Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pompidou y CaixaForum, una alianza de museo

La entidad catalana acogerá seis exposiciones de fotografía, pintura, arquitectura y diseño con fondos del centro francés hasta el 2024

'La chica con la flor' (1967), de Marc Ribaud, formará parte de la muestra 'Cámara y ciudad'.
'La chica con la flor' (1967), de Marc Ribaud, formará parte de la muestra 'Cámara y ciudad'.

Son tiempos de franquicias y de competencia máxima para atraer visitantes en una oferta desbordada. Por ello no hay ya catálogo pequeño ni público despreciable. De esas coordenadas culturales no se libra el ámbito museístico. Y en ese contexto se enmarca la “alianza estratégica” que la Fundació La Caixa ha firmado con el Centro Pompidou de París --depositario de la colección más rica de arte moderno y contemporáneo de Europa y entre las tres más importantes del mundo-- y que permitirá a la entidad catalana coorganizar y acoger, hasta 2024, seis exposiciones de piezas escasamente o nunca vistas en España. Las muestras se podrán contemplar en los centros CaixaForum que la fundación cultural tiene en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Girona, Tarragona y Lleida, así como en el futuro CaixaForum de Valencia, previsto para 2021.

“El Pompidou es la contemporaneidad, ha abierto caminos al arte y a la cultura de la modernidad y eso son temas nuevos para nosotros”, asegura la directora general adjunta de la Fundació La Caixa, Elisa Durán, que ubicó el acuerdo presentado ayer en Barcelona junto a los que la institución mantiene vigentes con el Louvre, el British Museum y El Prado, que vendrían a cubrir los flancos artísticos más clásicos del catálogo expositivo. Los intereses del museo francés en la joint venture son otros y parecen pasar por explorar la habilidad de los centros de La Caixa por atraer con éxito un público más heterogéneo y por su fructífero programa educativo. “La misión del Pompidou es superar la paradoja de cómo hacer más popular un arte contemporáneo que trabaja con los miedos y ambiciones de la sociedad mientras sus obras son de las más alejadas del imaginario social; se trata de lograr que el diseño, la fotografía y la arquitectura lleguen al máximo de gente, pero nosotros no buscamos blockbusters sino exposiciones transversales y accesibles”, apuntó Serge Lasvignes, presidente del centro Pompidou.

Lasvignes lamentó que de los cerca de 3,5 millones de visitantes que tienen “sólo una ínfima parte sean trabajadores o de clases populares, algo que hemos intentado reorientar en nuestro centro de Metz, donde alcanzamos un 30% de esa tipología de visitantes; nuestra colaboración con La Caixa es una forma de intentar llegar a un público más amplio, aprovecharnos de su red y conocimiento, aprender cómo lo hacen”. “Nosotros queremos captar a gente que ni está ni se la espera en el mundo del arte y los museos”, define Durán.

Serge Lasvignes: “El futuro de los grandes museos es el mestizaje”

'La Torre Eiffel', (1926),de Robert Delaunay.
'La Torre Eiffel', (1926),de Robert Delaunay.

Sostiene el presidente del Centro Pompidou, Serge Lasvignes, que hay dos grandes tendencias en la estrategia museística: la que usan básicamente los grandes equipamientos anglosajones de hacer crecer sus sedes de manera gigantesca en la misma zona geográfica en la que están ubicadas o “descentralizándose en otros centros”, replicando estereotipos “llegando a una ciudad en plan madonna, hasta con los mimos restaurantes y los mismos precios”. Defiende que el modelo Pompidou es “original”: “Siempre encontramos un socio local y trabajamos con la cultura local; así en Málaga hemos hecho excepcionalmente un pequeño Pompidou, tiene nuestras características genéticas, pero en Bruselas nos hemos adaptado a esa especie de gigantesco garaje exhibiendo piezas y montando muestras con el espíritu del lugar”. Un tercer ejemplo estaría en su propuesta para Shanghái, donde “organizaremos exposiciones con la premisa del encuentro cultural entre Oriente y Occidente”. Y en esa línea, vaticinó: “El monocentrismo se ha acabado; el futuro de los grandes museos es combinar y cruzar culturas, es el mestizaje”.

Fotografía, arquitectura y diseño de los siglos XX y XXI, ámbitos donde el prestigio del Pompidou (con un fondo de más de 120.000 piezas) es más fuerte, serán las estrellas de una programación en la que el museo francés se encarga tanto del comisariado de las exposiciones como del préstamo de las obras que en ellas se exhiban. Las muestras son fruto de “trabajos totalmente originales” para el acuerdo con La Caixa, si bien no está previsto que se exhiban en el Pompidou o en sus centros filiales como los de Metz, Málaga (donde han renovado acuerdo por cinco años más) y Bruselas; en noviembre está previsto que se abra una delegación en Shanghái y no descartan otro en el área del sudeste asiático.

El acuerdo tiene efectos inmediatos ya que arrancará este mismo septiembre en Barcelona con una reflexión de cómo fotógrafos y cineastas han documentado los paisajes urbanos, desde la euforia de la metrópolis a la melancólica soledad que pueden destilar las urbes. Así, Cámara y ciudad. Escenarios de la modernidad, comisariada por el jefe del departamento de Fotografía del Pompidou, Florian Ebner, recogerá trabajos de, entre otros, Marc Riboud, Henri Cartier-Bresson, Diane Arbus y los españoles Manel Armengol, Luis Buñuel, Francesc Català Roca y Carlos Pérez de Rozas. Esa presencia de artistas locales en las distintas muestras es uno de los objetivos del equipo museístico de La Caixa. La fotografía, si bien no como fiel documento de la realidad sino como fuente experimental artística, protagonizará una segunda macromuestra, ya para 2023, Experimentar la fotografía, con nombres como los de Man Ray, Lucien Hervé, Berenice Abbott y Yuki Onodera.

“Ningún presidente de jurado razonable hubiera otorgado el premio a ese proyecto loco que propusieron Renzo Piano y Richard Rogers para el que sería el Centro Pompidou”, apunta Lasvignes para definir al inclasificable Jean Prouvé (1901-1984), herrero de oficio que, sin ser ni arquitecto ni artista, dejó huella indeleble en el ámbito arquitectónico, el diseño de muebles… Él será el epicentro de otra de las muestras, que se estrenará en CaixaForum Madrid el año próximo.

Cómo los artistas contemporáneos se inspiran en las formas naturales da sentido a La forma segueix la natura. El bioformisme, diálogo “bastante inexplorado” y multidisciplinar (pintura, escultura, diseño, cine…) y que, desde el surrealismo hasta hoy, permitirá contemplar obras de Picasso, Matisse, Kandinsky, Calder y Miró. Para 2023 regresarán a Barcelona, donde ya expusieron en 1914 en la mítica Sala Dalmau, la pareja de artistas Sonia y Robert Delaunay. Una última muestra, aún por concretar, sobre las colecciones que el Pompidou atesora del diseño de los años 70 y 80, podrá verse en los CaixaForum de Lleida, Girona y Tarragona.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >