Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda arriesga ciudades clave de la región con su división

El registro de las listas electorales certifica una fragmentación municipal que puede favorecer a PP, Cs y Vox

El peligro de la división y la irrupción de Vox no han impulsado una tregua municipal en la guerra abierta entre Podemos, IU, Más Madrid, Anticapitalistas y Equo por ocupar el espacio a la izquierda del PSOE. Las fuerzas progresistas solo buscarán la unidad después de las elecciones de mayo, y para evitar que la derecha recupere ciudades clave como Madrid, Móstoles, Alcalá, Pinto o Coslada, en las que el PP ganó pero no gobernó en 2015. Las listas electorales, registradas ayer, reflejaron decenas de alianzas, pero todas fragmentarias y sin capacidad para decidir el resultado de los comicios por sí mismas.

Isabel Serra (Podemos) y Sol Sánchez (IU) presentan la alianza de los dos partidos para las elecciones a la Comunidad. Ampliar foto
Isabel Serra (Podemos) y Sol Sánchez (IU) presentan la alianza de los dos partidos para las elecciones a la Comunidad.

En 2015, el PP ganó en cuatro de las seis ciudades más pobladas de la región, pero no gobernó en ninguna: Madrid, Móstoles, Alcalá de Henares y Getafe. Cuatro años después, el auge de Ciudadanos y la irrupción de Vox alimentan las opciones de que la derecha recupere esos gobiernos. En paralelo, la izquierda llega a la cita de las elecciones de mayo más dividida que nunca: aunque PSOE, Podemos, Más Madrid, IU, Anticapitalistas y Equo garantizan su disposición a llegar a acuerdos poselectorales para evitar ejecutivos conservadores, su decisión de no alcanzar pactos preelectorales en las principales ciudades dificultará esa tarea.

Alberto Garzón cierra la lista de IU, Equo y Más Madrid en Rivas

Alberto Garzón, el coordinador federal de Izquierda Unida (IU) y candidato al Congreso por Málaga de la confluencia de Unidas Podemos, cerrará la lista de este partido en Rivas. “Lo vemos como una enorme contradicción”, lamenta una fuente con peso orgánico de su partido en Madrid, que piden el anonimato. ¿La razón? Que el simbólico apoyo del líder nacional le inscribe en una lista que también apoya Más Madrid, la plataforma de Íñigo Errejón, criticado por Garzón desde que abandonó Podemos.

“Lo de Más Madrid es un apoyo. La lista está conformada fundamentalmente por gente de IU, de Equo e independientes de los movimientos sociales de Rivas”, matiza Pedro del Cura, el alcalde de la localidad (IU), que ayer registró su candidatura bajo el nombre de IU Rivas-Equo-Más Madrid. “A Garzón le pedí que cerrara la lista, le dije que nos haría ilusión que en ese puesto simbólico estuviera él, y accedió”, añade. “Nadie se ha opuesto a los acuerdos con Más Madrid, se ha defendido que hubiera los acuerdos más amplios posibles. Alberto cierra la lista de su organización, que encabeza un candidato de IU... y que el coordinador apoye a su organización me parece saludable”.

En esa misma línea, el equipo de Alberto Garzón, inmerso ahora en la campaña electoral de las generales, recuerda que no hay representantes de Más Madrid en la lista. Y subraya que la inclusión del coordinador es un gesto simbólico y de apoyo que ha adquirido carácter de tradición.

Garzón ya cerró la lista electoral de IU en el pueblo riojano de Cenicero, donde nació. Luego, hace ocho años, repitió ese guiño en la lista de Rincón de la Victoria, en Málaga, donde vivió. Y ahora lo hace en Rivas, de donde es vecino.

"La situación final es muy asimétrica", lamenta Álvaro Aguilera, secretario general del Partido Comunista de Madrid y negociador de la alianza regional de IU con Podemos. "En la mayoría de los sitios grandes, incluso si hay acuerdo entre Izquierda Unida y Podemos, Más Madrid se suele presentar al margen", describe. "Puede ser peligroso, pero hasta que no llegue el 26M es imposible saberlo", añade. "En ocasiones, la división hace que nadie se quede en casa, y en otras hace que sea un desastre. Y es difícil ahora mismo juzgar si esto es un acierto o un desastre", continúa. "La mayor decepción es el Ayuntamiento de Madrid, el que no haya acuerdo porque una parte no haya querido presentarse [Podemos] y la otra haya rehuido un proceso democrático [Más Madrid, que empleó un formato de primarias con el que discrepa IU]. La mayor alegría son Fuenlabrada, Leganés o Alcorcón, los municipios del sur, en los que hay acuerdo y en IU vamos con Podemos".

"El problema es en Madrid capital", coincide Pablo Gómez, director de campaña y candidato autonómico de Más Madrid, que se presentará en una treintena de municipios. "Es posible que la candidatura de IU y Anticapitalistas de Carlos Sánchez Mato no llegue a la barrera electoral [5% de los votos emitidos] y esos votos no van a favorecer el gobierno progresista. Ahí puede haber un problema", añade. Y matiza: "La izquierda no llega ni más fuerte ni más débil por el hecho de que haya más fuerzas. La irrupción de Vox puede operar como un movilizador del voto de izquierdas, y no es incompatible con que haya diferentes opciones. Lo importante es que no haya ninguna que se quede por debajo de la barrera electoral".

Esas opiniones están sustentadas sobre datos que alertan sobre los peligros de la división en la capital. El bloque de los tres partidos de derechas —PP, Ciudadanos y Vox— sumaría el 56% de los votos, según una encuesta de Invymark para Telemadrid realizada con 400 entrevistas telefónica y un margen de error del 3,5%. No es un caso aislado. Los estrategas del PP cuentan con la división de la izquierda para que esa combinación de resultados les permita recuperar otros municipios madrileños: San Sebastián de los Reyes, Alcalá de Henares, Móstoles, Arganda del Rey, Pinto, Coslada o San Fernando de Henares.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Íñigo Errejón (@ierrejon) el

"En Alcalá yo analizo la división de manera positiva", discrepa Javier Rodríguez Palacios, el alcalde de la ciudad (PSOE). "Aquí IU y Podemos van juntos, representando una izquierda un tanto maximalista, porque no ha gobernado. Luego está Somos Alcalá, que ha gobernado con nosotros, formando un equipo coherente, como Compromís en la Comunidad Valenciana", añade. "Frente a eso, el peligro de que las tres derechas sumen 14 concejales es una cuestión compleja, porque tenemos la particularidad de España 2000, que ya está asentada y frenará a Vox, el PP está hundido y Ciudadanos juega a liderar la derecha", sigue. "Si nos preocupa la división de la derecha, porque le vemos un efecto multiplicador, no veo por qué no lo va a tener la de la izquierda".

"La oferta va a ser más diversa de lo que nos gustaría, sí", coincide Gabriel Ortega, que ha firmado un acuerdo electoral con la plataforma de Íñigo Errejón para encabezar la opción de Más Madrid Ganar Móstoles, donde se presentarán por su cuenta Podemos; IU y Anticapitalistas; y otras opciones locales de izquierdas. "Va a haber un porcentaje de votos que se corre el riesgo de que se pierdan, porque hay muchas papeletas", prosigue. "Lo que tiene que comprender eso tan amplio y abstracto que llamamos la izquierda es que la unidad, o se construye desde la diversidad, o no es posible", añade, apuntando a la necesidad de alcanzar acuerdos poselectorales. "En la Comunidad Valenciana, Podemos, Compromís y PSOE han hecho un modelo de gobierno de éxito. En Portugal el modelo es el mismo. Y otro ejemplo, más modesto, pero eficaz, es el de Móstoles".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Isa Serra (@isaserras) el

El PSOE presentará su propia lista en 178 municipios de la región, según detalla la oficina del secretario general regional, José Manuel Franco. Sin embargo, las formaciones que aspiran a ocupar el espacio electoral que dejen libre los socialistas no han logrado alcanzar un acuerdo conjunto en ningún municipio. Solo hay una excepción, pero con matices: Pozuelo de Alarcón, uno de las localidades más ricas de España.

Alianzas fragmentarias

Allí irán juntos represetantes de todas las formaciones, bajo el formato de una coalición electoral, pero sin la firma oficial de Podemos. Da igual que el candidato sea Unai Sanz, su secretario general en el municipio. Según fuentes de la candidatura, el partido de Pablo Iglesias no ha rubricado oficialmente el acuerdo para no coincidir con Más Madrid, la plataforma de Errejón. La gestora que dirige a Podemos en la Comunidad no aclaró ayer la situación en el municipio cuando se le pidió información al respecto.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Manuela Carmena (@manuelacarmenac) el

El resto de alianzas son fragmentarias. Así, IU y Anticapitalistas irán de la mano en más de 100 municipios, entre los que están Madrid, Móstoles, Getafe o Torrejón de Ardoz. Al tiempo, IU y Podemos reproducirán su alianza autonómica, alcanzada en el último segundo de plazo, en una treintena de localidades, como Alcalá de Henares, Leganés, Fuenlabrada o Parla. IU, Más Madrid y Equo solo coincidirán en Rivas y San Sebastián de los Reyes. Y Más Madrid —que en principio nació como un proyecto restringido a la capital y la Comunidad— luchará por la alcaldía en más de una veintena de municipios, optando en muchos de ellos por aliarse con marcas locales —como en Móstoles o Leganés—.

La falta de grandes acuerdos rodea de incógnitas el futuro de algunas de las ciudades más importantes de la Comunidad. Solo una cosa es segura: todos los partidos garantizan su unión tras las elecciones para evitar gobiernos de derechas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información