Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat compra los terrenos de BCNWorld pese a las dudas sobre el proyecto

El 'Govern' pasa de ser un simple intermediario a desembolsar más de 100 millones de euros

Terrenos donde está proyectada la construcción del Hard Rock Entertainment World.
Terrenos donde está proyectada la construcción del Hard Rock Entertainment World.

Los imprevistos se adueñan del proyecto BCNWorld. Tras acumular tantas promesas como retrasos, el macrocomplejo de turismo y apuestas de la Costa Daurada queda a expensas del dinero de la Generalitat. El Govern ejecutará la acción de compra sobre los terrenos propiedad de La Caixa, una operación que se arrastra desde tiempos de Artur Mas y, por lo pronto, implica un adelanto de dinero público de 120 millones de euros. Con esto se trata de garantizar que Hard Rock ejecute el plan que prometió hace dos años y que está encallado.

Damià Calvet es la persona que mejor conoce la evolución del proyecto BCNWorld. El consejero de Territorio repite que este es un asunto que cabe tratar “con discreción” y tanto él como sus personas de confianza en la consejería son herméticos a la hora de facilitar datos relativos a este asunto. Sin embargo, este miércoles en sede parlamentaria, Calvet tuvo que admitir que la Generalitat tendrá que ejercer finalmente la opción de compra de los terrenos, propiedad de La Caixa, donde se debe construir el megacomplejo de ocio y casinos.

La revelación añade más incertidumbre a un proyecto que acumula demoras y rectificaciones y que no tiene fecha de culminación. La aceptación, por parte del Govern, de un compromiso que oscila entre los 110 y los 120 millones de euros trastoca la concepción inicial del plan, donde la Generalitat se presentaba como simple intermediario imprescindible de la operación, pero sin necesidad de tener que implicar dinero público en un proyecto que genera dudas y escepticismo.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha salido este miércoles al paso asegurando durante la sesión de control que “el coste lo asumirá Hard Rock” y que el macrocomplejo no costará “ni un euro público”. Y retó a la CUP y a los comunes, que le interpelaron sobre el tema, a que pregunten en el territorio sobre si quieren o no el proyecto. “Son 12.000 puestos de trabajo. ¿Usted no cree que el Camp de Tarragona no se merece esta oportunidad?”, le preguntó Torra a Jessica Albiach (comunes).

El plazo de las obras, congelado

Según los planes, el Hard Rock Entertainment World dispondrá de un área destinada al juego que ocupará 7.595 metros cuadrados y dos hoteles. Además, habrá un espacio comercial y de ocio. En mayo de 2018, el Departamento de Territorio relataba que, para la ejecución de las obras, Hard Rock tendría un plazo de tres años. El tiempo empezará a correr cuando se conceda la licencia de obras, aún por redactar.

Cuando en julio de 2017 Hard Rock se comprometió a realizar una inversión de 2.000 millones de euros en su megacomplejo turístico dedicado al ocio y a las apuestas al lado de Port Aventura, el entonces presidente del Centro Recreativo y Turístico (CRT) de Vila-seca y Salou, Lluís Salvadó, explicó que en noviembre de ese 2017 se habría terminado el proceso administrativo. En pleno clima de optimismo por el acuerdo alcanzado con la multinacional Hard Rock, se fijaba para principios de 2018 el inicio de las obras de construcción.

Sin embargo, el expediente sigue enredado en trámites administrativos. La parálisis ha sido la nota dominante en todo lo que rodea a la ejecución de BCNWorld. La novedad radica, ahora, en cómo se gestiona la opción de compra sobre los terrenos. La Caixa no había tenido problema en prorrogar reiteradamente la opción, una maniobra que le servía al Incasòl para ahorrarse comprometer una suma millonaria. El escenario ha cambiado.

El Departamento de Territorio minimiza los efectos de la revelación del consejero Calvet y asegura que la adquisición de los terrenos de La Caixa no supone “ninguna alteración” del plan inicial. Se afirma que el Incasòl siempre se atribuyó la posición de intermediario entre la parte vendedora y el promotor del proyecto, Hard Rock.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >