Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El puente de Tres Cantos será una pesadilla durante nueve meses

El Ministerio de Fomento ha tardado varias semanas en dar explicaciones, incluso ayer tampoco aclaró qué es lo que sucede con un puente relativamente moderno. Los técnicos recomiendan inutilizarlo

Cierre al tráfico del puente ubicado en el nudo que conecta la M-40 con la M-607 por deterioro con el paso del tiempo.
Cierre al tráfico del puente ubicado en el nudo que conecta la M-40 con la M-607 por deterioro con el paso del tiempo.

Los ciudadanos, algo más de 100.000 al día, que utilizan la denominada como carretera de Colmenar (la M-607) para entrar y salir de Madrid saben ya la pesadilla que les espera: el puente que enlaza esa carretera con la M-40, un viaducto estratégico para entrar en Madrid, estará nueve meses cerrado por obras. El Ministerio de Fomento ha tardado varias semanas en dar explicaciones, incluso ayer tampoco aclaró qué es lo que sucede con un puente relativamente moderno. Las obras tendrán un coste de 10 millones de euros (a los que hay que sumar los 5,6 de la actuación inicial).

Para aliviar los atascos se construirán dos incorporaciones directas a la M-40, una en la salida de Ventisquero de la Condesa y otra en el polígono industrial de Valverde, según confirmaron los alcaldes de las localidades afectadas tras reunirse ayer con el director general de Carreteras, Javier Herrero.

El puente de Tres Cantos será una pesadilla durante nueve meses

Las obras para remozar la estructura comenzaron el 22 de julio y su finalización estaba prevista para septiembre. Fomento había observado una deformación excesiva en el puente, pero durante las actuaciones se encontraron un imprevisto: los daños que sufría eran de mayor consideración a los esperados. El viaducto fue apuntalado y los expertos estudiaron las alternativas, entre ellas su demolición. “El estado es bastante delicado. Los técnicos recomiendan inutilizarlo. Es la solución más drástica pero la situación del puente la hace necesaria”, explicó Herrero. El director de Carreteras reconoció que en la decisión han primado las razones de seguridad porque el viaducto padece riesgo de derrumbe.

El plan de Fomento es ampliar la declaración de emergencia para acometer los nuevos trabajos de la forma más rápida posible. La medida debe ser aprobada por el Consejo de Ministros. Aunque aún no existe fecha, Herrero certifica que mientras se reconoce dicha excepcionalidad se desarrollarán las soluciones constructivas necesarias. “No tenemos cerrado el último informe, pero todo apunta a que habrá que sustituir el puente”, recalcó. Herrero cree que no se trata de una solución fácil porque, además de por la carretera de Colmenar, el viaducto se eleva sobre la M-40 y las vías de los trenes de cercanías y del AVE. El proyecto estará preparado en octubre y los técnicos consideran que el tráfico quedará restituido en un plazo de entre nueve y 10 meses.

Reunión con alcaldes

La zona se ha convertido en un auténtico punto negro porque, para acceder a la M-40, los conductores deben atravesar una serie de rotondas y semáforos. La otra incorporación directa, en el acceso del polígono industrial de Valverde, no estará disponible hasta dentro de dos meses.

Fomento mantuvo ayer una reunión con los alcaldes de las tres localidades más afectadas: Tres Cantos, San Agustín de Guadalix y Colmenar Viejo. Durante la reunión, el alcalde de Tres Cantos, Jesús Moreno (PP), apuntó la posibilidad de utilizar un carril del puente actual, exceptuando el tráfico pesado, mientras se construye otro en paralelo de estructura metálica. Pero el director general de Carreteras descartó la propuesta: la seguridad del puente no está garantizada y construir uno nuevo de acero u otros materiales similares no ahorra tiempo, pero encarece el mantenimiento. “Si esa solución estuviese acreditada la estudiaríamos. Mientras no sea así no podemos tomarla a consideración”, zanjó Herrero ante los medios de comunicación. La reunión en la sede de Fomento comenzó con retraso y se alargó durante hora y media, aunque Moreno, uno de los alcaldes que la había solicitado, la abandonó a la mitad. Se excusó en que no podía faltar a una ejecutiva de su partido, que le ha designado como nuevo secretario regional de Comunicación Municipal.

“Salgo contento”, declaró Jorge García (PP), alcalde de Colmenar Viejo y otro de los regidores que habían demandado el encuentro hace dos semanas. García reconoció que las propuestas realizadas por Fomento no van a solucionar los atascos, pero cree que la creación de dos incorporaciones directas facilitará la movilidad por una vía por la que circulan diariamente 100.000 vehículos. Una de ellas se construirá de inmediato en Ventisquero de la Condesa, una salida a diez kilómetros de distancia del puente. García reveló que habían propuesto a los técnicos del ministerio acometer varias modificaciones en esas incorporaciones para mejorar el tráfico.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información