por carta al alcalde, Martínez-Almeida.

Desde el principio, el Gobierno municipal la ha tildado de “poco sincera”, “cortina de humo” y “enmienda a la totalidad”, mostrando poco interés por negociar el contenido. En vez de explorar la posibilidad de garantizar la estabilidad de la política presupuestaria abriéndose a espacios más centrados, constatan que su prioridad es el acuerdo con la ultraderecha.

Pero el alcalde ha ido más allá respondiendo con otra carta, que no podemos calificar cuando menos como “delirante” y alejada de las formas y el fondo que se presuponen debe tener toda comunicación institucional. Es absolutamente impropia de cualquier alcalde.
Entre esas condiciones calificadas como “enmienda a la totalidad”, algunas ni siquiera tienen huella en el Presupuesto.

Por ejemplo, garantizar que no haya privatizaciones en este mandato; cumplir el acuerdo del Pleno sobre el fin de la incineración y el rechazo a nuevos vertidos en Valdemingómez; o un consenso como el de Chamartín para desarrollar la estrategia del Sureste.
También es casi nulo el impacto de la ampliación de Madrid Central a los barrios contiguos, un proyecto que ha demostrado su eficacia, demandada por los vecinos.

Otras requieren un esfuerzo mínimo, como el incremento inferior a cinco millones para luchar contra la violencia de género, cuando solo el aumento de la nueva estructura de Gobierno (asesores y directivos) supone 3,7 millones más de gasto anual.

Quizá la medida más cara sea el desarrollo de la M35, una infraestructura para autobús de alta capacidad, que conectaría la mayoría de distritos exteriores a la M30 y que rondaría los 80 millones. Un proyecto rescatado de la etapa de Ruiz-Gallardón y mejorado por nosotros, ya licitado en algunos tramos, y que podría financiarse con inversiones financieramente sostenibles, sin impacto en la regla de gasto.

Finalmente, planteamos la recuperación de las políticas de reequilibrio territorial, que sufren un recorte injustificado superior al 50 % y que cuestiona el consenso de todos los grupos en el Pacto por los distritos del Sur y del Este.

No hablamos de nuestro programa electoral, sino de acordar políticas con impacto presupuestario mínimo, asentadas sobre grandes consensos sociales y municipales que pueden hacer de Madrid una ciudad más moderna, más verde y más feminista, y que nos deben alejar de una oscura vuelta al pasado de mano de la ultraderecha.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información