MADRID EN MAPAS (V)

El riesgo de exclusión social lo marca el barrio

Nacer en una zona o en otra puede duplicar las posibilidades de quedarse al margen de la sociedad

El eje imaginario que separa Madrid no es recto. Pasa por debajo de la Casa de Campo, rodea el centro recorriendo la parte sur de la M-30 y se dirige hacia el este casi en línea recta hasta el aeropuerto. No es horizontal, pero es claramente identificable. La diferencia entre norte y sur de la capital se aprecia en la economía, en la sociedad, en la renta y hasta en la incidencia del calor que se pasa en verano.

Para cuantificar este divario, el Ayuntamiento elaboró, en la anterior legislatura, un único indicador, con la idea de poder resumir en un solo número gran parte de las desigualdades de la ciudad. Se llama índice de vulnerabilidad y mide "la potencialidad de que la población de un determinado espacio urbano sea afectada por alguna circunstancia adversa". Es decir, sirve para evaluar en cuáles de los 128 barrios de Madrid es más fácil que se produzcan situaciones de exclusión social. Una persona que nace en San Diego (Puente de Vallecas) tiene el doble de posibilidades de quedarse al margen de la sociedad que una que nace en Corralejos (Hortaleza).

San Diego no es el barrio más pobre de la capital -ni Corralejos el más rico. Pero el primero se encuentra en el distrito con el mayor porcentaje de personas dependientes y el segundo en la zona con menor número de familias perceptoras de una renta mínima. El nivel de personas con estudios básicos, la esperanza de vida o el valor catastral de las viviendas son otros indicadores que sirven para marcar la condición socioeconómica y las carencias de cada barrio.

Las distintas zonas de la ciudad se alejan, pero los distritos tienden a parecerse. El Centro cuenta con barrios agrupados en medio del ranquin de vulnerabilidad. Los que se encuentran en los distritos de Salamanca y Chamberí ocupan posiciones cercanas, en la parte alta de esta clasificación. Esta homogeneidad se repite al otro lado del listado, con los seis barrios de Puente de Vallecas en las últimas diez posiciones. Tetuán y San Blas son los únicos distritos al norte de la Gran Vía donde todos los barrios se encuentran en una situación de alta vulnerabilidad. También son los únicos en la zona septentrional de la capital donde el porcentaje de población inmigrante y la tasa de paro se encuentran por encima de la media.

Dibujar este indicador sobre un mapa permite no solo ver las diferencias norte-sur, sino también trazar fronteras. Salta a la vista la diferencia entre Numancia, el tercero más vulnerable, y Adelfas, de los más protegidos, separados solo por la Avenida de La Paz y por el doble de renta media (23.000 contra 44.000). Un confín parecido al que se produce más al norte, al llegar a la estación de Chamartín, entre los barrios de Almenara (Tetuán) y Castillas (Chamartín). Es justamente una de esas brechas que el recién aprobado proyecto Madrid Nuevo Norte quiere eliminar.

Esta mirada analítica a la situación de cada barrio nace del trabajo conjunto de investigadores de la Universidad Carlos III y de la Universidad Complutense -y no se queda en un mero informe. Se deberá actualizar cada año y debe ser la base, según el planteamiento del anterior Gobierno local, para distribuir de forma más adecuada los llamados Fondos de Reequilibrio Territorial, más de 70 millones de euros dedicados justamente a eliminar la ya histórica fractura económica y social que parte en dos la ciudad de Madrid.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50