Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘procés’ desbanca a Colau en Nou Barris

La apuesta decidida del PSC contra la independencia ha llevado a los socialistas a volver a ser la fuerza más votada en uno de los distritos más populares de Barcelona

Un cartel electoral de Maragall en Nou Barris.
Un cartel electoral de Maragall en Nou Barris.

A media tarde del domingo electoral, corrían por redes sociales mensajes de gente vinculada a los Comunes pidiendo a la gente que fuera a votar: “Los barrios ricos se han movilizado, hay que ir a votar en Nou Barris, en Sant Andreu, en Sant Martí. ¡Puede ir de unos pocos votos!” La cosa fue, efectivamente, de unos pocos votos, pero el problema no era solo la participación. En Nou Barris, donde en las anteriores elecciones municipales los Comunes arrebataron la hegemonía al PSC, los socialistas volvieron a ganar el 26-M. Colau ha pasado del 33% de los votos que logró en el distrito en 2015 a un 23%. Los socialistas consiguieron este domingo el 28% de los votos.

“Yo, que siempre había votado a los socialistas, voté a Colau la otra vez pero ayer [por el domingo] volví a votar al PSC porque la corriente de la izquierda está ahora en toda España con el PSOE y hay que estar unidos”, dice Pedro, vecino del barrio de Porta, de 60 años.

Cuando ganó Colau, la gente pensó que el mundo cambiaría de golpe y ahora, cuatro años después ha visto que todo era más difícil”, sostiene Albert Recio, de la Coordinadora d’Entitats de Nou Barris. “Ha habido cierto desencanto que ha llevado a una cierta fluctuación de votos entre socialistas y comunes, algo que ha pasado siempre en Barcelona”.

“Colau, además, se ha metido en un berenjenal con todo el tema del procés”, comenta Josep, “socialista de toda la vida”. “Sé que no lo apoya, pero no ha sido clara. Esto es un barrio de izquierdas, obrero, de trabajadores, y muchos de los que no quieren la independencia han optado por el PSC”.

Paula i Joana, casi adolescentes, han votado a la CUP pero les sabe mal que la derrota de los Comunes haya sido por no condenar decididamente el independentismo: “A mí no me disgusta Colau”, admite Joana, “es de izquierdas de verdad y en el tema del procés no se ha definido mucho, ¿no? Está como en el limbo. Seguro que mucha gente progresista de aquí ha votado al PSC por eso. Los de izquierdas independentistas habrán votado a ERC” [Maragall ha logrado el 16% de los votos en Nou Barris, tercera fuerza].

Encarnación está contenta con los resultados a pesar de ser de derechas. “Yo votaba al PP, pero lo de la corrupción me desencantó y ayer [por el domingo] voté a Ciudadanos, a Valls”, cuenta. “Pero Colau no ha ganado en Nou Barris porque hay zonas, aquí, detrás del Ayuntamiento, por las que da miedo pasar de noche”. La inseguridad, una de las banderas esgrimidas por la oposición, aparece también aquí.

El Bar Jordi, en el paseo Urrutia, había sido sede del PSOE en Nou Barris. En sus paredes, fotos de Pasqual Maragall, Felipe González… un feudo histórico. Ya no. Cambió de dueños y de clientela. Ahora destaca una pequeña cabeza de toro entre una senyera y una bandera española pero nadie habla de política. No hay resaca electoral. Más bien, indiferencia. “Mira, yo al final no fui a votar porque por la mañana no pude y por la tarde había quedado”, comenta el dependiente de un quiosco donde este lunes nadie, asegura, ha comentado nada de la jornada electoral. “Yo creo que tanto da, creo que no va a haber tanto cambio como dicen. Con unos o con otros estaremos igual”. Indiferencia, pasotismo... Una chica joven pasea cerca de la Plaça de la República. Se para, atiende, pero... “Ah, de política yo paso. No me interesa nada”. Y se va. Con indiferencia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información