Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Poblet remodela su museo para adaptarlo al siglo XXI

El monasterio actualiza la museografía, dobla el espacio y expone 200 nuevas obras

Las autoridades durante la inauguración de las nuevas salas del museo de Poblet.
Las autoridades durante la inauguración de las nuevas salas del museo de Poblet.

El monasterio tarraconense de Poblet ha entrado en el siglo XXI un poco tarde, pero ha entrado. Desde ayer cuenta con un renovado y moderno museo que, aparte de doblar el espacio, renueva la museografía e incluye casi dos centenares de obras que no se habían visto nunca. Además, ayer también abrió sus puertas un nuevo centro de visitantes en el que se han incorporado un espacio audiovisual interactivo que cuenta la compleja y larga historia de este monasterio declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1991, así como de la orden del Cister que lo fundó alrededor del año 1150 estableciendo la regla de San Benet.

El audiovisual permite, además, entrar (a vista de dron) en zonas vedadas al público por pertenecer a la clausura de la comunidad. La inauguración contó con la presencia del abad Octavi Vilà y de las autoridades implicadas en la reforma: la Diputación de Tarragona (1,3 millones de euros desde 2013), el Departamento de Cultura, y por eso se trasladó hasta allí la consejera Mariàngela Vilallonga; la Obra social de La Caixa (que ha aportado 450.000 euros), la Diputación de Barcelona y el Ayuntamiento de Vimbodí, donde está el monasterio que ha empleado aquí los recursos que le corresponden provenientes de la tasa turística.

La 'Piedad' de Perin del Vaga, del monasterio de Poblet.
La 'Piedad' de Perin del Vaga, del monasterio de Poblet.

El nuevo museo dobla espacio y piezas expuestas, pasando de las 200 a las 450 totales por lo que se ha tenido que realizar una gran labor de restauración y puesta a punto de este patrimonio; un trabajo que ha corrido a cargo, sobre todo, de la Diputación de Tarragona (115 obras). A la salas del Palau Reial se han incorporado nuevas salas, las del Abad Copons y las del Abad Mengucho, dos espacios que tienen un gran protagonismo arquitectónico ya que, según Damià Amorós, responsable del museo, “la primera pieza del museo es el propio edificio”.

Entre las piezas que se pueden admirar está el San Sebastián de Damià Forment (realizada en el siglo XVI en alabastro), que procede del retablo mayor de la iglesia y es uno de los máximos exponentes de la escultura catalana del Renacimiento. También se expone el recientemente atribuido calvario de Joan de Joanes, el Cristo de marfil donado a Poblet por Pere Antoni d’Aragó, virrey de Nápoles, el vaso de cristal, antigua lipsanoteca del siglo XIV y una Piedad o Lamentación sobre Cristo muerto del también pintor renacentista Perino o Perin del Vaga, que ha sido atribuida gracias al reciente trabajo de la profesora italiana Patrizia Tosini de la Universitat de Cassino; una obra muy vinculada con otra del museo Estatal del Hermitage de San Petersburgo. Los dos nuevos espacios abrirán al público el fin de semana del 22 y 23 de junio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >