Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El amor puede estar en cualquier escalera o barrio”

Sonia Alonso es la creadora de ¿Tienes sal? una aplicación que funciona en 284 barrios de Madrid

Sonia Alonso, creadora de la aplicacion Tienes Sal, en el mercado de Chamberi Ampliar foto
Sonia Alonso, creadora de la aplicacion Tienes Sal, en el mercado de Chamberi

Sonia Alonso (Barcelona, 35 años) es la creadora de la aplicación ¿Tienes Sal?, cuyo objetivo es acercar a los vecinos de un mismo barrio y hacer que sea más fácil crear comunidad. Esta plataforma funciona de manera similar a Facebook. Cuenta con un muro donde la gente puede pedir cosas a sus vecinos, organizar eventos y hacer grupos entre ellos. Alonso explica que quiere volver a hacer barrio, que los vecinos vuelvan a ser conocidos, puedan prestarse objetos y salir a caminar juntos. Esta catalana ha escogido Madrid para empezar su aventura.

¿Y usted tiene sal?
Sí, claro que tengo sal.

¿Cuál fue la motivación para crear esta aplicación?
Cuando vivía en Berlín conocí una plataforma alemana llamada Nebenan. No sabía que existían esas plataformas para vecinos y me pareció una muy buena idea porque se están perdiendo muchos lazos vecinales y pensé que podía funcionar en España. Al principio tenía un poco de miedo porque en España la gente ya de por sí es abierta y de pronto no iba a funcionar.

¿Cree que en Madrid la gente es más cerrada que en otras ciudades de España?
En Madrid la gente es bastante abierta. Es una ciudad de acogida para la gente de afuera.

¿Cuánto tiempo lleva con la aplicación?
Empezamos en junio en Madrid y septiembre en Barcelona.

¿Cuál ha sido su acogida?
Al comienzo, nos costó arrancar porque la gente estaba pensando en el verano y no en vecinos, pero después la gente empezó a unirse y estos nueve meses ha funcionado muy bien.


¿Por qué ya no vamos a casa del vecino a pedir sal?
La gente ya no se queda toda la vida en una casa como se acostumbraba antiguamente. Las redes e Internet también han incidido en que la gente ya no hable con sus vecinos. Ya no hablas con el banquero, con el cartero, porque todas esas cosas ahora las consigues con un clic. Se ha creado un clima de desconfianza y de desconocer a la gente.

¿Pero las redes sociales no producen más desconfianza?
Para evitar eso nosotros pedimos a todo el mundo que se registre con nombre y apellido para que la gente no se esconda detrás de un alias.


¿Cómo verifican que son vecinos y no unas personas ajenas al barrio?
Tenemos un sistema que obliga a los vecinos a comprobar si la dirección es correcta, a través de un código de acceso que da otro vecino, el envío de una postal, por GPS o presentando un documento.

¿Alguna experiencia que se haya vivido en los barrios a través de la aplicación?
En Chamberí hay un grupo de 100 personas y quedan a cada rato para hacer planes, sea jugar al fútbol o irse a tomar algo. En Vallecas están haciendo un huerto urbano y tienen un grupo de mujeres que van a caminar juntas todas las mañanas. Por ejemplo, en el barrio de Lavapiés, una vecina pidió por la aplicación colaboración para renaturalizar el barrio e intentar que sea más verde. Otra persona del barrio de Olavide se ofreció para cuidar erizos y algunos usuarios piden sillas para reuniones familiares al no tener suficientes en casa.

¿Y no funciona como un Tinder de barrio?
Pues la verdad es que no lo sé. No queremos que sea una plataforma de ligue, pero claro el amor puede estar en cualquier escalera o barrio. La gente se conoce y puede que pase algo más.

¿Qué tipo de gente la usa?
La media de edad es de 35 o 40 años, pero hay mucha gente de 60. La usan más las mujeres que los hombres actualmente.

¿Cree que la gente entra en la aplicación porque se siente sola?
Sí, y por eso le damos la oportunidad a la gente de conocerse con sus vecinos e irse a tomar un café o quedar para charlar.

¿Usted se siente sola?

Tengo la suerte de normalmente no sentirme sola, aunque el sentimiento de soledad es un mal de hoy en día muy común.


¿Utiliza la app?
Sí, he ido a unas cuantas quedadas. Hace poco fui al cine con unos vecinos, y hace una semana me operaron de la rodilla y no me podía mover de mi casa y una vecina me dejo un Trivial.

¿A qué se dedicaba antes?
Yo trabajé durante seis años como jefa de un equipo de marketing para una empresa tecnológica. Por eso, toda esa parte de comunicación y marketing ya la tengo bastante aprendida.

43.000 usuarios en la capital

En este momento hay 43.000 vecinos que quieren volver a crear lazos. La aplicación ¿Tienes Sal? funciona en 284 barrios y ha empezado recientemente en seis barrios más de la periferia. Vecinos de esas zonas la estaban pidiendo, tras recalcar que ellos también son parte de Madrid.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información