Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Speak Low: la súper banda golpea de nuevo

Tras cuatro años de silencio, se reúnen en el Café Central para ofrecer cuatro noches de

música en directo

Los integrantes de Speak Low, en los locales Madreams antes de un ensayo.
Los integrantes de Speak Low, en los locales Madreams antes de un ensayo.

Quienes mantienen su grupo de amigos desde hace un puñado de años saben que al juntarse siempre suceden tres cosas: reír, vacilarse y terminarse las frases los unos a los otros. Esto es, precisamente, lo que pasa con Speak Low: una de las bandas de soul ‘organero’ que desde este jueves y hasta el domingo ofrecerá cuatro noches de música en directo en el Café Central. El objetivo: recordar al público por qué son una de las bandas de culto de esta ciudad y del país.

Formados en 2002, han vuelto a las andadas para repasar su repertorio de siempre, presentar temas inéditos y regalar al público alguna que otra versión exquisita. Para la ocasión, Martín García (saxo), Antonio Pax (batería), Julián Maeso (voz y órgano), Josué García (trompeta) y José Funko (guitarra) se han reunido en Madreams, locales de ensayo ubicados en Carabanchel. Barrio que, en los últimos tiempos, se ha ganado el apodo de ‘el Brooklyn español’ por haberse convertido en el lugar donde infinidad de artistas ubican sus estudios y sus viviendas. Solo falta David ‘El Indio’ (ahora en Vetusta Morla) quien, en esta ocasión y por problemas de agenda, no ha podido sumarse a la cita.

En estos cuatro años a sus integrantes les han pasado cosas. Martín García y José Funko, fundaron Aurora & The Betrayers; Maeso, ha emprendido su carrera en solitario. Josué García –hermano de Martín– montó la escuela La Caja de Música (la más grande de Toledo) y Pax estableció su residencia en Estados Unidos.

Sobre los motivos que les llevaron a parar, Pax se apresura a explicar que “no fue algo intencionado. Nos ha venido bien para airear. El motivo por el que dejamos de tocar juntos era porque estábamos tocando con otra gente: Amparanoia, The Sunday Drivers, M Clan, Muchachito Bombo Infierno, Vetusta Morla… Era imposible cuadrar agendas”.

¿Y por qué volver a juntarse ahora? ¿Por qué en 2019? Aseguran que siempre hay alguien que les rescata. Se juntaron en 2012 para abrir el concierto de Lucky Peterson; en otra ocasión fue César Merino, del festival Imagina Funk (Torres, Jaén), quien les llamó y esta vez ha sido David Elejalde (uno de los programadores del Central) el responsable de su reunión.

Al hacer memoria, actividad que con estos cinco seres humanos casi parece un deporte de riesgo, las anécdotas afloran y provocan risa. “El día del concierto de Lucky Peterson, Borja Torres [mitad del sello Lovemonk] venía al concierto a traer copias de un single que habíamos grabado hacía poco y se le cayeron de la moto. ¡Todos los discos que traía tirados por la M30!”, recuerda Martín García. Y claro, la carcajada de los allí presentes rememorando el episodio es inminente. Algo a lo que Pax añade: “Ya me acuerdo de aquello. Eso es muy Speak Low”.

El oficio de músico

Con solo dos discos editados y una cantidad obscena de bolos a sus espaldas –alguno de ellos lleva casi 30 años de carrera– estos cinco hombres prefieren tomarse la vida con humor. No son los típicos tipos vinagre que entre trago y trago de cerveza ponen a caer de un burro todo lo que no les parece bien, pero sí que mantienen un pensamiento crítico hacia un par de temas: los talent shows y el tratamiento de la radio pública española a la música. Maeso, vehemente, lo explica: “Los talent shows han impuesto un concepto de competitividad y han desviado la atención de la música. La música es aprender, tocar, disfrutar. No es competir por ver quien pega el grito más largo para que alguien le dé la vuelta a la silla”.

Una reflexión que Funko completa: “Donde nosotros hemos aprendido es en un circuito de profesionalización. Hay mucha gente que no ha pasado por eso, no son músicos de batalla. Quizá ellos tienen vocación de ser artistas, no de ser músicos”. Y que Josué García matiza: “Cada músico toma su dirección. No se es más profesional por escoger un camino u otro. He tocado con gente que no me molaba nada pero al final tienes que sacar a tu familia adelante”.

A propósito de la profesión de músico y de por qué el oficio sigue vivo a pesar de las vicisitudes Martín García –dueño del sello 7 Pulgadas Records, junto con Funko y Víctor Frutos, y uno de los productores más interesantes (y desconocidos) del país– desvela lo que para él es el secreto de la profesión: “Yo siempre digo que es un 50% de pasión y un 50% de inconsciencia absoluta. Porque si lo piensas, realmente, no lo haces. Quizá esto es lo bueno de la contracultura: siempre tienes tan poca expectativa que haces lo que te da la gana”.

La charla con Speak Low se abrocha con la noche ya bien entrada en Carabanchel y una reflexión de Pax: “La escena musical son tres cosas: bandas, público y salas. Es un ecosistema muy frágil. Nosotros no estamos buscando llegar a más gente. Hay público suficiente para todos. La música underground en España ha gozado de muy buena salud y eso es a lo que habría que volver”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información