Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las llaves veranean en comisaría

Las policías de varios municipios ponen en marcha los planes de vacaciones seguras para incrementar la vigilancia en el periodo estival

Miguel Ángel Fernández entrega las llaves de su casa a la agente María Jesús Romojaro.
Miguel Ángel Fernández entrega las llaves de su casa a la agente María Jesús Romojaro.

“Si no podemos confiar en la policía, ¿en quién lo vamos a hacer?”. Quien habla es Miguel Ángel Fernández, un vecino de Fuenlabrada de 56 años que ha utilizado por primera vez el programa “vacaciones tranquilas”. Este consiste en dejar una copia de las llaves de su vivienda a la Policía Local, de forma que, si hay una avería de agua o se comete un delito en ella, los agentes puedan acceder mientras él se encuentra fuera del municipio. Este servicio lo desarrollan bastantes cuerpos de la región de forma gratuita y garantizando la protección de las llaves.

Este servicio fue pionero en Alcorcón. Comenzó a funcionar hace unos 25 años, cuando se le ocurrió al entonces director de servicios de Seguridad, Rafael Moro. Un día de verano hubo que romper la puerta de una vivienda por la rotura de un grifo y la consiguiente inundación. El dueño estaba fuera y los bomberos tenían que acceder al interior para cortar la llave de paso del agua. “Pensé que se podía haber evitado el tirar la puerta abajo si hubiéramos tenido las llaves mientras estaba su propietario fuera de la localidad”, recuerda Rafael Moro. En la primera edición de este plan, se apuntaron unas 200 personas.

Pese a que los Ayuntamientos lo promocionan, lo que funciona para difundirlo es el boca a boca. Es el caso de Miguel Ángel Fernández, que se enteró gracias a que salió en bicicleta con un mando de la Policía Local de Fuenlabrada. “También me lo comentó una vecina que lleva varios años utilizándolo y que me dijo que funcionaba muy bien”, reconoce este vecino del barrio de Lorea y que estará 15 días en Peñíscola (Castellón). “Lo recomendaría a todo el mundo porque se garantiza la confianza y la confidencialidad. Además, pueden acceder a mi domicilio en caso de que se produzca algo raro”, añade.

La entrega de llaves se hace de forma muy segura y cumpliendo un protocolo, según explica el inspector y jefe accidental de la policía fuenlabreña, Javier Cebrián. El vecino o comerciante deja todos sus datos personales y la duración de las vacaciones. Tras abrirle una ficha, se meten las llaves en una pequeña bolsa que después se precinta para evitar cualquier manipulación. En caso de que se produzca algún incidente en la vivienda, se intentaría contactar con el afectado previamente. Eso, siempre que las circunstancias lo permitan y no exista una emergencia que obligue a actuar con rapidez.

Otra posibilidad es que, en lugar de dejar la copia de las llaves, dejen un contacto telefónico, telegráfico o a través de la Policía Nacional o la Guardia Civil en su lugar de vacaciones para comunicarles de manera directa cualquier suceso relevante. “Un hecho destacable es que, desde que pusimos en marcha el servicio en 2005, no se ha producido ningún robo en las viviendas de las personas que nos han dejado las llaves”, reconoce el inspector Cebrián.

El servicio también se ofrece en Semana Santa y Navidades. “Una vez nos vino un militar que se iba dos años de misión y nos pidió que le custodiáramos las llaves. No lo hicimos porque no está pensado para periodos tan prolongados”, explica el mando policial, que recuerda también alguna solicitud parecida para evitar la okupación de la vivienda.

Una de las personas encargadas de recoger las llaves es la agente María Jesús Romojaro, que se encarga de cumplimentar la ficha con los datos de los interesados: “Entre otras cosas, les preguntamos si tienen alarmas y dónde están los controles y las claves para poder desactivarlas”. La policía reconoce que la mayoría de las personas repite de una temporada a otra, aunque también hay muchos vecinos nuevos. “Sólo esta mañana, han venido cuatro que lo hacían por primera vez”, destaca Romojaro. La entrega se puede hacer de 7.30 a 22.00 en las oficinas del cuerpo.

Esta entrega de llaves a la policía se realiza en municipios como Rivas-Vaciamadrid, Humanes o Boadilla del Monte, entre otros muchos. En Las Rozas, por ejemplo, el servicio se prolonga hasta el 31 de septiembre y las llaves se pueden entregar en horario de mañana en la sede de la calle de José Echegaray, 10. El plan Vacaciones Seguras incluye además intensificar la vigilancia en horario nocturno y aumentar los controles de seguridad sobre vehículos y sus ocupantes.

Los ladrones también hacen su agosto

El periodo vacacional es el elegido por los ladrones para entrar en las viviendas que se encuentran vacías, ante la ausencia de sus moradores. Los asaltantes aprovechan también que faltan personas que podrían dar la voz de alarma, como los vecinos o los conocidos.

La mañana y el periodo de sobremesa, tras el almuerzo, son los elegidos para realizar estos robos, pese a lo que se pudiera pensar. En esas horas, un ruido puede pasar inadvertido y los conserjes no prestan servicio hasta la tarde. Otra modalidad consiste en los llamados murcigleros o ladrones nocturnos que escalan por las fachadas a través de las tuberías. Estos suelen llevarse objetos de poco peso, como relojes, carteras y teléfonos móviles, sin que los moradores de las viviendas se percaten de su presencia.

La policía difunde sencillos consejos como no difundir que uno se va de vacaciones, encargar que se retire la correspondencia de los buzones y no dejar objetos valiosos a la vista.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información