Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda se rompe en Madrid con el primer golpe de la legislatura

Errejón culpa al PSOE de falta de generosidad en la votación de la Mesa y Serra acusa a ambos de incumplir su acuerdo

En foto: Los diputados de la Asamblea de Madrid de la XI legislatura. En vídeo: declaraciones de Isabel Serra, candidata de podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid. EL PAÍS | VÍDEO: EFE

Primer acto de Vox en la Asamblea de Madrid. Así anunció este martes el diputado del partido de ultraderecha Jaime de Berenguer lo que hicieron al llegar al despacho del vicepresidente tercero que antes ocupaba Podemos y que tras la votación de la Mesa, será del partido de Santiago Abascal. En un vídeo, mostró cómo cambiaban un cuadro en la oficina. De una lámina en la que se leía, sobre un interrogante rojo, “todos somos iguales ante la ley”, a un retrato del rey Felipe VI. Ese gesto resumió bien parte del resultado de la jornada de ayer martes: Vox consiguió un puesto en la mesa mientras que Más Madrid, con más votos, se quedó sin asiento en el órgano rector de la Cámara. Unidas Podemos también se quedó fuera, aunque sus posibilidades de entrar eran mínimas. La izquierda se lanzó reproches tras la sesión.

A Íñigo Errejón, que anunció que Más Madrid recurrirá ante el Tribunal Constitucional el pacto de la Mesa por ”atentar” contra la proporcionalidad de la Cámara, no le sorprendió tanto el rodillo de la derecha —se hizo con cinco de los siete puestos— como la “falta de generosidad” del PSOE, que lamentó.

“En previsión de que esto pudiera suceder, de que quisieran cometer esta estafa democrática, le pedimos al Partido Socialista un poco de generosidad para que aseguraran una Mesa plural y más presencia del bloque progresista”, manifestó el dirigente de Más Madrid ante la prensa. “El Partido Socialista dijo que no”, lamentó.

Errejón y Ángel Gabilondo, del PSOE, crearon el pasado viernes una mesa técnica para unir fuerzas de cara a la negociación que culminó este martes. La buena sintonía que mostraron aquel día desapareció tras la votación.

El candidato socialista aseguró que su grupo parlamentario ha cedido tres votos al de Más Madrid al decidir las vicepresidencias “con idea de que pudiera tener una mayoría y lograr, por un lado, responder a su generosidad votando la presidencia y, por otro, frenar la presencia de Vox en la vicepresidencia”. “A ver si al final va a tener la culpa el Partido Socialista”, ironizó Gabilondo sobre la composición del órgano de gobierno de la Cámara regional. Fueron PP, Cs y Vox quienes “forzaron” la situación, insistió. “No se distraigan, estos son los que han procurado y han logrado que no esté Más Madrid en la Mesa”, continuó.

Después trató de zanjar el tema y aseguró que él no está para “enredar”. Tiene todavía, dijo, “una idea romántica de la política” por la que cree que a los ciudadanos estas cosas no le interesan.

A Isabel Serra sí le interesaba. La representante del tercer partido a la izquierda del tablero acusó a los socialistas y a Más Madrid de incumplir un pacto que, según ella, habían sellado los tres partidos: votar al PSOE para la presidencia y la segunda votación, después a Más Madrid y en la cuarta votación a Unidas Podemos. “Nosotros hemos cumplido el acuerdo al que habíamos llegado con las fuerzas progresistas”, aseguró Serra, y afeó a los socialistas y a Más Madrid que no respondiesen como se habían comprometido.

Así se decidió la votación de la Mesa

Aunque PP, Cs y Vox llegaron a la Asamblea sin haber alcanzado un pacto formal, sabían perfectamente cómo combinarse para dominar la Mesa de la Cámara. Como consecuencia, la derecha dispondrá de 5 votos en el organismo (2 del PP, 2 de Cs y 1 de Vox) por dos de la izquierda (ambos del PSOE). Así se decidió todo.

Presidencia. Juan Trinidad, diputado de Ciudadanos, logró 68 votos. Al alcanzar la mayoría absoluta, se impuso a la candidata socialista, Pilar Llop. Eso implica que todos los diputados de PP, Cs y Vox votaron al mismo candidato.

Las tres vicepresidencias. Para que Cs pueda mantener que no ha apoyado a Vox, los partidos de derechas orquestaron una complicada estrategia. El PP obtuvo la vicepresidencia primera gracias a los 26 votos de Cs y 9 suyos. Eso le permitió garantizar la vicepresidencia tercera para Vox, que apoyaron los 12 representantes de Monasterio y 21 de Isabel Díaz Ayuso. En medio, el PSOE solo logró la vicepresidencia segunda por una táctica a medio camino entre el error y el intento de sorpresa. Solo 34 de los 37 diputados socialistas apoyaron a su aspirante. Los tres restantes votaron a favor del candidato de Más Madrid. ¿La razón? Que aspiraban a forzar un empate a 30 votos entre el candidato de Vox y el de Más Madrid para que la extrema derecha se quedara sin el puesto —que el partido de Íñigo Errejón tuviera más votos en las elecciones hubiera inclinado la balanza—.

Las tres secretarías. PP, Cs y PSOE se repartieron los puestos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información