ENTREVISTA | Laia Bonet, tenienta de alcalde de Agenda 2030 y Transición Digital

“El nuevo zoo no es un museo, tiene otra filosofía”

La tenientade alcalde cree que hay que aterrizar la Agenda 2030 con "medidas concretas"

La tercera tenienta de alcaldía de Barcelona, Laia Bonet.
La tercera tenienta de alcaldía de Barcelona, Laia Bonet.Massimiliano Minocri

La socialista Laia Bonet (Valls, 1972) es la tercera tenienta de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona. Una cartera que comprende áreas como la Agenda 2030 (la agenda de sostenibilidad económica, social y ambiental que se han marcado 193 países de Naciones Unidas), la Transición Digital o el Bienestar Animal.

Más información

Pregunta. ¿Qué ha hecho Barcelona para la Agenda 2030? ¿Tiene presupuesto?

Respuesta. La Agenda 2030 tiene 17 objetivos y áreas que en el Ayuntamiento tienen responsables. Desde esta tenencia de alcaldía debemos impulsarla en la ciudad, ayudar a cada área a hacer posible los objetivos. Estamos cerrando el presupuesto.

P. ¿Puede adelantar algún proyecto concreto?

R. Se trata de implicar a toda la organización de forma transversal, aterrizar los objetivos con medidas concretas a comienzos de 2020. El 65% de los objetivos de la agenda solo se pueden conseguir si los ayuntamientos se implican. Por respeto a las áreas, no podemos decidir nosotros cuál es el proyecto estrella.

P. Barcelona ha pasado por momentos difíciles. ¿Tiene miedo de que el Mobile World Congress se marche?

R. No, de ninguna manera. Ha habido momentos en el pasado en los que hemos sufrido, pero se está asentando que Barcelona es un buen punto para acoger eventos de esta envergadura. Hay una clara voluntad por parte del gobierno en reforzar el papel de Barcelona en todos estos eventos. Venimos del Smart City Expo y Barcelona es referente en el sector y ha habido un 20% de incremento de empresas y público.

P. ¿Cree que pararán las protestas? ¿Cómo ve la ciudad?

R. Espero que entremos en una cierta normalidad. Pese a la excepcionalidad del momento político, la ciudad funciona. Barcelona está acostumbrada a salir a la calle y convivir con la libertad de expresión. Vimos un sesgo de una minoría que para algunos fue desconocido, pero se ha sabido reconducir.

P. ¿Cómo puede influir o afectar en Barcelona un futuro gobierno entre el PSOE y los comunes y Podemos?

R. Desde Barcelona vemos el acuerdo con una sonrisa de oreja a oreja, porque no es otra cosa el acuerdo que tenemos desde julio en el Ayuntamiento. Estamos trabajando muy bien, hicimos un buen acuerdo en unas condiciones que ahora se están repitiendo para que sea un buen acuerdo en el Estado. Estamos trabajando muy bien en el gobierno. Es la mejor noticia que podemos dar a la ciudadanía en un momento en el que claramente desde otras instancias reina la improvisación, la parálisis o la inercia.

P. El PSC votó en contra de la modificación de la ordenanza de animales y ahora gobierna y se encarga del Zoo. ¿Cómo encara su futuro?

R. Empezamos el mandato con la ordenanza y el nuevo modelo aprobado por unanimidad. Son dos herramientas muy valiosas para un zoo que pasará a ser algo distinto: tiene que ser un referente en conservación, en investigación y conservación de la biodiversidad, en educación y en sensibilización. Y dentro y fuera de sus instalaciones, el Zoo trabaja en proyectos de investigación. El Zoo vivió unos años difíciles y yo me quito el sombrero ante la implicación de los trabajadores que se han sobrepuesto al escenario de debate. Estamos aquí para mirar adelante.

P. El Zoo pierde visitantes. ¿Cómo los recuperará?

R. El descenso nos debe hacer pensar, pero las dinámicas del antiguo zoo no pueden ser las del nuevo. El nuevo zoo no es un museo, tiene otra filosofía. Tenemos que pensar qué queremos que sean los nuevos visitantes, qué información vendrán a buscar. No vendrán solo a ver animales detrás de un cristal. Buscarán más información.

P. ¿Serán atractivas las especies para generar interés?

R. Entiendo la duda: llevamos puestas las gafas del antiguo zoo, pero tenemos que proporcionar a los visitantes la tarea de información, sensibilización y educación que hará que no venga a ver un museo. Si queremos que el zoo sea un museo ya hay suficientes pantallas que te lo muestran.

P. ¿Qué pasará con los delfines?

R. El zoo estará libre de delfines y se marcharán en los próximos meses. Se habrían ido en los últimos meses, pero no lo han hecho por razones de salud. Tienen que estar bien en otras instalaciones.

P. ¿Irán a Valencia?

R. Se han mirado varias opciones. No ha habido un debate responsable y no favoreceremos escenarios que dificulten el compromiso de que se marchen.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50