Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La derecha de misa y voto no falta a la cita con las urnas

¿Fatiga por la repetición de elecciones? El barrio conservador de Montecarmelo, en el norte de la capital, tuvo el récord de participación en abril y nadie dice estar cansado de votar

Elecciones generales España Ver fotogalería
Cola para votar este domingo por la mañana en el colegio Antonio Fontán, en Montecarmelo, que en abril tuvo el récord de participación en Madrid. Pincha sobre la imagen para ver todas las fotos de la jornada electoral.

El colegio con el récord de participación en Madrid en las elecciones generales de abril era de nuevo un hervidero de votantes este domingo al mediodía, la hora punta, cuando muchos feligreses salen de misa en tres iglesias cercanas. El Antonio Fontán es un centro escolar de Montecarmelo, en el norte de la capital, donde están censadas familias acomodadas de este barrio joven, creado la década pasada, pero también muchos mayores que han llegado en autobús desde residencias y militares del cercano cuartel del Goloso. [Elecciones generales en España: la última hora del 10-N]

Aquí la participación es tan alta que roza el pleno del censo, como en países donde multan a quien no vota. En las dos mesas de la sección 8-176 votaron en abril el 93% de los 1.719 censados. Casi ocho de cada diez de los que participaron, el 78%, apoyaron a uno de los tres partidos de derecha (Cs, PP y Vox).

ELECCIONES GENERALES 10N ampliar foto
Cola para votar en las elecciones generales.

El 93% de participación de esa sección censal supone 18 puntos más que la media nacional del 75.7 %. Son tantas las papeletas que el conteo en abril se retrasó hasta las dos de la mañana. Lo de Montecarmelo no es una excepción. El norte rico de Madrid vota mucho más que el sur pobre. En esta repetición electoral la abstención parece más decisiva que nunca.

Así votó la sección censal de Madrid con mayor participación el 28 de abril. La 8-176, en Montecarmelo, tuvo una abstención de solo el 7% de sus 1.719 votantes.
Así votó la sección censal de Madrid con mayor participación el 28 de abril. La 8-176, en Montecarmelo, tuvo una abstención de solo el 7% de sus 1.719 votantes.

Muchos en Montecarmelo llegaban este domingo en coche al colegio, porque así se desplaza la gente en este vecindario que parece una ciudad dormitorio de avenidas anchas y pisos grandes. Una veintena de vecinos hacía cola antes de que el colegio abriera las puertas, soportando los seis grados de temperatura. "Tenemos muchos niños pequeños y lo hacemos por ellos", decía Nuria Martínez, una doctora de 37 años, que llegó temprano porque tenía turno en el hospital La Paz. "Si vengo pronto voto en un periquete. Luego esto se masifica".

Poco después del mediodía salían del colegio Luis Andreu, trabajador de 41 años en un laboratorio farmacéutico, su esposa y sus tres pequeñas. Nunca han faltado a unas elecciones. "Hemos votado siempre. Es un derecho y una obligación", dice Andreu.

Su esposa, Begoña Echevarría, de 39 años y también trabajadora farmacéutica, resopla cuando se le pregunta si no siente algo de hastío. Admite el tedio pero repone: "Si no votas, luego no puedes quejarte".

elecciones generales ampliar foto
La jornada electoral en el colegio Antonio Fontán.

El cinturón ‘naranja’ de la capital

Montecarmelo será clave para saber si se derrumba el fortín de Ciudadanos en el norte de Madrid. Es parte del cinturón naranja, una serie de barrios del norte donde Ciudadanos se impuso el 28-A y que el PP o Vox aspiran a robarle ahora con el declive de esta formación en las encuestas.

El representante de Cs, César Martín, llegó una hora tarde y los apoderados de Vox y el PP ya especulaban con que la ausencia se debía a la crisis del partido. Esperaban con buen ánimo los resultados. Joaquín Torremocha, delegado del PP de 22 años, decía que habían hecho una campaña intensa en el barrio, con el foco en el voto católico. "Pusimos una mesa el otro día en la puerta de la parroquia y el cura nos la bendijo, pero no es de ningún partido", decía Torremocha señalando hacia la parroquia Santa María La Blanca.

Grupos de monjas llegaban al colegio en el Skoda Fabia gris de sor María Dolores. Sentada al volante durante una parada, le mostraba al periodista una de sus manos con la palma bien abierta: "¡Ya he hecho cinco viajes! Me queda uno más".

Las apoderadas del PSOE aspiraban a que su partido arañe unos pocos votos. "Esto es territorio hostil para nosotras", decía la abogada mercantil Cristina Pavón, de 44 años. "Es un barrio donde la gente no pide nada. Tenemos tres iglesias pero nos faltan un instituto, un centro de salud y una biblioteca", se lamenta.

Según ella vivir en este barrio ha reforzado sus convicciones porque la falta de servicios públicos les hace moverse. Su hija de 11 años, que va a un colegio concertado, también se siente una extraña. "El otro día me dice: 'Mamá, en mi clase son todos de Vox".

En Madrid, la jornada no había registrado a las 14.30 horas grandes incidentes. Los principales líderes políticos ya han votado, y tuiteado. Los números uno de cada formación también se la juegan en unos comicios en los que han invertido su prestigio en la movilización del votante. Los colegios están abiertos hasta las 20.00. Aquí puede seguir toda la información sobre las elecciones generales.

El resultado de Vox y otras cinco sorpresas posibles, según las encuestas del 10-N

La derecha de misa y voto no falta a la cita con las urnas

Análisis de Kiko Llaneras de las incógnitas de las elecciones: el auge del partido de Abascal (o su pinchazo), la resistencia de Ciudadanos y el ascenso imprevisto de la izquierda.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información